El Desafío del Cubo de Hielo: ¿Cómo podemos curar realmente la Esclerosis Lateral Amiotrófica?

Escrito por John Peterson (WIL CMI-EEUU) Miércoles 10 de Septiembre de 2014
Imprimir

El "Desafío del Cubo de Hielo" se ha convertido en un fenómeno social que se ha propagado como un virus. Innumerables vídeos que muestran a personas vertiendo sobre sí mismas cubos de agua helada han inundado los medios de comunicación social. Todo el mundo, desde G.W. Bush hasta Will Smith, y desde Britney Spears a su vecino de al lado y la mitad de sus compañeros de secundaria, se están uniendo en las travesuras de finales de verano y nominando a alguien más para hacerlo. Si el reto no se cumple en el plazo de 24 horas, el candidato nominado se supone que tiene que hacer una donación a la Asociación de la Esclerosos Lateral Amiotrófica (ELA). 

Algunas personas donan no importa con  qué  condición. Otros donan a organizaciones benéficas, no a la ELA. Otros sólo quieren tener un poco de diversión. En teoría, todo esto se está haciendo para "aumentar la conciencia sobre la ELA." Como resultado de esta campaña, se estima que 740.000 personas han donado 42 millones dólares a la Asociación ELA desde el 29 de junio ¿Pero qué significa todo esto? ¿Es suficiente "crear conciencia"? La mayoría de la gente ni siquiera sabe lo que es la ELA ¿Es esto realmente una manera de "crear un mundo sin ELA"?

¿Qué es la ELA?

ELA significa esclerosis lateral amiotrófica, y solía ser conocida más popularmente como "la enfermedad de Lou Gehrig," después de la muerte del excepcional  jugador de béisbol de los New York Yankees que sufrió la enfermedad. Según Wikipedia: "[ELA] es una enfermedad neurodegenerativa con varias causas. Se caracteriza por la espasticidad muscular, una debilidad rápidamente progresiva debido a la atrofia muscular y dificultad para hablar (disartria), tragar (disfagia), y para respirar (disnea). La ELA es la más común de las cinco enfermedades de la neurona motora. Uno de las famosos víctimas de esta enfermedad es Stephen Hawking”.

Según la Asociación ELA, " La ELA no es contagiosa. Se estima que la ELA es responsable de aproximadamente dos muertes por cada cien mil habitantes al año. Aproximadamente, 5.600 personas en los EE.UU. son diagnosticadas con ELA cada año. La incidencia de la ELA es de dos por cada 100.000 personas, y se estima que unos 30.000 estadounidenses pueden tener la enfermedad en un momento dado. Aunque la esperanza de vida de un paciente con ELA tiene un promedio de dos a cinco años desde el momento del diagnóstico, esta enfermedad es variable y muchas personas viven con un buen nivel de vida durante cinco años y más. Más de la mitad de todos los pacientes viven más de tres años después del diagnóstico”.

Los números de la pobreza y de la enfermedad en el mundo

Sólo alguien carente de empatía querría ver sufrir a alguien de alguna de las miles de enfermedades que siguen afligiendo a la humanidad. Una cura,  un tratamiento o una medida preventiva para la ELA puede y sin duda debe de encontrarse. Pero vamos a poner las cosas en contexto. A nivel mundial, en 2012, 8,5 millones de personas murieron a causa de la cardiopatía isquémica y la hipertensión; 6,7 millones de accidentes cerebrovasculares; 3,1 millones de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC); 3,1 millones de infecciones de las vías respiratorias inferiores; 1,6 millones de la tráquea / bronquios/ cáncer  de pulmón; 1,5 millones por el VIH / SIDA; 1,5 millones de diarrea; 1,5 millones de diabetes; 1,3 millones por accidentes de tráfico; y 627.000 de la malaria, de 207 millones de episodios clínicos de dicha enfermedad.

Gran parte de este sufrimiento se debe a una falta de atención básica de salud e infraestructura, agua potable, sistemas de saneamiento y alcantarillado, jabón, electricidad, combustible para cocinar, educación, alfabetización, el conocimiento de la higiene básica, el acceso a alimentos saludables, viviendas bien ventiladas y condiciones de vida sin hacinamiento. Teniendo en cuenta que el 40% de la población - 2.800 millones personas - vive con menos de 2 dólares al día, se necesitaría relativamente poco dinero para sacar a cientos de millones de personas de todo el mundo de esta pesadilla de la miseria y el sufrimiento. Así que ¿por qué no se han eliminado estos problemas?

Los EE.UU. a menudo encabezan la lista de "nación más caritativa del mundo", incluso en las profundidades de la actual Gran Recesión. El hecho de que cientos de miles de personas hayan pasado por el desafío del cubo de hielo y donado a la Asociación ELA es una prueba de que, contrariamente a la creencia popular, los estadounidenses no son todos "codiciosos". Al igual que todos los trabajadores, los trabajadores estadounidenses quieren un nivel básico de comodidad, seguridad y calidad de vida para sus amigos y familias, y están dispuestos a compartir lo poco que tienen con los demás si piensan que puede hacer una diferencia. Esto desmiente el mito de que la idea del socialismo –disponer colectivamente los recursos  de la humanidad para asegurar una alta calidad de vida a todo el mundo- es de alguna manera "anti-norteamericana".

Al poner su dinero donde se lo necesita, millones de estadounidenses han dado miles de millones más durante décadas para causas nobles como la eliminación de la falta de vivienda, la alimentación de los niños que mueren de hambre, y la búsqueda de una cura para el cáncer de mama. No obstante, estos problemas todavía plagan la sociedad. Tanto si lo aceptamos o no, para probar el "pudin" hay que comerlo, y las donaciones de caridad ha hecho muy poco para mejorar realmente las cosas. Para abordar seriamente los problemas graves, se necesitan recursos serios, no  los recursos ya escasos y limitados de trabajadores comunes.

Así que de nuevo, vamos a poner las cosas en contexto. Se estima que el hambre en el mundo podría desaparecer con sólo $30 mil millones al año, mientras que solamente la fortuna de 500 compañías de Estados Unidos poseen $2 billones en activos en efectivo no invertidos que permanecen inactivos en los bancos de Estados Unidos, y otros 2 billones de dólares o más recaudos en cuentas en el extranjero. Y de acuerdo con el economista Jeffrey Sachs, la pobreza extrema en el mundo se podría eliminar con sólo 175.000 millones de dólares por año durante 20 años, mientras que los gastos militares mundiales alcanzan cantidades alucinantes al año de  $1,75 billones.

Por supuesto, desde una perspectiva marxista, estos esquemas abstractos para eliminar la pobreza y el hambre dentro de los límites del capitalismo son utópicos. Sólo sobre la base de una economía mundial socialista planificada racional y democráticamente podemos esperar alcanzar un progreso real para poner fin a estos problemas. Éstos no se pueden resolver en forma aislada de cuestiones más amplias tales como quién es el dueño de las palancas fundamentales de la economía y quién controla el estado, por no hablar de la cuestión de los empleos, la salud, la educación, la vivienda y la infraestructura. Sin embargo, estas cifras demuestran el potencial que existe para abordar seriamente estos problemas, no a través de un goteo de donaciones privadas a organizaciones privadas, sino aprovechando el enorme potencial colectivo de los EE.UU. y de las economías del mundo.

Financiación de la investigación, la austeridad, y los "sin fines de lucro"

Sólo como un ejemplo del potencial de una "economía de escala" con fondos procedentes del  Estado, consideremos que, en 2007, incluso después de décadas en recortes a los programas federales, el Instituto Nacional de Salud (NIH) gastó $30 mil millones en la investigación médica, en comparación con los $5 mil millones recaudados ese año a través de la filantropía privada. ¡Imagínese el potencial que existe cuando la mayoría de la clase obrera tenga el poder político y económico en sus manos!

La crisis del capitalismo ha traído la austeridad y los recortes y parece que esto no tiene  fin  a simple vista. Junto a los recortes draconianos de los cupones de alimentación por un valor de 8.700 millones dólares durante más de diez años- otros programas que afectan directamente a la salud pública y el bienestar, como la investigación en enfermedades como la esclerosis lateral amiotrofia, también han sido recortados. Por ejemplo, en 2010, el NIH gastó $59 millones en la investigación de la ELA. Esto ahora se ha reducido en un tercio. En general, el presupuesto del NIH se ha reducido en un 25% durante la última década, y sólo el 16% de las solicitudes de investigación son financiadas, en comparación con el 30% hace 10 años.

El pedir donativos a individuos para cubrir enormes lagunas en la financiación pública es un ejemplo más de cómo se  está poniendo la carga de la crisis capitalista sobre los hombros de los trabajadores y de los pobres, mientras que los salarios de los gerentes generales y los beneficios empresariales alcanzan nuevos récords.

Así que mientras odiamos arrojar agua fría sobre  el genuino entusiasmo de encontrar una cura para la ELA, la dura realidad es que incluso los $42 millones recaudados por el "Desafio del Cubo de Hielo" son sólo una gota en el cubo. Según el Dr. Jonathan Serody de la Universidad de Carolina del Norte, las donaciones privadas no pueden de ninguna manera compensar los recortes en la financiación del gobierno. Sin una fuente significativa, confiable y estable de financiación durante un período de varias décadas, incluso una donación de 100 dólares por parte de un individuo es sólo un "fiasco" y "significa poco para apoyar" la investigación necesaria.

¿Y a dónde va el dinero donado a la Asociación ELA? Un rápido vistazo a los estados financieros de la organización "sin fines de lucro" es revelador. En su último año fiscal, 2013-14, sólo el 27% de sus ingresos se gasta en investigación real en la ELA. En 2012, gastaron sólo el 7% en investigación. Aunque parezca increíble, en el año fiscal 2013, cuando gastaron sólo 12% en la investigación, cerca de $2 millones fueron a parar a los salarios de seis cifras de sólo 11 empleados, incluyendo la enorme cantidad de $339.475 para la presidenta Jane H. Gilbert. Esto significa que si de 100 mil personas cada una donaron $20 de su dinero duramente ganado para la Asociación ELA, esto apenas cubriría los paquetes salariales de los 11 altos ejecutivos, ¡a lo cual hay que añadir las pensiones, beneficios de salud y otras pagas! Otro 1,3 millones dólares se gastaron en "viajes" y $ 1 millón fue a los "grupos de presión para buscar apoyo". Este es el verdadero rostro de una de las más grandes asociaciones llamadas "sin fines de lucro", que se aprovechan de la buena voluntad de la gente con el fin de enriquecer a un puñado de artistas profesionales de la estafa.

¿Cómo podemos realmente curar la ELA?

La cuestión de la búsqueda de una cura para la ELA y otras enfermedades está íntimamente conectada con el estado general de salud de Estados Unidos y la economía en general. Mientras nuestras vidas están dominadas por un sistema económico motivado por el lucro, los beneficios empresariales estarán por delante de las necesidades humanas. Las mego-farmacéuticas, y las corporaciones médicas de servicios de salud, así como las principales universidades, todas compiten entre sí de una manera irracional e ineficiente. En lugar de poner en común sus recursos para el mejoramiento más eficiente de la especie humana, se gastan miles de millones en ejércitos de patentes y abogados de mala práctica, publicidad y marketing, y en departamentos de desarrollo e  investigación  individuales. En lugar de centrarse en la búsqueda de una cura para enfermedades mortales, pero no rentables, como la malaria o el VIH / SIDA, se gastan enormes cantidades de dinero en la elaboración de medicamentos de hacer-dinero como el Viagra y para tratamientos de pérdida de cabello.

Compare la situación actual con lo que luchamos en la Liga Internacional de los Trabajadores (sección estadounidense de la Corriente Marxista Internacional):

"Servicio universal de atención a la salud de calidad - Por un sistema de salud socializado y estatal. Investigación científica libre del afán de lucro. Pleno acceso para todos a la última tecnología médica, tratamientos y descubrimientos. Financiar masivamente la investigación para curar y tratar el SIDA, el cáncer y otras enfermedades. Nacionalización de las compañías de seguros de salud, de las industrias farmacéuticas y de equipos médicos, los sistemas de mega-hospitales y clínicas relacionadas, e integrarlos en un solo proveedor de salud, democráticamente gestionado y administrado de propiedad estatal”.

Sólo a través de un enfoque racional a la atención de la salud, integrado en una economía planificada más amplia, podemos aprovechar con eficacia la energía, la creatividad, y la verdadera voluntad de "hacer del mundo un lugar mejor" de los médicos, enfermeras, investigadores, personal de los  hospitales, de primera auxilios, de las universidades y de la gran mayoría de los seres humanos.

A los marxistas se nos dice que esto es utópico. Con el debido respeto a los que con la más profunda sinceridad quieren "hacer algo" acerca de la ELA, y que han hecho sacrificios con sus donaciones de caridad, la verdadera utopía es imaginar que las enfermedades del mundo pueden ser curadas con fundaciones privadas, engaños y celebridades vertiendo agua congelada en su cabeza. "La sensibilización" es ciertamente importante. Pero la conciencia más importante que debe plantearse es el hecho de que el capitalismo es un impedimento para el avance futuro-y para la supervivencia misma de la especie humana.

Esto no quiere decir que el socialismo librará automáticamente al mundo de sus problemas. Llevará tiempo; un proceso colectivo y democrático de años e incluso de décadas para librarnos de las cicatrices y los vestigios de la barbarie de la sociedad de clases. Pero al menos el potencial para abordar seriamente y resolver estos problemas quedará establecido.

El bullicio en torno al desafío del cubo de hielo demuestra que millones de personas sinceramente quieren "hacer algo." Desafortunadamente, si de verdad queremos cambiar el mundo, no es suficiente con hacer "algo." Necesitamos una transformación fundamental de la sociedad, y esto no va a suceder rápidamente o fácilmente. Aunque los marxistas tienen un sentido del humor sano, también tenemos un sentido de la proporción, y entendemos que ese cambio no va a venir simplemente  vertiendo cubos de agua helada en la cabeza o haciendo donaciones de caridad. Para que esto sea una realidad, la clase obrera necesita de herramientas mucho menos románticas, pero infinitamente más útiles de un programa socialista científico, y una organización revolucionaria, armados con las ideas marxistas, y arraigados en el movimiento obrero y la juventud.

Así que tanto si usted está haciendo el "Desafío del Cubo de Hielo" como si no, ¿por qué no considera hacer una donación a la causa que puede tener un impacto real en la calidad de vida de las generaciones futuras? ¿Por qué no hacer una donación  por una sola vez o  mensual regular para promover la labor de la Liga Internacional de los Trabajadores (WIL) y de la Corriente Marxista Internacional (CMI)? ¿Por qué no suscribirse a nuestra revista o comprar nuestros libros y materiales, para aprender más acerca de estas ideas? O mejor aún, ¡únase a nosotros para luchar por un futuro socialista en Norteamérica y en todo el mundo!