Movimiento Obrero
Typography

 

El viernes 9 de julio, a las 18:30, los trabajadores de estas empresas de Vitoria y sus familias, alrededor de 400 personas, se manifestaron por las calles de la ciudad exigiendo el mantenimiento de sus empleos y denunciando el cierre.

 Esta movilización unitaria ha surgido como respuesta obrera solidaria a unos ERES DE EXTINCIÓN que arruinan el futuro de los trabajadores.

 Sin embargo, esta manifestación ha chocado con las reticencias de sindicatos como ELA que no la veía “conveniente”.

 La unificación de las luchas de los trabajadores en defensa del empleo, es una necesidad imperiosa. Es evidente que la suma potencia la lucha y multiplica sus efectos, crea solidaridad, transforma las pequeñas luchas de empresas aisladas, talleres pequeños, … que son a veces luchas heroicas, en problemas políticos que exigen respuesta.

 Ya llevamos más de dos años de crisis y hemos visto muchas derrotas debido a una actitud deliberada por parte de ELA por controlar los conflictos sociales, más que ganarlos, y por una pasividad exasperante de los sindicatos con mayor implantación estatal (CCOO y UGT) empeñados en un “dialogo social” estéril.

 Ya ha habido una enorme sangría de empleos perdidos, de empresas cerradas… Este modelo de lucha (aislado, empresa por empresa) está agotado, ha demostrado que no sirve. Tenemos que generalizar y coordinar la lucha de los trabajadores si queremos que sea más eficaz.

 Es una tragedia, que debemos impedir, la de estos jóvenes trabajadores -con familias recién formadas muchos de ellos- que son arrojados en esta situación de paro masivo a la precariedad más absoluta por unas empresas con beneficios, sacrificados en el altar de la máxima e inmediata rentabilidad empresarial.

 La retirada del ERE a SAUNIER-DUVAL y la aplicación de un nuevo ERE de EXTINCIÓN utilizando las ventajas para abaratar los despidos que proporciona la nueva reforma laboral debe tomarse como un aviso de la nueva situación de precariedad generalizada en la que nos deja dicha reforma. Por tanto, muestra la necesidad de reaccionar de manera unitaria, coordinada y contundente.

 Por ello emplazamos a todos los compañeros a participar activamente en los sindicatos de clase, debatir el alcance de las medidas regresivas que nos han impuesto y las que están en  cartera, realizar asambleas en  los centros de trabajo, y decidir secundar las movilizaciones convocadas, previas a la HUELGA GENERAL del día 29 de septiembre.

 

 


KEMEN – HAWORTH

 Esta empresa metalúrgica, con gran solera en Vitoria, que fabrica muebles de oficina,  está en concurso de acreedores (anticipo de quiebra) con la intención de cerrar las instalaciones y mandar al paro a 128 trabajadores poniendo en peligro el futuro de sus familias.

KEMEN, propiedad de la multinacional americana HAWORTH, ha ido perdiendo empleo desde que fue comprada por dicha multinacional, que como denuncian los trabajadores persigue quedarse con la red comercial y vender aquí su propio producto destruyendo la factoría de Vitoria-Gasteiz.  La crisis del sector inmobiliario habría sido una buena excusa para rematar esta operación.

 

SAUNIER-DUVAL

 Empresa cuyo centro de trabajo de Vitoria se fundó en 1996 -118 trabajadores- se dedica a la fabricación de aparatos de ventilación y, desde 2001, a máquinas basadas en energías renovables, geotermia y de alta eficiencia energética.

Esta empresa recibió cuantiosas subvenciones públicas para su asentamiento en Vitoria durante los 14 años que lleva funcionando y ha tenido, según los trabajadores, cuantiosos beneficios.

La empresa ha presentado un ERE de extinción para el despido inmediato de 80 trabajadores. Según el comité de empresa, los otros 38 trabajadores serán despedidos en una segunda etapa lo que llevaría al cierre total de la planta de la multinacional en Vitoria.