Mexico
Typography

Ofrecemos un pequeño análisis del nuevo libro de Andrés Manuel López Obrador, esperamos que sea una fraterna contribución al debate dentro de nuestro partido, nuestro movimiento y nuestra lucha. Sin duda este libro merece un análisis, ya que será leído por miles de militantes de izquierda a nivel nacional. Desde Militante y el Centro de Estudios Socialistas Carlos Marx, queremos contribuir al debate de que tipo de izquierda necesitamos en nuestro país, además de una fraterna contribución al debate rumbo a las elecciones del 2012, la situación nacional actual y las tareas de la izquierda.


A partir de la década de los 70 se vienen aplicando una serie de medidas económicas y sociales en la mayor parte de los países, denominadas neoliberales, éstas tuvieron un apoyo importante entre los gobernadores y los economistas, sobre todo a raíz de la crisis económica de 1973-1975. Los primeros países en aplicar estas medidas fueron Estados Unidos, Gran Bretaña, y en America Latina durante la dictadura de Pinochet en Chile.
A partir de la Segunda Guerra Mundial, producto del desarrollo de las fuerzas productivas, de la  apertura de nuevos mercados, de la explotación de nuevas ramas de la industria y de la reconstrucción de Europa; se vivió uno de los auges económicos más importantes a nivel mundial. A partir de ese crecimiento económico se desarrollo el llamado Estado de Bienestar donde Estado tenía una participación directa en un parte de la banca, algunas industrias claves para la economía como la electricidad, el petróleo, el transporte, con la finalidad de impulsar y apoyar al sector privado, también durante ese periodo el pueblo y la clase trabajadora gozaron de una serie de prestaciones y derechos sociales conquistados a través de su lucha.


El boom económico de la posguerra terminó con la crisis de 1973-1975, es a partir de entonces donde toman fuerza las medidas neoliberales en la mayor parte del mundo para salir de la crisis económica. El neoliberalismo es una reacción de un sector de los grupos financieros ante la intervención del Estado en la economía y el Estado de bienestar. La crisis de 1973, estuvo acompañada por un espiral inflacionario, producto del financiamiento del Estado del déficit privado, lo provoco una serie de movilizaciones por parte de la clase obrera y el pueblo.


Los principales postulados del llamado neoliberalismo, como AMLO lo explica al inició de su libro son:
1.- Se pugna por la supremacía del mercado. El mercado, según ellos, se regula a sí mismo por lo que no debe haber ningún tipo de intervención por parte del Estado, la producción de las mercancías genera su propio mercado para la compra, ya que según ellos la inversión de dinero que genera esa producción permite pagar salarios, comprar materias primas; es decir, se invierte dinero y hay dinero en la sociedad; si el sector estatal está presente distorsiona, la “mano secreta del mercado que todo lo regula”. Como sabemos los empresarios invierten y producen para aumentar su ganancia, lo que va acompañado por un intento constante de reducir los salarios, las prestaciones y eliminar la seguridad social, la lucha por la plusvalía siempre estará presente en este sistema económico: los empresarios invertirán por obtener mayor ganancia, no para pagar salarios y comprar materias primas.


2.- Menos impuestos a las corporaciones y más a los consumidores. Bajo la lógica de incentivar la inversión en los países se ha pugnado por reducir los impuestos a las empresas y transacciones comerciales, a su vez según los neoliberales los impuestos se deben elevar a la población en general, la inversión generará empleo, la producción de mercancías generará inversión y habrá dinero para la población, y bajo la lógica del neoliberalismo: como el pueblo tiene dinero a ellos se les debe cobrar los impuestos.


3.- La desregulación de la economía y el sistema financiero. La economía debe de estar en manos privadas, según estos postulados, las empresas y los bancos son más competitivos y productivos al estar en manos privadas, pues que las empresas estatales “generan monopolios” que impiden la “libre competencia”, por lo que se debe impulsar la privatización del sector público y la “libre competencia” impedirá la creación de monopolios. Al contrario de lo que se afirma estas medidas y la dinámica actual del capitalismo es a la concentración mayor de las ramas de la producción en pocas manos, los empresarios grandes arruinan a los pequeños, en la “libre competencia” terminan triunfando las corporaciones más grandes que tienden a convertirse en monopolios. La etapa de la “libre competencia” del capitalismo ya desde hace mucho tiempo ha dejado de existir y nunca volverá, la etapa actual, en la etapa imperialista, los monopolios, las trasnacionales y la fusión del capital bancario e industrial, no son la excepción, sino la regla.


4.- Como consecuencia tenemos la privatización: La mano oculta del mercado regulará por si sola la economía, por lo que no debe haber ningún tipo de intervención estatal en las empresas o el sector bancario. El sector privado es más productivo y competente. Sólo nos basta decir que una parte importante de los empresarios no ha invertido en las áreas productivas de la economía, una parte de los empresarios se han orientado al sector especulativo, para hacer dinero más rápido y fácil. 
Esto es el neoliberalismo o como dice AMLO en el libro, se parte de la idea de que “Si le iba bien a los de arriba, les iba muy bien a los de abajo” y “Sí llovía fuerte arriba, goteria abajo, como si la riqueza en si misma fuese permeable o contagiosa”. 
A partir de entonces se han impulsado las llamadas reformas estructurales y los acuerdos con los organismos financieros internacionales; lo que ha llevado a un saqueo sin precedentes en nuestro país y a nivel mundial.

 

El neoliberalismo en México
Tal y como lo afirma AMLO, estas reformas comenzaron con el gobierno de Miguel de la Madrid, pero se profundizaron durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. A partir de entonces las medidas neoliberales se han asumido como un dogma para la derecha y los tecnócratas del gobierno, que son los fieles representantes de los intereses de los empresarios,  banqueros y los organismos financieros internacionales. Privatizaciones,  entrega de los recursos naturales a la inversión privada,  reformas fiscales en favor de los empresarios y para gravar el consumo de los más pobres,  devolución de impuestos a grandes empresarios,  eliminación de derechos sociales y laborales,  los ricos se han hecho mas ricos y nosotros nos hemos hecho mas pobres, esto es lo que ha sucedido a partir del gobierno de Carlos Salinas de Gortari.


¿Como comenzó la entrega de las empresas estatales?  “Como es obvio, para llevar a cabo la desincorporación de entidades paraestatales no estratégicas, ni prioritarias para el desarrollo nacional’, se ajustó a la medida el marco jurídico y se legalizó el atraco. En algunos casos se reformó la constitución, en otros, sólo se modificaron o expidieron leyes secundarias y reglamentos, o se tomaron decisiones mediante acuerdos con el titular del ejecutivo” (Pág. 17).
Como lo explica AMLO en las primeras páginas de su libro,  antes de comenzar a implementarse las reformas,  se comenzó con una estridente campaña en los medios de comunicación,  por parte del gobierno,  empresarios y periodistas vendidos al régimen.  Como ocurre siempre que el gobierno de los empresarios quiere justificar algún ataque hacia el pueblo de México y a la clase trabajadora, sucedió recientemente con la campaña de odio lanzada hacia Luz y Fuerza del Centro y el Sindicato Mexicano de Electricistas.  Campaña que fue similar en los primeros años del gobierno de Carlos Salinas para justificar los “nuevos postulados y paradigmas, para entrar a la era de la modernidad y el libre mercado”.


Lo nuevo era la idea de que “el mercado se regula asimismo” y por lo tanto “no puede haber ningún tipo de intervención estatal en la economía,  ya que distorsiona la dinámica natural del mercado”. Las nuevas ideas se fueron haciendo eco en cada uno se los sectores del gobierno,  economistas y periodistas vendidos al régimen.  Empresarios y banqueros comenzaron a pregonar que el sector privado es más productivo que el sector público,  y que para que haya inversión  tiene que haber incentivos fiscales para los empresarios y banqueros (devolución de impuestos o en su caso mantenerlos lo mas bajo posible). También las conquistas laborales y sociales fueron puestas en la mira de los empresarios y banqueros,  no debía haber ningún tipo de “asistencialismo”, nada que “distorsione el mercado”: incrementos salariales sustanciales,  seguridad social,  derechos laborales,  todo eso pasaba de moda, con el neoliberalismo cada individuo tendría sus propias ganancias,  desde los empresarios hasta el más humilde trabajador del campo y la ciudad;  la dinámica de mercado era todo poderosa por que también generaba empleos y una “justa distribución del ingreso”. Crisis económicas,  desempleo,  miseria,  todo eso era parte de la historia pasada de nuestro país y de el mundo. Ahora, supuestamente, nos esperaba un mundo y un país productivo, con paz social y sobre todo moderno muy moderno.


No es que en México los empresarios y banqueros no se hayan enriquecido anteriormente con el trabajo de la mayoría, no significa que anteriormente no haya habido explotación hacia la clase trabajadora. Durante los primeros años de la década de los noventas, la corrupción y la generación de ricos en nuestro país fueron en aumento. Para dar los primeros pasos fueron reformadas algunas leyes y la misma constitución.


Los bancos. El 27 de Junio de 1990, se reformó el artículo 28 constitucional, para poder vender la mayor parte de bancos e instituciones de crédito, en menos de 13 meses fueron rematados más de 18 de ellos que fueron entregados a empresarios y banqueros cercanos a Carlos Salinas de Gortari. Estas son las fechas, los bancos y las personas a quien se les benefició con la privatización de los bancos, volvemos a mencionar los nombres de las personas beneficiadas, para que la clase trabajadora y el  pueblo mexicano tenga en mente el nombre de estas personas (Pág. 18, Pág. 19, Pág. 20):


14 de Junio de 1991. Multibanco Mercantil de México, José Madariaga Lomelín y Eugenio Clariond Reyes-Retana.
21 de Junio de 1991. Banpaís, Julio C. Villarreal Guajardo, Policarpo Elizondo Gutiérrez, Fernando P. Del Real Ibáñez .
28 de Junio de 1991. Banca Cremi, Raymundo González, Juan Arturo Covarrubias.
9 de Agosto de 1991. Banca Confía, Jorge Lankenau Rocha, Enrique García Gámez.
16 de Agosto de 1991. Banco del Oriente, Marcelo y Ricardo Margain Berlanga.
23 de Agosto de 1991. Bancode Crédito y Servicios,  Roberto Alcántara Rojas, Carlos Mendoza Guadarrama, Rubén Goldenberg.
30 de Agosto de 1991. Banamex, Roberto Hernández y Alfredo Harp Helú.
8 de Noviembre de 1991. Bancomer, Eugenio Garza Laguera, Ricardo Guajardo Touché.
18 de Noviembre de 1991. Banco BCH,  Carlos Cabal Peniche.
3 de Febrero de 1992. Banca Sefín, Adrián Sada González, Guillermo Ballesteros Ibarra,  Gastón Luken Aguilar.
17 de Febrero de 1992. Multibanco Comermex, Agustín F. Legorreta.
11 de Marzo de 1992. Banco Mexicano Somex, Carlos Gómez y Gómez. 
6 de Abril de 1992. Banco del Atlántico, Francisco López Riestra, Fernando Ramos González, Raymundo Leal Márquez.
13 de Abril de 1992. Banca Promex, Mauricio López Velasco, José Guarneros Tovar, José Méndez Fabre.
28 de Abril de 1992. Banoro, Rodolfo Esquer Lugo, Fernando Obregón González, Juan Antonio Beltrán López.
22 de Junio de 1992. Banco Mercantil del Norte, Roberto González Barrera, Juan Antonio González Moreno, Federico Graf Campo.
6 de Julio de 1992. Banco Internacional, José Antonio del Valle Ruiz, Eduardo Berrondo, José Juan Chelela, Agustín Villareal Elizondo.
13 de Julio de 1992. Banco del Centro, Hugo S. Villa Manzo y Luis Felipe Cervantes.
24 de Septiembre de 1993. Aseguradora Mexicana, Ángel Rodríguez Sáenz.


Recordemos que fue durante el sexenio de José López Portillo y Rojas que se nacionalizó la banca mexicana,  no fue un gesto progresista de su parte sino fue producto del debacle financiero en nuestro país a finales de 1982, de la devaluación del peso,  la insuficiencia de reservas internacionales y la cancelación a nivel internacional de créditos a nuestro país, lo cual provocó un caos en el sector financiero,  las fugas de capitales aumentaron y ante está situación desesperada y ante la enorme deuda del sector financiero, el gobierno opto por nacionalizar la banca para salvar al sector privado de un debacle financiero aún más grande. No fue un gesto revolucionario de parte de José López Portillo, la banca fue nacionalizada para asumir su enorme deuda, y salvar a los potentados de aquel entonces de un debacle económico más fuerte, la deuda de los banco se volvió pública en aquel año, los créditos, prestamos e incentivos a los empresarios ahora provendrían de la banca estatizada, en lugar del sector privado.


Tras 1992 el remate de los bancos comenzó, los beneficiados por la venta de los bancos, consolidaron su poderío económico, algunos como Roberto Hernández se convirtieron en hombres de negocios influyentes en los gobiernos príístas y ahora panistas. Nacieron nuevos ricos y los grupos históricos empresariales se vieron fortalecidos el grupo Carso, la familia Garza Sada, el Grupo Monterrey, la Coparmex, a todos ellos les tocó una parte de la rebanada del pastel.
La forma en como se actúo durante la crisis económica de 1994 y el rescate bancario, por medio del Fobaproa, refleja fielmente como actúa este sector de los potentados. Es de todos sabido que en ese año y 1995, miles de trabajadores perdieron su empleo, su salario se vio reducido. Los empresario recargaron la crisis económica sobre las espaldas de los trabajadores, optaron por recortar prestaciones, salarios, y lanzaron a miles de personas a la calles, pero quienes no perdieron absolutamente nada fueron los banqueros. 


La crisis económica de 1994 no sólo fue por factores internos, a principios de la década de los años 90s  Estados Unidos vivió una crisis, que si bien no fue tan profunda como la de ahora, afectó a México de una manera importante, esto se mezclo junto al manejo de la economía interna. La privatización de la banca provocó que el préstamo de créditos se incrementara sin ningún tipo de garantías o respaldo para poderse pagar, por su puesto. Como lo menciona AMLO en su libro también se presentaron casos de corrupción: “Como es de suponerse, los bancos recién privatizados operaron sin ningún tipo de supervisión o control, lo que dio lugar al otorgamiento de créditos cruzados o autopréstamos, y créditos quirografarios o sin garantías, así como a entrega de créditos por consigna o influyentismo, como los autorizados en 1994 para financiar las campañas electorales del PRI” (Pág. 21). Al haber un incremento en los créditos, por su puesto que el consumo aumentó y con ello el incremento de la compra de mercancías a Estados Unidos, el gran problema de los créditos es que tarde o temprano se tienen que pagar. Por parte del Estado para pagar la deuda de la inversión pública comenzó a publicar los llamados tesobonos, mediante los cuales los inversionistas y especuladores extranjeros podían invertir y obtener dinero fácil. La deuda fue vendida por medio de los famosos Bonos del Tesoro los cuales les aseguraba una ganancia importante a los inversionistas, ya que estos se vendían en dólares y eran comprados en moneda nacional; al devaluarse el peso ellos salíeron beneficiados. Cerca de 40 por ciento de la deuda estaba respaldada por los inversionistas en estos bonos, los cuales al notar los primeros síntomas de la crisis económica la agravaron mas en el sector financiero, comenzando a vender de forma barata los tesobonos, retirando sus inversiones dejando prácticamente sin fondos a la banca mexicana 


El colapso de la economía afectó a miles de trabajadores, los cuales fueron despedidos, y algunos vieron como sus derechos laborales se desvanecían. Pero los menos afectados por la crisis económica fueron los banqueros y los empresarios los cuales resultaron rescatados por el Estado mediante el Fobaproa, convirtiendo su deuda en la deuda del pueblo mexicanos: “Lo cierto es que toda la operación de rescate se realizó bajo la consigna de salvara a los más grandes y más influyentes deudores. Para ello, al inicio del sexenio, el gobierno federal creó la Unidad Coordinadora para el Acuerdo Bancario Empresarial, a cargo de Eduardo Bours, ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial”... “La UCABE sirvió para reestructurar créditos a favor de grandes empresas, con pérdidas millonarias para el erario” ... “Posteriormente se utilizó , con este mismo propósito, el Fondo Bancario de Protección al Ahorro, para transformar la deuda privada de unos cuantos,  en deuda pública” (Pág. 27).
La crisis de 1994-1995, como la de ahora, la pagó la clase obrera y el pueblo, mientras los empresarios son rescatados por su gobierno regalándoles miles de millones de pesos, cuyo dinero saldrá de nuestros bolsillos. AMLO nos da los datos del costó del rescate empresarial y banquero: primero se mencionaba que sería de 180 mil millones de pesos, para 1997 era de 850 mil millones de pesos y de 1994 a la fecha se han destinado  sólo para los intereses de la deuda 500 mil millones de pesos, por parte del presupuesto público, la clase obrera y el pueblo está pagando esta deuda.
Está es la lógica del neoliberalismo, en 1994 quedó al descubierto realmente a que intereses sirve el Estado, su principal objetivo es asegurar la existencia de los potentados, de la oligarquía, de los dueños del dinero, la banca y los medios de producción, a costa del trabajo y sacrificio del pueblo trabajador que somos la mayor parte de la población.
Las empresas. Además de la venta de los bancos en cinco años, durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, se vendieron también 159 empresas de participación estatal mayoritaria, 20 de participación minoritaria. Se tratan de las siguientes empresas: Telmex, Mexicana de Aviación, Televisión Azteca, Siderúrgica Lázaro Cárdenas, Altos Hornos de México, Astilleros Unidos de Veracruz, Fertimex, Ingenios Azucareros, Minas, Fábricas de tractores, automóviles, motores, de cemento, tubería, maquinaria, etc. 
Por la venta de las empresas públicas se obtuvieron 17 mil millones 553.4 por Telmex, y por el resto de las empresas 4 mil 916.6 millones de viejos pesos.
Se privatizaron minas, autopistas, puertos, aeropuertos, tierras ejidales y la industria eléctrica.


En el terreno de la industria eléctrica el 22 de Septiembre de ese mismo año, se reformó una Ley Secundaria, con la finalidad de entregar permisos a empresas extranjeras para poder generar energía eléctrica. En México existían 2 principales empresas productoras de electricidad: Comisión Federal de Electricidad y Luz y Fuerza del Centro. Desde el sexenio de Ernesto Zedillo hasta ahora con el espurio Calderón, los empresarios han presionado para que se les entregue la generación y distribución de electricidad.
Las empresas privadas actúan como contratistas de Comisión Federal de Electricidad, las empresas privadas hasta el momento todavía tienen  un límite para la generación de la electricidad, y aún no pueden distribuirla.
Los intentos de privatización de la electricidad, contó en todo momento con la combativa oposición del Sindicato Mexicano de Electricistas, cuyos miembros una y otras vez salieron a la lucha para impedir la privatización de este sector. La escandalosa campaña desatada en los medios de comunicación por parte del gobierno desde mediados de 2009 en contra del SME y LyFC, concluyó con la toma policiaca de las instalaciones de la empresa, los argumentos son los mismos de siempre: LyFC es ineficiente e inoperante, pero lo que se les olvido comentar es que desde hace décadas los trabajadores del SME mantienen trabajando la empresa con equipo obsoleto, producto de la falta de interés de los gobiernos en turno por invertir en las empresas públicas, la lógica es la misma primero ahogan financieramente a las empresas públicas y luego sabiamente pronuncian “esta empresa es ineficiente, que entregarla a los inversionistas privados para que sea productiva”. Los trabajadores del SME con todo su ingenio y esfuerzo mantuvieron funcionando la empresa a pesar de las carencias, ahora con la operación de las instalaciones de LyFC por personal de CFE y concesionarios se refleja realmente quienes son los ineficientes: el pueblo ha sufrido apagones, servicio ineficiente y de mala calidad; pero siempre hay una respuesta sabia e inteligente por los gobernantes y los empresarios “no son apagones, no es malo el servicio otorgado, todo esto son acciones de sabotaje por parte del SME”.


La verdadera razón del intento de desaparición de LyFC, esta en la entrega de la generación y la distribución de la electricidad a manos privadas, ya se han dado pasos en ese sentido la Red de Fibra Óptica de LyFC fue rematada a 2 empresas: Televisa y a la española Telefónica. Nuevamente, como lo ha dicho AMLO el gobierno funciona como gerente de los potentados y los dueños de las empresas privadas.
Veremos como en el futuro habrá intentos abiertos por entregar las instalaciones de LyFC a las empresas privadas y más apertura del sector privado en CFE y los costos los pagará el pueblo: en aras de la competitividad se subirán las tarifas eléctricas.  Aún así hay más de 44 mil electricistas, junto a sus familias que se niegan a aceptar las ofertas del gobierno federal.


En Enero de 1992 Se modificó el Artículo 27 constitucional, el cual ha sido una bandera de la lucha campesina, ya que fue un subproducto de la lucha revolucionaria de 1910, con la reforma se abre la puerta para que las tierras ejidales sean privatizadas. Esta reforma permitió la entrega de una parte  del territorio nacional a empresas mineras. Para Mayo de 1992, se reformó la ley minera para poder ampliar las concesiones a particulares de tres a seis años para la exploración, y de 25 a 50 años para la explotación, además de que se eliminaron los límites de la superficie que se le pueden concesionar  a una empresa, también se derogó el impuesto para las empresas, en la extracción de los minerales. Durante el sexenio de Fox, nuevamente, se reforma la Ley Minera y se extiende el plazo de explotación y exploración de las minas, con ello se fortalecen empresas privadas de capital canadiense que hasta 2008 se habían entregado 24 millones 816 mil 396 hectáreas concesionadas a empresas privadas, lo que equivale a 12% del territorio que barca nuestro país. Tres empresas, básicamente, se han visto beneficiadas: Peñoles, de Alberto Bailleres; Grupo México, de Jorge y Germán Larrea; y Carso de Carlos Slim. 


Grupo México últimamente ha luchado por desaparecer todos los derechos sindicales de los trabajadores mineros, contando con el apoyo del gobierno federal por medio del Secretario del Trabajo. AMLO lo menciona en dos ocasiones en su libro: las compañías mineras no sólo se hacen ricos con los recursos naturales, sino que el nivel de explotación en la industria minera demasiado grande.    
Se menciona que durante el Sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León, se entregó Ferrocarriles Nacionales a 4 empresas extranjeras: Kansas City Southern México, Union Pacific Railroad, Trasportación Marítima de México y Grupo México, como sabemos y como menciona AMLO en este libro, Ernesto Zedillo al terminar su sexenio consiguió empleo en el consejo de administración una de estas empresas privatizadas: Union Pacific. Con la privatización del ferrocarril este sistema de transporte ha pasado ha segundo plano, tanto en el terreno de transporte de pasajeros como el de mercancías. Como sabemos México tiene una amplia red ferroviaria, que fue desarrollada a principios del siglo pasado y reforzada con la nacionalización de los Ferrocarriles durante el Sexenio de Lázaro Cárdenas. Ahora no existe el transporte de pasajeros por ferrocarril y el transporte de mercancías está en manos de un puñado de empresas. 


En el terreno educativo se ha avanzado al reformar el artículo tercero constitucional, que trajo como consecuencia que el Estado se desatendiera de la educación media y superior, el presupuesto asignado es insuficiente, la matrícula las universidades públicas cada año va en aumento y los lugares asignados para los aspirantes son insuficientes; miles de jóvenes son rechazados cada año de la educación pública superior. Y la asignación insuficiente de presupuesto trae una serie de consecuencias en el terreno laboral para los trabajadores de la educación y el nivel educativo, que aún, a pesar de las dificultades las escuelas públicas, siguen siendo mejor que las universidades privadas. Los neoliberales y los potentados también ven a la educación como una mercancía, como un negocio y no como un punto fundamental para el fortalecimiento del conocimiento científico, técnico y humano que hagan avanzar a la sociedad. Para ello, todo lo que no es negocio a corto plazo no es rentable, es por eso que su visión educativa se reduce a la creación de mano de obra barata y calificada en las escuelas y de ahí las modificaciones a los reglamentos, currícula y reformas educativas que han impulsado.


Para PEMEX AMLO dedica un apartado importante en su libro, por dos cuestiones, una es la primer fuente de ingresos en nuestro país y dos, debido a la lucha que se ha emprendido desde el 2008 en contra de la privatización de la empresa por parte de nuestro movimiento. Al igual que otras empresas se ha pugnado por entregar el petróleo a las empresas privadas. Para facilitar este trabajo dividieron a PEMEX en cuatro empresas PEMEX exploración y distribución,  PEMEX petroquímica,  PEMEX refinación, y PEMEX Gas Básica. 
Al igual que Ferrocarriles Nacionales y las empresas de electricidad la política es hundir PEMEX mediante la asignación  de recursos públicos insuficientes e incrementando impuestos,  para después comentar (como ya lo han hecho) que es improductiva y que no podemos explorar mares profundos,  por lo que debemos entregar esta empresa a manos privadas. 


¿Cuál ha sido la política en el terreno de los energéticos?: “A partir de 1983,  los tecnócratas del gobierno dejaron de considerar prioritario al sector energético ... lo único que les ha interesado es vender petróleo crudo al extranjero,  haciendo a un lado la exploración de nuevos yacimientos,  y sobre todo,  dejando en el abandono la refinación y la industria petroquímica”(pag76)
Como lo menciona AMLO,  mas del 50 por ciento de la producción petrolera se destina a la exportación, ya desde el año 1979 no se construye una sola refinería y los impuestos cobrados a PEMEX rebasan el 50 por ciento de su ingreso,  mientras a las grandes empresas privadas se les cobra sólo 1.7 por ciento de impuestos sobre sus ingresos. PEMEX además colabora con 50 por ciento de sus ingresos en el presupuesto público.
Además de eso es contradictorio, que siendo un país petrolero,  que en consecuencia tiene gas,  Comisión Federal de Electricidad compre 500 millones de pies cúbicos a Perú. 


En 2008 intentaron de manera abierta entregar PEMEX a las transnacionales extranjeras,  lo que impidió que esto ocurriera, de manera total, fue la gran movilización de miles de personas durante los meses de Marzo,  pero aún de manera silenciosa continúa el proyecto de privatización.
La dinámica para la privatización de las empresas ha sido la misma: El Estado comienza a arruinar a las paraestatales con impuestos, se les asigna presupuesto insuficiente, y posteriormente se hace una campaña ruidosa diciendo que no es eficiente, que es necesaria que la empresa sea productiva y es necesaria la inversión privada, casos semejantes los de Telmex, Ferrocarriles Nacionales, las carreteras, Luz y Fuerza del Centro y lo que ahora ocurre con PEMEX..
Estos son los datos que Andrés Manuel López Obrador desarrolla en la primera parte de su libro. Las privatizaciones, “reformas estructurales” han beneficiado a un puñado de personas: la oligarquía o la mafia, como las llama AMLO, es decir un sector de la burguesía que controla el 80% de la economía mexicana. 
Esta nueva etapa llamada neoliberalismo en nuestro país ha sido una verdadera fabrica adinerados, ha generado una concentración de la riqueza en pocas manos: en 1988 la revista Forbes, tenía en su lista a una sola familia: los Garza Sada con una fortuna de 2 mil millones de dólares, al finalizar el sexenio de Carlos Salinas, ya teníamos 24 mexicanos millonarios más, que en conjunto poseían 44 mil 100 millones de dólares. Esta es la lista de millonarios, beneficiados por las políticas neoliberales que son parte de la mafia que controlan la economía y la política del país.


Bajo está lógica,  los neoliberales parten de la premisa de que los pobres tenemos mucho dinero y los ricos no tienen lo suficiente. Los derechos que hemos conquistado con nuestra propia lucha, para ellos es un lujo, asuntos como: seguridad social,  empleo digno y bien pagado;  mientras a su vez consideran que los ricos no tienen suficiente dinero y suficientes ganancias. Es contradictorio que en un país de 70 millones de personas con niveles de pobreza tengamos al personaje más rico a nivel mundial,  el cual realizó su fortuna y riqueza a través de las políticas aplicadas en las últimas décadas. 


Con eso no queremos decir que en épocas anteriores no haya habido desigualdad y explotación.  También la hubo en la época del llamado desarrollo estabilizador,  pero ahora con el neoliberalismo  (que es un modelo más de la sociedad capitalista) la concentración de la riqueza y la distribución de la pobreza se ha agravado. A su vez ha dejado al descubierto al servicio de quien están los gobernantes en turno y el Estado mismo.  Ellos no son más que administradores “gerentillos” como bien lo ha expresado AMLO.  La verdadera fuente de poder económico y político no está en Los Pinos,  el Senado o la Cámara de Diputados,  donde concretamente se toman las decisiones de las más de 100 millones de mexicanos son en las oficinas de los consorcios comerciales,  empresariales y banqueros.

Entre pobreza y riqueza
México es un país rico en recursos naturales, con una riqueza cultural tremenda, lo ilustra Andrés Manuel en el tercer capítulo: con el movimiento de resistencia y peregrinar por el país, nos describe algunos de estos aspectos.
Después del fraude electoral, y tras la decisión de desconocer a Felipe Calderón como presidente, AMLO junto a millones de personas nos hemos dedicado a construir un movimiento a nivel nacional, por lo que el presidente legítimo, a partir de 2007, ha recorrido todos los rincones del país: 2 mil 38 municipios por régimen de partido y 418 municipios indígenas de usos y costumbres.


Nos explica: “México es un país con gran diversidad geográfica, predominan las zonas semidesérticas, en las vastas extensiones montañosas del norte. En contraste, es muy inferior la superficie de valles, costas y tierras tropicales. En el Norte, donde el suelo no muy es fértil y llueve poco, las poblaciones se fueron asentando a la orilla de los ríos” también por esta zona “fue saqueada durante siglos, la gran riqueza mineral que hoy es todavía causa de la más inhumana explotación de los trabajadores(…)” 
“El centro y el sur del país, por el contrario, poseen mucha más fertilidad... el sur es la región natural del café” 
“La gran diversidad de suelos,  y climas permite el cultivo de muchas especies... Sonora es el principal productor de trigo,  Tamaulipas de sorgo,  aunque también sobresalen los cultivos de ciclo corto en el Bajío,  Baja California y Jalisco”
(Pág. 120)


Además AMLO nos menciona la gran variedad de cultivos a nivel nacional: nuez,  flores, aguacate,  guayaba,  limón,  plátano,  melón,  piñas,  mango,  coco. En el terreno de la ganadería esta la crianza de bovinos,  chivos y borregos,  además de la avicultura,  tenemos también importantes estados zonas pesqueras. Las bellezas naturales junto a las zonas arqueológicas han hecho incluso que el turismo se convierta en una fuente importante de ingresos, playas, cenotes,  ríos,  y podemos mencionar también las zonas arqueológicas.
Se da una serie de cifras importantes en cuanto los efectos que ha tenido el neoliberalismo en la gente del pueblo,  las cuales las reproducimos a continuación: el ingreso por persona del 70 por ciento de los mexicanos es menor a dos mil 680pesos,  hace 27 años con el salario mínimo se podía comprar 51 kilos de tortilla, 280 piezas de plan blanco,  12 kilos de frijol,  y ahora sólo se pueden adquirir seis kilos de tortilla,  tres kilos de frijol o 30 piezas de pan blanco,  aunado a eso 17 millones de personas reciben menos de 2 salarios mínimos,  15 por ciento de los habitantes viven en piso de tierra,  10 por ciento carece de vivienda con drenaje y servicios sanitarios finalmente, 19 Estados del país tienen rezago nutricional.
Dentro de esa riqueza natural y cultural, encontramos que los pobres nos hemos hecho más pobres,  el salario que en teoría y abalado de manera legal,  debería alcanzar para cubrir la canasta básica,  y las necesidades del trabajador y su familia no alcanza. En el terreno educativo,  9.4 por ciento de la población es analfabeta,  y el 34 por ciento de las personas de 15 años o más no tienen  la primaria completa y 12 millones de personas trabajan en la economía informal.  En el campo la situación es aún más grave,  con la entrada del Tratado de Libre Comercia y la eliminación de los aranceles a los productos agrícolas de otros países,  ha provocado la ruina de miles de campesinos y por consecuencia el fenómeno migratorio que año tras año vemos,  el crédito al campo ha disminuido de 18 mil 643 millones de pesos del periodo de 1980-1982 a mil 190 millones de pesos en el periodo de 2007-2009,  realmente el campo esta abandonado y se ha priorizado las importaciones de productos que incluso aquí se producen como maíz y frijol de 1991 a 2009 las importaciones crecieron de 2 mil 756 millones de dólares a 20 mil 400 millones de dólares. Lo que ha provocado que más de medio millón de personas anuales migren de sus pueblos de origen a Estados Unidos.
México produce una gran variedad de fruta,  verdura,  leguminosas,  ganado porcino,  vacuno,  hay producción avícola y se impulsa la avicultura,  tenemos en muchas partes terrenos fértiles y en donde no se puede echar mano de los adelantos tecnológicos para realizarlo,  AMLO pone de ejemplo a Sinaloa. Además tenemos una riqueza gastronómica importante: nuestro sabor y sazón rebasa fronteras,  tenemos bellezas naturales. Hay minerales,  petróleo,  materias primas,  lo suficiente para que México sin duda pueda, sin exagerar, ser un paraíso terrenal. En nuestro país tenemos todo lo necesario para satisfacer las necesidades de nuestra sociedad. La pregunta es por que si tenemos todo esto encontramos caminos sin pavimentar,  viviendas con techos de lámina, exclusión,  miseria,  hambre,  analfabetismo,  desnutrición, migración en muchas partes de nuestro país. 


La corrupción es un factor para que esto se de,  AMLO nos narra como en Oaxaca incluso los propios gobernantes no han visitado todos los municipios del Estado,  como las obras públicas muchas veces se hacen para incrementar el clientelismo político del PRI,  el PAN o los políticos serviles al régimen,  sin duda ese es un factor pero,  aún y con el gran esfuerzo de miles de personas la situación parece prevalecer. 
El gran problema es que los minerales,  el petróleo,  las materias primas y de lo que ello se deriva no son nuestro mineral,  nuestro petróleo,  nuestra materias primas;  hay un grupo de personas no solamente dueños de esto sino también dueño de las empresas,  los bancos y dueños por consecuencia de las decisiones políticas,  ellos son los de arriba,  las mafia,  los potentados,  y en ocasiones no les interesa invertir en los sectores que ellos consideran que no son productivos como el campo o incluso algunas ramas de la industria  y nosotros los de abajo  que transformamos las materias primas para hacerlo una mercancía,  que extrae el petróleo, los minerales y mueve la industria de la agricultura y la ganadería, a nosotros  lo que producimos con nuestro trabajo no nos pertenece,  los mineros no son dueños de los minerales que extraen,  los trabajadores,  no son dueños de lo que producimos,  y la gente del campo a falta de crédito y oportunidades han caído bajo la competencia de las grandes empresas. Nosotros no gozamos el fruto de nuestro trabajo por que hay un grupo en la sociedad que son dueños de los llamados medios de producción y que por consecuencia son dueños de las decisiones políticas de nuestro país,  y eso se ha profundizado a partir del llamado neoliberalismo.
Los trabajadores somos sólo dueños de nuestra fuerza de trabajo la cual produce todo lo que está a nuestro alrededor, pero contradictoriamente vivimos en pobreza y nuestras familias y nuestros hermanos de clase padecen miseria, la razón fundamental es que un grupo, una clase social, los potentados, los ricos, la burguesía son dueños de los medios de producción, y se apropian del producto de nuestro trabajo, lo cual se ha profundizada con el llamado neoliberalismo.

La mafia y los potentados
Quienes son aquellos,  que como AMLO menciona,  se han adueñado del país ¿quienes son la mafia que nos robó la presidencia en 2006 y por que nos la robo?
AMLO menciona una serie de nombres que debemos conocer a fondo: 
Carlos Slim Helú: dueño de Telmex,  es el hombre más rico de nuestro país,  además formo parte del Consejo para la remodelación del Centro Histórico su fortuna es de 53 mil 500 millones.
Roberto Hernández: ex dueño de Banamex. Actualmente, es miembro del Consejo de Administración de Citigroup Grupo Financiero Banamex, Grupo Televisa, Ingenieros Asociados (ICA), Gruma y CIE entre otras. 
Ricardo Salinas Pliego: dueño de TV Azteca, Salinas y Rocha, Elektra, Iusacell, Unefon y Banco Azteca.
Emilio Azcarraga: Es el socio mayoritario de Televisa Es miembro además de los Consejos: Teléfonos de México, S.A. de C.V., Banamex-Accival, Hombres de Negocios, Univisión; así como de los Grupos "CIE", "Ciudad de México", Endeavor y Axo.  
Germán Larrea: Integrante del Grupo México que monopoliza la producción de cobre en nuestro país, dueño además de Cinemex.
Alberto Bailleres: dueño del Instituto Tecnológico Autónomo de México, ex dueño de la cervecera Cuauhtemoc Moctezuma, además de que invierte en varias ramas de la producción.
Claudio X González: AMLO lo nombra el Fidel Velazquez de los empresarios por sus reiteradas ocasiones que ha dirigido el Consejo Coordinador Empresarial, director general de Kimberly Clark y es socio de una de las empresas privadas que le Vende electricidad a CFE.
Jerónimo Arango: Dueño del Grupo Walt Mart.
Alfredo Harp Helu: Beneficiario de la venta de Banamex.
Además se menciona a: Roberto González Barrera dueño del grupo Gruma y Banorte, Lorenzo Zambrano dueño de CEMEX, Lorenzo Servitje dueño del Grupo Bimbo, Gastón Azcarraga dueño de Mexicana de Aviación y de hoteles, Carlos Peralta  dueño del Gupo IUSACELL y empresas de telecomunicaciones, Dionisio Garza Medina dueño del grupo alfa con inversión en la siderurgia y en AT&T y José Antonio Fernández dueño del grupo FEMSA e integrante del histórico grupo monterrey.
Ellos juntos a los dirigentes del PRI y el PAN forman parte de la mafia de los 30 mexicanos que controlan la mayor parte de la riqueza nacional. Como dice AMLO en la época de Porfirio Díaz eran 300 las familias más influyentes en nuestro país, pues ahora la cosa ha cambiado y sólo son 30 familias dueñas del destino de más de 100 millones de personas.
Un pequeño ejemplo de como viven estas personas la menciona AMLO en la página 30 de su libro: "Por ejemplo, un mecánico y un piloto del aeropuerto de Toluca nos contaron de la vida que se daban en un avión Falcón 900 los hermano Ballesteros...este avión de manufactura francesa, costaba alrededor de 25 millones de dólares y estaba acondicionado con asientos de piel y puertas de caoba. El costo del servicio en pleno vuelo era de cinco mil dólares por hora, una sobrecargo ofrecía siempre una suculenta comida de 400 dólares por persona...”


Por su puesto que no las solamente las analizamos desde el punto de vista personal, nos interesa sobre todo su rol que este grupo desempeña en la sociedad. No negamos que tal vez algunos de ellos sean personas que en su vida privada se comporten de una “forma ejemplar”, sean moralistas o les indignen por el maltrato a los animales o las injusticias que suceden, pero la fuente de su poder no esta en que sean “malas personas” sino está en el control que ejercen sobre los medios de producción en esta sociedad y por consecuencia actúan para mantener sus riquezas y ganancias. Ellos son parte de los empresarios y banqueros mexicanos,  con inversiones en varias ramas de la producción e incluso en el terreno financiero,  con vínculos a nivel internacional con grupos y empresas trasnacionales,  algunos de ellos su poderío económica llega hasta otros países,  son dueños de los llamados medios de producción,  su interés general es el de invertir para general ganancias,  los podemos ver invirtiendo en Televisa,  en el sector bancario,  o en el sector de alimentos,  e incluso no invertir en el área productiva y comprar y vender acciones en la bolsa de valores. Su estrecha relación con políticos, intelectuales,  periodistas forma parte de la conservación este estado de la sociedad,  por su puesto que  el PRI y el PAN representan fielmente los intereses de este grupo mejor dicho de su clase social,  el Estado lo utilizan para mantener sus ganancias,  inversiones y riquezas. 
Como ya se mencionó, 30 familias controlan la mayor parte de la riqueza en nuestro país, tienen vínculos de intereses a nivel internacional con el capital trasnacional,  someten a sus decisiones a la mayor parte de los diputados senadores y gobernantes,  cambian gabinetes,  impulsan leyes en su beneficio,  imponen incluso su decisión para evitar que el pueblo elija a sus gobernantes en las reglas que ellos mismos establecen,  como es el caso de la elección de 2006 donde AMLO ganó e impusieron a Felipe Calderón. Su fuerza también radica que aunque hay sectores de este grupo y clase social,  actúan como clase,  se organizan y actúan en beneficio de su propia clase e intereses.
Nuestra fuerza para derrotarlos radica en actuar de forma consciente,  con un programa,  y con una organización acorde a nuestros intereses como pueblo trabajador.

La izquierda rumbo al 2012
Necesitamos una organización acorde a nuestros intereses,  nosotros hemos construido nuestras propias organizaciones durante nuestras luchas,  los partidos de izquierda de masas,  las organizaciones sindicales,  sociales y populares son parte de nuestro elemento organizativo. Desafortunadamente ahí también los potentados tienen sus elementos que defienden directamente o indirectamente sus intereses. Tal es el caso de las dirigencias charras y burocráticas en los sindicatos o los grupos que se han hecho del control del los partidos de la izquierda,  tal como Nueva Izquierda en el PRD y Manuel Camacho Solís en la dirección del  Dialogo por la Reconstrucción de México (PRD-PT-Convergencia).


Necesitamos dar la batalla en nuestras propias organizaciones para rescatarlas y dotarlas de un programa y plan de lucha acorde a nuestros intereses. Los perredistas que estamos con AMLO, comenzado con Izquierda Social, que ha sido una de las corrientes que se ha mantenido de forma consecuente dentro del PRD en su apoyo a AMLO debemos comenzar una campaña, y hacer un llamado a la base y simpatizantes del PRD para que demos la lucha para rescatar nuestro partido de las  manos de Nueva Izquierda.
El ala de derechas representada por Nueva Izquierda en el PRD,  ha llevado su política de forma consecuente ellos pugnan por una izquierda incolora,  insaboro,  y descafeinada. La llamada Nueva Izquierda representa todo menos los intereses del pueblo y la clase trabajadora,  son en realidad la pata izquierda de los potentados y la oligarquía. Han llegado a la dirigencia del partido producto de un fraude electoral avalado por el gobierno del espurio,  para ellos su visión de la izquierda no va más allá de determinados números de votos en cada elección,  que les permita mantener sus puestos en la estructura del Estado y el partido,  se niegan a vincularse al movimiento social por que ya hace mucho que no representan sus intereses,  ahora con su careta de izquierda moderna quieren someter al PRD a la política del PAN y la derecha. Ya lo hicieron votando una serie de reformas y leyes en contra de los intereses del pueblo trabajador,  lo hicieron postulando candidatos comunes con la derecha en los Estados,  ellos quieren no solo una izquierda desdibujada,  aspiran a ser un ala de apoyo de la mafia,  de la burguesía mexicana. Afortunadamente miles de militante de base del PRD estamos comenzando a dar la lucha por la recuperación de nuestro partido.


Los argumentos que maneja este grupo de personas,  a las que podemos incluir Manuel Camacho Solís,  coordinador del DIA (PRD-PT-Convergencia) es que se le debe frenar al PRI rumbo a las elecciones presidenciales,  para ellos la formula es muy sencilla si sumamos aritméticamente los votos de la izquierda y la derecha le podemos ganar al PRI, pero el movimiento y la lucha del pueblo y la clase obrera dista mucho de ser analizado con una simple operación aritmética, nuestras reivindicaciones está lejos de ser representadas en algún partido con el PAN, es por eso que un sector de la base social del PRD y la izquierda no ha salido a votar por los candidatos comunes.  
La izquierda sola ganó la mayor parte de los distritos electorales en 2006,  producto de la conexión que hubo entre el partido y diferentes expresiones,  movimiento sociales y por que el pueblo utilizo al partido para luchar por cambiar la sociedad. También logramos el triunfo en 1988 sin tener muchos diputados, senadores y sin tener un solo gobernador, derrotamos al PRI en 1997 en la ciudad de México y en algunos estados lo hemos hecho sin la necesidad de aliarnos con la derecha, lo hicimos por que nos presentamos como una alternativa para los pobres del campo y la ciudad, como una alternativa para la clase obrera y el pueblo mexicano.

 

Pero aún así Nueva Izquierda y Camacho Solís no saben no siquiera las reglas más básicas de aritmética, las alianzas han sido un fracaso y los serán en el Estado de México si se da rumbo a la elección de 2011,  no ganamos nada en estas elecciones: perdimos Zacatecas,  el candidato de la coalición en Puebla es un personaje vinculado a Elba Esther Gordillo,  en Sinaloa Malova ya se ha desapartado del PRD y ha comenzado con acuerdos con los priístas y ex priístas,  en Oaxaca el gobierno de Gabino Cue sin duda va a ser condicionado por el partido que sostuvo a Ulises Ruiz en el poder: el PAN. 
Debemos de dar la lucha por rescatar nuestro partido de manos de la Nueva Izquierda,  creemos que debemos abrirle paso a los sindicalistas democráticos,  a los luchadores campesinos,  activistas estudiantiles, integrantes de las organizaciones populares y a los jóvenes de izquierda y dotarlo de un programa acorde a nuestras necesidades.


No nos queda duda para nosotros nuestro candidato de izquierda rumbo al 2012 es Andrés Manuel López Obrador,  pero para lograrlo a parte del gran movimiento en el que participamos debemos de dar la lucha a lo interno del PRD,  sin duda los miles de simpatizantes y militantes nos apoyan y apoyan a AMLO,  realmente lo único que controla Nueva Izquierda es el aparato del partido.


Por otra parte esta el gran movimiento de más de 2 millones y medio de personas en torno a AMLO,  hemos conseguido organizarnos a nivel nacional en torno al gobierno legítimo para lo que tenemos un programa de lucha que AMLO ha resumido en 10 puntos:
1. Rescatar al Estado y ponerlo al servicio del pueblo y la Nación, principalmente en los casos de la minería, la industria eléctrica y el petróleo
2. Democratizar los medios masivos de comunicación, porque "es inaceptable que un pequeño grupo posea el control y administren la ignorancia en el país en función de sus intereses". 
3. Crear un nuevo modelo económico
4. Combatir las prácticas monopólicas
5. Abolir los privilegios fiscales 
6. Ejercer la política como imperativo ético y llevar a la práctica la austeridad republicana
7. Fortalecer al sector energético
8. Alcanzar la soberanía alimentaría. Denunció que este año serán utilizados 16 mil millones de dólares para importar maíz, frijol, arroz, leche, y desechos de pollo, que el país podría producir. 
9. Establecer el Estado de bienestar, para proteger a los pobres, a los débiles y olvidados por la desigualdad social
10.Promover una nueva corriente de pensamiento para impedir el predominio de la corrupción, el engaño y el afán de lucro.
Estamos de acuerdo con estos puntos además proponemos discutir de manera democrática y fraterna los siguientes puntos:

1. La experiencia historia de nuestra América
En general en el continente  Americano los problemas son los mismos, las miserables condiciones de vida son el sustento de las glamorosas riquezas de unas cuantas familias locales, la oligarquía nacional, y de grandes empresas y bancos de capital extranjero.
Cada uno de estos países las burguesías nativas no han jugado ni un solo papel revolucionario para buscar la independencia económica  del imperialismo, ni se preocupado en luchar por las libertades democráticas plenas, no tiene ningún sentido mientras que a ellas les toque una tajada del pastel. 
En el pasado, en prácticamente todos los pises  de América Latina existieron gobierno que bajo la ideología del nacionalismo lucho por desarrollar un Estado independiente, tomo medidas para desarrollar o fortalecer la burguesía nativa y le hice frente de forma valiente a las empresas trasnacionales. 


Estos gobiernos no fueron encabezados por la burguesía, en la mayoría de los casos eran encabezados por militares emanados de la lucha revolucionaria y el nacionalismo, en el caso de México fue el general Cárdenas quien dirigió esta lucha, las circunstancias como lo era la inminencia de la segunda guerra mundial y la incesante demanda de materias primas, la debilidad política de las organizaciones de los trabajadores, etc. ayudo a que estos regímenes nacionalistas pudiera aparecer como una alternativa para las clases explotadas, elevo el nivel de vida de los trabajadores, desarrollo la reforma agraria, nacionalizo empresas claves para el desarrollo del país como el petróleo.


Ninguna de estas medidas se puede considerar de corte socialista, eran medidas progresistas que ayudaron la industrialización y desarrollo de la sociedad, estos gobiernos se apoyaban en las masas para dar golpes al imperialismo, al mismo tiempo se taba las masas para garantizar el fortalecimiento del Estado y consolidad a una clase en el poder, la burguesía.
Cuando estos regímenes terminaron, algunos por elecciones democráticas, algunos otros derrocados por la intervención abierta del imperialismo americano, como por ejemplo en Guatemala donde se derroca a Arbenz, Perón en Argentina y Vargas en Brasil. Enseguida se desmantelaron todas las reformas que se otorgaron a los explotados, en cada uno de los pises hubo una reacción “democrática” para terminar con todo aquello que a la burguesía nacional e internacional no le gustaba y mantener todo lo que les favorecía, por ejemplo el corporativismo del movimiento obrero.


Desde el año 2000 se han vivido nuevas experiencias en la lucha de las masas latinoamericanas, en un sinfín de países se han dado abiertos procesos revolucionarios donde han echado presidentes del poder, donde los trabajadores han paralizado con huelgas generales todo un país, etc. Se habla que estas luchas y esta miseria son resultado de “nuevo modelo neoliberal”, en cierta media es cierto, los estados no podían seguir manteniendo consideraciones mínimas para los explotados, es estado no es aquel que pueda regular los conflictos entre las clases, es garante para hacer respetar los beneficios de una clase, la que ostenta el poder económico.
Así, el estado se fue “deshaciendo” de tareas económicas y se volvió el simple administrador y guardián de las empresas privadas. Para los trabajadores significo la pérdida de derechos laborales, caídas abruptas de los niveles de vida y todo aquello que fue resultado progresista del periodo revolucionario de 1910.
Pero lo que no podemos  olvidar es que el neoliberalismo es simplemente una continuidad del mismo capitalismo, las bases materiales que existían en la época de Cárdenas no ha cambiado, incluso podemos decir que el hecho de que existiera el gobierno de Cárdenas y todas las medidas progresista fue excepcional, ocurrió en una época donde la burguesía necesitaba fortalecerse y fortalecer su Estado y en ese momento era demasiado débil para conseguirlo, por eso tuvo que dar concesiones a los trabajadores y utilizar a estos para golpear los intereses de empresas trasnacionales con tal de fortaleces a la burguesía local.
Hoy esas circunstancias no existe, y la crisis económica hacen prácticamente imposible que la burguesía internacional o local pueda dar pie a pequeñas reformas, eso va en contra de sus intereses, de sus ganancias, esto es la base del desarrollo inacabado de los procesos en América Latina
2. La experiencia de Venezuela y Bolivia


Las experiencias de estos dos países son muy aleccionadoras, se necesitaría más de un libro para poder escribir detalladamente todas lo que ha pasado en los últimos 10 años, sin embargo nos conformaremos con extraer una solo de las lecciones, como es que en estos países, que tienen a dos presidentes de izquierda y que en su ideario político está el poder ayudar a solucionar los problemas que vive su gente se topa con la férrea resistencia de las oligarquías locales y el imperialismo.
En 1998 Hugo Chávez llego al gobierno por medio de una de las elecciones más masivas, en medio de una pobreza espantosa los venezolanos votaron por el comandante que había tratado de dar un golpe de estado en el 92 para cambiar al gobierno en turno. Este no fue el punto central por el que se voto por él, sino su planteamiento sobre la lucha contra la pobreza y los beneficios de unos pocos a costa del sufrimiento de la mayoría.
Desde el primer día de su presidencia hablo sobre la necesidad de un cambio, no tenía claro como ni hacia donde pero no quería que las cosas siguieran como están, hablaba de una “tercera vía”, un capitalismo más humano a partir de pequeñas reformas, ninguno de sus planteamientos eran socialistas, en el mejor de los casos solo eran algunas concesiones para los más desfavorecidos.


La respuesta de la oligarquía venezolana y el imperialismo fue brutal, intento un sabotaje económico en la principal empresa del país, PDVSA (Empresa de petróleo), organizo y dirigió un golpe de estado con la ayuda de un sector del ejército, la iglesia y la ayuda inestimable de los medios de comunicación privados,  a organizado atentados contra su vida y grupos paramilitares para desestabilizar el país y muchas cosas más. 
Una reacción totalmente desproporcionada a lo que plateaba Chávez, el punto central aquí es el siguiente, en una época en la burguesía compite con otras burguesías tanto nacional como internacional no se pude permitir el hecho de dar y aguantar concesiones a sus trabajadores, El capital funciona expoliando la máxima cantidad de riqueza de los trabajadores, un gobierno que se oponga a esto simplemente no le sirve  los “dueños del país”. Esta fue la razón de los furibundos ataques.
Lo único que ha mantenido a Chávez en el poder son los trabajadores, en el golpe de estado, en  el sabotaje económico, etc. en cada ocasión los trabajadores, campesinos y organizaciones barriales han mantenido al gobierno, han orillado a que la política del presidente cambien, porque los intereses de estas dos clases antagónicos no se pueden conciliar. A partir de esta participación activa de las masas es como se ha sacado la conclusión que la única forma de poder garantizar un bienestar a la mayoría, una verdadera democracia y oportunidades a todos los explotados es el socialismo. Poco a poco se han nacionalizado algunas empresas bajo control obrero, se han dado pasos así el objetivo, sin embargo no se ha concretado el proceso, la burguesía está luchando por regresar al poder, si esto sucede podemos apostar que habrá una terrible represión, se terminara con la columna vertebral de la revolución, la más terrible de las derrotas.
En Bolivia ha pasado algo parecido, Evo morales sube al poder después de dos impresionantes huelgas generales que paralizaron el país, el poder estaba en manos de los mineros y la Central Obrera Boliviana (COB). Por fallas en la dirección de esta organización sindical no se pudo tomar el poder, los trabajadores vieron en las elecciones una nueva oportunidad de arribar al gobierno por medio de las elecciones, el Movimiento Al Socialismo (MAS) se convierte rápidamente en un partido de masas que agrupa no solo a organizaciones campesinas, miles de obreros se suman a la campaña de Evo.


Una vez en el poder evo intenta dialogar una y otra vez con la oligarquía boliviana, hace concesiones y retrocede en muchos planes que tenia, esto es suficiente y la reacción organiza un intento de golpe de estado con organizaciones semi fascistas apoyados por dirigentes reaccionarios de algunos estados en las provincias. Le tratan de echar del gobierno por referéndums, sabotajes, etc. 
Las medidas que ha tomado Evo no son socialistas, son medidas progresista, sin embargo, como en el caso de Venezuela, las oligarquías reaccionarias no están dispuestas ni un ápice, las consideraciones son las mismas que con Venezuela.
Esto es lo que ha pasado una y otra vez, es posible que esto sea uno de los grandes problemas para AMLO, el tiene que seguir manteniendo  un apoyo de las masas organizadas, los trabajadores, estudiantes y campesinos pobres son sus aliados naturales, cualquier negociación con la oligarquía local solo entorpecerá el camino al cambio.
3. Un programa para los trabajadores.
La condición previa para rescatar a los países subdesarrollados de su atraso, en la época de la dominación imperialista –globalización- es la consumación de las tareas democráticas que no se han resuelto: plenos derechos democrático para la población y las minorías nacionales oprimidas, la reforma agraria, un desarrollo industrial y cultura avanzada, un sistema de transporte moderno y eficiente, la separación de la iglesia y el Estado, etc.
Sin embargo la burguesía nacional de estos países  es totalmente incapaz de poder culminar estas tareas, desde su nacimiento estuvieron vinculado y subordinado a la burguesía internacional y su desarrollo fue a costa de esta, el papel que asume es de simple súbdito. Mucha de la burguesía nacional suministra materias primas y bienes manufacturados a los grandes trasnacionales, comparten negocios y empresas. Este vínculo acentúa su incapacidad para poder desarrollar un país independiente del imperialismo.


Estas tareas pendientes, democrático burguesas, solo pueden ser terminadas por los trabajadores y su gobierno, con el apoyo del campesinado pobre y demás sectores oprimidos, expropiando a los grandes centros industriales y claves de la economía se podría comenzar a resolver los grandes problemas que ahogan la sociedad, con la planificación democrática se podrían desarrollar las fuerzas productivas, crear empleo bien remunerado y recortar la jornada laboral, se podría desarrollar un plan de obras públicas como escuelas, hospitales y casas de acceso popular; con la nacionalización de la banca se podrían dar créditos baratos a los campesinos y pequeños negocios, etc.
Aunque puedan existir algunas diferencias entre la burguesía nacional y el imperialismo, está demostrado que las burguesías nacionales temen mucho más a los oprimidos de su país que un conflicto con la burguesía internacional, a esto se debe el sin fin de traiciones que hace la burguesía y sus voceros cuando hablan de la soberanía nacional y al final termina claudicando ante el imperialismo.
Creemos que es imposible el conciliar los intereses de clases antagónicas, mientras que los explotados luchan por sobrevivir, elevar sus niveles de vida, empleo, salubridad y educación, para la burguesía todas esas demandas son superfluas y van en contra de sus intereses, por eso el confiar que la burguesía podrá solucionar nuestros problemas es ilusorio, antes de ser mexicanos o de cualquier nación, ellos son capitalistas, por encima esta su sentido de clase que su nacionalidad, no es extraño ver que hay fuga de capitales nacionales en el momento en que el país se hunde, el capital va donde hay ganancias.
La colaboración de clases a dado suficientes muestras que al final solo sirve para mantener los intereses de los capitalistas a costa del sufrimiento de la gran mayoría de la población. El intento de unirse con la llamada “burguesía progresista” simplemente plantea atar a los trabajadores al programa de esta y dejar olvidas las aspiraciones de la gran mayoría para preservar los intereses mezquinos de unos cuantos potentados.


4. El socialismo no es una ilusión, es una necesidad
Es por esto que nosotros opinamos que la lucha por el socialismo es la única forma de poder asegurar no solo los derechos democrático- burgueses, sino desarrollar una sociedad que pueda elevara los niveles de vida superiores a los de los países capitalistas avanzados. 
Si fuésemos supersticiosos podríamos decir que es casi una maldición la que acompaña a países ricos en recursos naturales, su riqueza les transforma en fuentes de saqueo y miseria. No se trata de fortuna, es cosa de dueños y no dueños, quien hoy mantiene los medios de producción solo producen para cubrir sus intereses no los de la sociedad. Si la economía pudiera ser administrada de forma planificada, en primera instancia para cubrir las necesidades más básicas, esto podría desaparecer las necesidades más básicas. Pero para que esta planificación económica se pueda realizar necesitamos controlar la economía, los bancos, la industria minera, eléctrica, petrolera, telefónica, de construcción, de acero, etc., deben estar nacionalizados y bajo control de los trabajadores. 


AMLO lo podría hacer, bastaría con un llamado serio para luchar por su nacionalización. Con los recursos de estas empresas se podría invertir en educación, salud, cultura y recreación. Esto es lo que nosotros proponemos, esta es la base del socialismo, sobre esta base se podría levantar una verdadera democracia donde los trabajadores puedan tomar una verdadera participación en la política con representantes escogidos en asamblea, los cuales puedan tomar el control de la política en sus manos.


Las tareas inmediatas son claras, impulsar una campaña para qué AMLO sea nuestro candidato, luchar paraque su programa se pueda realizar y empujar de forma organizada para que las conquistas que se puedan conseguir se conserven, esto quiere decir luchar por el socialismo.