¿Cómo se formó el Partido Bolchevique?

Escrito por Rubén Rivera Martes 27 de Noviembre de 2012
Imprimir

La sociedad Rusa de finales del siglo XIX se podría definir como una sociedad feudal en descomposición, 150  millones de campesinos vivan en una miseria ancestral, no obstante su viejo mundo se caía en pedazos, la introducción de inversiones capitalistas en diversos sectores como la siderurgia, el textil, entre otros comenzaba a absorber gran cantidad de campesinos.


como se formo el partido bolcheviqueSan Petersburgo y Moscú se transformaban de centros administrativos en ciudades fabriles, con una gran concentración de trabajadores.

Tradicionalmente los sectores de la intelectualidad habían mirado al campesinado como el sector que al levantarse, propiciaría una revolución que instaurara la democracia en Rusia. Entre los sesentas y setentas del siglo XIX hubo diversas oleadas de jóvenes intelectuales procurado “ir al pueblo”, mezclándose con los campesinos. Esta actitud voluntarista al final no sirvió de nada, la respuesta de los campesinos fue la indiferencia cuando no la animadversión; en reacción a esta decepción surgió el movimiento terrorista, su organización emblemática Narodnaia Volia (Voluntad del Pueblo)  se propuso como objetivo matar al Zar, lo logró en 1881, no obstante en respuesta a su acción el régimen endureció aún más la represión y restringió toda libertad política. Surgió entonces una nueva crisis en el seno de las organizaciones revolucionarias, ni el terrorismo ni el culto al campesinado parecían ser una opción. Muchos comenzaron a darse cuenta que en el seno del naciente proletariado  se desarrollaba un leve pero esperanzador eco a las demandas políticas.

El primer grupo de tendencia marxista en Rusia - emancipación del trabajo-  resultó de una ruptura con el movimiento populista que  representaba Narodnaia Volia, fue fundado  principalmente por Jorge Plejanov; Vera Zalulich, Pavel Axerold, entre otros. Su principal  orientación fue la difusión de las ideas básicas del marxismo con el objetivo de sentar las bases teóricas para un autentico movimiento socialista en Rusia, por ello sus  obras son básicamente polémicas  contra de los populistas, los métodos del terrorismo y las tendencias reformistas que comenzaban a surgir en países como Alemania.

La labor del grupo comenzó a ser conocida por los grupos  que, de forma aislada, de ciudad en ciudad pretendían construir un movimiento sobre bases marxistas. Se empezaron a llamar a si mismos  socialdemócratas, tal y como  se designaba el partido alemán y cuyo ejemplo buscaban  seguir.

Lenin  y Trotsky se iniciaron como activistas de esos grupos; Lenin en San Petersburgo, donde fundo junto con su gran amigo Julius Martov la Unión de Lucha por la Emancipación de la Clase Obrera; Trotsky con su liga de obreros del sur de Rusia.

Lamentablemente, dichos grupos, si bien comenzaban a desarrollar éxitos locales, eran muy rápidamente diezmados por las fuerzas policiales del Zar. Particularmente Lenin comprendió que era necesaria la fusión de los múltiples grupos en una organización cohesionada a nivel de todo el imperio.

Luego de pasar una temporada en el destierro siberiano Lenin, Krupskaia y Martov emigraron a Europa occidental donde entraron en contacto con Plejanov integrándose al Grupo Emancipación del Trabajo, esto en los albores del siglo XX.

Por aquel entonces la principal preocupación del grupo era impulsar la unificación de los numerosos grupos socialdemócratas dispersos en toda Rusia y al mismo tiempo dar batalla contra tendencias que se estaban desarrollando y que rechazaban la necesidad de una lucha política de los trabajadores, Lenin les llamó economicistas porque pretendían circunscribir la acción de los trabajadores a demandas puramente sindicales.

Por supuesto que la lucha por demandas económicas es importante, pero no se podía conformar un  partido sobre esas bases, era necesario establece una perspectiva  propia de los trabajadores y eso sólo era posible asumiendo un combate político contra el régimen, Lenin afirmaba que una cosa no presuponía la otra y que sí se dejaba a los trabajadores a merced de acciones puramente económicas en un momento dado serían fácil presa de charlatanes o de clases como la burguesa que impulsaban la lucha política pero para sus propios intereses, olvidándose de la lucha contra el Zar.

Al mismo tiempo, Lenin ponía énfasis en la construcción del partido comenzando por su prensa, su órgano de difusión que se convertiría en un laboratorio de ideas a la vez que sentaría las bases estructurales de una gran red organizativa que daría conexión al movimiento.

Ya en 1898 se había intentado  realizar un congreso del partido socialdemócrata ruso, no obstante   prácticamente todos los que participaron en el fueron detenidos por la policía a las pocas semanas de terminado y por lo tanto no fue posible crear órganos directivos.

El grupo emancipación del Trabajo basándose en la publicación de la revista Iskra se propuso realizar un autentico congreso en el que se reafirmaran las bases políticas y organizativas del partido.

En aquel entonces había muchos grupos que se reclamaban como el eje organizador del partido, por ejemplo esta el Bund judío, que pretendía organizar a los trabajadores específicamente de esa creencia religiosa, está además la Liga de socialdemócratas en el extranjero, fundamentalmente economicistas. No obstante fue el grupo de Iskra quien logró más apoyo dentro de las organizaciones locales de Rusia y gracias a ello se convirtió en la columna vertebral del nuevo partido y del congreso.

El éxito de Iskra se basó en el carácter consistente de su política y de sus métodos que hacían sentir a las organizaciones locales que no se trataba de experimentos, sino que había llegado una estructura seria sobre la cual basarse.

Así llegó el año de 1903 y se llevo acabo el Segundo Congreso del Partido Socialdemócrata Obrero Ruso, primero en Bruselas y luego, debido a la persecución policiaca, se tuvo que trasladar a Londres. El congreso arregló cuentas primero con las facciones minoritarias ( Bund judío y economicistas) que optaron por retirarse, no obstante en el seno mismo del movimiento iskista se suscitaron fuertes diferencias, primero en el terreno organizativo; Martov proponía una partido abierto  sin responsabilidades organizativas para quién quisiese ser considerado miembro, Lenin en cambio exigía que aquel que quisiera ser considerado miembro debería participar directamente en algún organismo del partido, el punto de  vista de Lenin fue derrotado y se asumió la propuesta de Martov.

La cosa no hubiera pasado a mayores, pero en la elección de la nueva dirección surgió otro problema, Lenin proponía un Comité de Redacción  de tres personas ( Lenin, Martov y Plejanov) en lugar del de 7 que había en aquel entonces, esto no era por algún prejuicio sino por cuestiones de  eficiencia, ya que estos tres prácticamente  dirigían ya Iskra sin que los demás jugarán algún papel.

Martov y una parte del Congreso consideró que no se podía tocar el comité de redacción anterior, no obstante perdió la votación.

Las cosas se pusieron aún peor cuando terminó el congreso, la parte minoritaria encabezada por Martov decidió no participar en los órganos electos del congreso y convenció a otros más como Plejanov de separarse de los acuerdos logrados, de facto imposibilitaron que el partido funcionará creando una facción (menchevique) que mediante la presión y las maniobras logró establecer un dominio temporal del partido.

Lenin no consideraba que las diferencias del Congreso tuvieran suficiente peso como para la ruptura, en aras de evitar mayores conflictos cedió todo lo que pudo. No obstante los minoritarios continuaron sus ataques estigmatizándolo de centralista, dictador y otras linduras.

Pasado un poco el temporal, Lenin se dedico a reorganizar los grupos locales sobre la base de los acuerdos del segundo congreso que los minoritarios desdeñaban. Poco a poco comenzaron a nombrar a los seguidores de Lenin como Bolcheviques (mayoritarios por la coyuntura del Congreso), como símbolo de seriedad organizativa y consistencia teórica. No obstante faltaba todavía mucho para que las tendencias que se estaban perfilando dieran lugar a una ruptura definitiva con los mencheviques.