Mexico
Typography

El día viernes 23 de Julio se llevó acabo un evento que, sin temor a exagerar, puede ser trascendental en la historia de la lucha juvenil de la izquierda en nuestro país. Más de 800 jóvenes se dieron cita para impulsar el primer encuentro de Jóvenes de Izquierda Social. A pesar de ser un día lluvioso, del encuentro se desarrolló con ambiente de debate de ideas, de propuestas y de ganas de consolidar un proyecto juvenil desde una perspectiva de izquierda, cercana al movimiento social y popular.


 

Meses, semanas y días previos
Desde hace dos meses nos reunimos un grupo de jóvenes de Izquierda Social, con la finalidad de impulsar este primer encuentro. En la primera reunión éramos pocos numéricamente, pero poco a poco el trabajo y las propuestas que se desarrollaron en la comisión preparatoria fueron tomando forma. Izquierda Social es una expresión que a lo largo de 4 años se ha mantenido y ha apoyado el movimiento en torno a Andrés Manuel López Obrador, dentro y fuera del PRD, además de que pugnamos por que el partido este cercano al movimiento social, sindical, popular y juvenil.


Durante días y semanas discutimos todo lo relacionado a la infraestructura del evento, todos los requerimientos logísticos y el lugar a realizarse; se repartieron las invitaciones y los contactos de los Estados para que el encuentro tuviera una representación nacional, se tocó a detalle la orden del día del evento: el mensaje de bienvenida, las mesas de discusión y algún evento musical para el cierre; se distribuyeron invitaciones y un cartel para la difusión (con un puño izquierdo como elemento gráfico demostrando nuestra orientación y nuestras convicciones) y también no podían faltar los documentos que regirán a Jóvenes de Izquierda Social. Efectivamente fueron horas de discusión sobre ¿Qué tipo de principios nos definen?, ¿Qué programa defender? y por su puesto, teníamos que presentar una propuesta de plan de acción. 


Días antes todo estaba listo, mesas de registro, sillas, lonas, mesas, oradores, moderadores, responsables de las mesas de discusión, documentos. Los compañeros y compañeras, listos para comenzar. ¿Y que discutiríamos?, no sólo se trataba de reunir al mayor número de jóvenes, sino lo importante sería el contenido, la discusión, los acuerdos. Como JIS reivindicamos lo mejor del pensamiento social en nuestro país y a nivel internacional, reivindicamos la lucha revolucionaria y democrática del pueblo de México, desde la lucha de los liberales puros en la época de Reforma, los precursores de la revolución de 1910, las luchas obreras y campesinas, las luchas juveniles, del movimiento urbano popular del siglo pasado y por su puesto de tiempos recientes, retomamos lo mejor de la izquierda para adecuarlo a nuestro contexto actual. ¿En nuestro programa que ofrecíamos?, nuestra postura en el terreno educativo, laboral, para los jóvenes de campo, la cuestión de la mujer, la lucha política de la juventud, la diversidad sexual y la ecología. Los documentos no eran algo acabado la finalidad eran discutirlos, de proponer modificaciones, de enriquecerlos, por que los jóvenes de izquierda social tenemos siempre algo que decir y aportar.


Así fue la preparación, durante horas, durante las tardes, algo de las noches; discutiendo, proponiendo, chocando detalles haciendo llamadas, escribiendo, corrigiendo lo que se escribe, ahí estuvimos algunas horas metidos en el segundo piso de Xalapa 88, en la oficina de Comunicación Social. Había algunas preguntas días antes, ¿cuantos asistirán?, ¿lograremos reunir el objetivo de la asistencia?, ¿las discusiones como se llevarán acabo?. Todo esto y más se respondió el 23 de Julio.

El encuentro
El día 23 por la mañana todo estaba listo, los pronósticos eran de lluvia intensa todo el día, y los de nosotros era de un encuentro de cerca de 500 jóvenes, pero la sorpresa surgió: ¡Más de 800 jóvenes presentes!, no sólo del Distrito Federal y el Estado de México, también estaban presentes Guerrero, Zacatecas, Morelos, Michoacán, Hidalgo, Tamaulipas. Fueron llegando, en equipos o solos, los jóvenes de izquierda social se hicieron presentes. La sala principal poco a poco se fue llenando, hasta quedar abarrotada, sentados, hincados y de pie, así dio inicio el encuentro.


En el discurso inaugural Martí Batres, dirigente de Izquierda Social mencionó la importancia de este encuentro y de organizar a los jóvenes, comentó que es necesario el acercamiento de la izquierda a las expresiones organizativas y culturales de la juventud, mencionó los logros de movimiento juvenil en el terreno estudiantil: 1968, de los recientes movilizaciones estudiantiles, pero no sólo ahí han participado la juventud, la encontramos presentes en cada una de las luchas de la clase obrera y el pueblo de México, mencionó también que los jóvenes organizados pueden lograr transformaciones profundas,  puso como ejemplo a una serie de revolucionarios que desde jóvenes ha comenzado su participación política: los liberales de la época de la Reforma, los revolucionarios Villa y Zapata, Cárdenas, durante la Revolución mexicana, y también dijo: León Trotsky fue dirigente de la revolución rusa y presidente del Soviet de San Petersburgo a una edad temprana.
Después de la inauguración pasaron siguieron las mesas de discusión: Principios, Programa, Plan de Acción. Cuantas participaciones pudo haber en las mesas, y durante el encuentro, es difícil calcularlas, más de 50, 60, 70 o 80 en total en las mesas. Y realmente fueron participaciones con contenido.


En la mesa de principios, ¿Qué tipo de izquierda defendemos? No somos la izquierda colaboradora, no somos quienes pactamos las alianzas con la derecha; las ideas del socialismo, están bien, pero debemos profundizar en ellas; además se retomó la historia de México y el pensamiento de la izquierda a nivel internacional, tampoco faltó la lucha internacional, Venezuela, Bolivia, América Latina se hizo presente, no solo en solidaridad sino aprender lo que esta pasando allá; por su puesto estuvo presente Villa, Zapata, los hermanos Flores Magón, la Revolución mexicana y la Independencia, los liberales puros y lo mejor de la izquierda mexicana: se mencionó las lecciones del Partido Comunista Mexicano, de la izquierda en el PRD y por su puesto el movimiento en torno a López Obrador.


En la mesa de programa: educación, empleo, salud, la cuestión de la mujer, ecología, la lucha política y nuestra vinculación con el movimiento sindical, estudiantil, urbano popular y el Gobierno Legítimo, fue la mesa más nutrida, con más participaciones, y propuestas, el tiempo no alcanzó para las intervenciones, ¿Quién dijo que los jóvenes no queremos hablar y elaborar un programa para la lucha?. Esta mesa, por su importancia se llevó acabo en la sala principal. Fue la última en terminar la discusión, ya que los compañeros ahí presentes se querían hacer escuchar.


En la mesa de plan de acción: los acuerdos fluyeron: debemos acercarnos y estar presentes en las luchas sindicales, populares, sociales, estudiantiles, ahí donde haya jóvenes; formación política para la juventud es necesaria, una jornada por el acceso a la educación pública, otra por derechos laborales de los jóvenes, debemos prepáranos también para las elecciones del 2012 en el terreno teórico y organizativo, impulsar los comités territoriales del Gobierno Legítimo, además de comités juveniles por la candidatura de AMLO, comités de defensa popular y electoral, talleres y discusiones: alguien propuso, en tono tapatío, “si debemos aventarnos en la lucha, levantar las banderas de la lucha juvenil, pero ¿Cómo?, debemos de retomar a Marx, a Engels a Lenin”, el acuerdo fue estudiar nuestra historia de México (comenzaremos con el Cardenismo), estudiar los procesos de los países socialistas, un debate juvenil sobre la revolución mexicana y un taller para la defensa electoral. Buscar formas de acercamiento a una nueva capa de jóvenes, integrar a más jóvenes, fortaleces la JIS, el objetivo.


Después los amigos de Proyecto 21, con un desfile cultural: “No grites ahora, grítale al gobierno usurpador de Calderón”, hubo mensajes contra la intolerancia, conservadurismo y contra los mochos panistas y la derecha. Para la clausura, un grupo musical para destensar los músculos, después seguiría la plenaria y la lectura de los acuerdos de las mesas y el mensaje de la clausura: levantemos la bandera de la izquierda, de Jóvenes de Izquierda Social. De ahí cada quien para sus casas, a sus lugares de trabajo, escuelas, colonias, Estados de origen, para reflexionar los acuerdos del primer encuentro.


Así fue, logramos reunir más de 800 jóvenes de varios estados, logramos ponernos de acuerdo en los documentos, la discusión fue un debate de altura algo que la izquierda necesita, rompimos los esquemas que prevalecen incluso en sectores de la izquierda mexicana que afirman que los jóvenes  no nos interesa la política, o no nos interesa organizarnos, que los jóvenes son indiferentes y apáticos. ; demostramos totalmente lo contrario los jóvenes estamos presentes en la lucha, logramos reunir a jóvenes activistas estudiantiles, trabajadores, sindicalistas, participantes activos de las Casas del Movimiento, del gobierno legítimo, del PRD, estuvimos presentes en la elaboración de este nuevo proyecto, de está alternativa de izquierda para los jóvenes.

Los retos
El encuentro sin duda fue un éxito, rebasó las expectativas de asistencia y debate. Ahora uno de los principales retos es llevar acabo la estructura y la conformación de los Jóvenes de Izquierda Social, llevar acabo las tareas y mostrarnos como una alternativa para los jóvenes que luchan en sus escuelas, centros de trabajo, en sus colonias y los partidos de la izquierda y el movimiento en torno a Obrador.


Creemos que debemos estar presentes en las luchas populares, sindicales, estudiantiles, campesinas y electorales, mostrarnos como una alternativa consecuente, abrirle espacio a los luchadores sociales jóvenes en nuestro país y a los jóvenes que aún no han encontrado una alternativa organizativa.


Actualmente no existe una organización política juvenil de izquierda con carácter nacional, los jóvenes se han expresado ahí donde están presentes, mediante diversas expresiones culturales, el movimiento estudiantil o sindical, o de manera individual han buscado un espacio en el Movimiento en torno a AMLO o los partidos de izquierda, desde hace mucho en nuestro país no existe una agrupación política juvenil de izquierda, creemos y pensamos que este puede ser el inicio de algo que ha faltado en la lucha juvenil y en la izquierda.


Las organizaciones estudiantiles han hecho su papel en las escuelas, incluso algunas de ellas actúan como pequeñas organizaciones políticas, los jóvenes sindicalistas también han estado presentes, y los jóvenes que están en los partidos de la izquierda. Pero necesitamos una organización que abarque a los diferentes sectores de la juventud, que sus militantes participen en los sindicatos, en las organizaciones estudiantiles y juveniles, en el movimiento urbano popular, la lucha campesina y el movimiento en torno a AMLO, este primer encuentro de JIS puede ser un paso en ese sentido. Sí sabemos responder los retos de la lucha juvenil podemos ganarnos ese espacio, con un programa correcto y dando espacio a los jóvenes que aspiran a encontrar una alternativa de lucha. En Jóvenes de Izquierda Social nos hemos trazado el primer reto del Encuentro, ahora uno de nuestros retos es levantar a la Juventud de Izquierda Social, construirla, integrar a mas jóvenes, crear una estructura que permita estar presentes en las luchas, lanzar iniciativas para la juventud de izquierda, revolucionaria, socialista y democrática. Pensamos que ese es ahora uno de nuestros mayores retos.

El socialismo y la juventud
Previo y durante el encuentro salió a relucir un debate sobre que tipo de izquierda debemos defender, en los principios nos asumimos como socialistas, por lo que surgió una serie de preguntas entre algunos compañeros. Efectivamente algunos compañeros nos asumimos como socialistas, retomamos las ideas de Marx, Engels, Lenin y Trotsky, aspiramos a la abolición de la propiedad privada de los medios de producción y ponerlos bajo el control democrático de la clase obrera y el pueblo. El capitalismo ha demostrado una vez más ser un sistema caduco y senil, incapaz de ofrecernos un futuro digno para la juventud. Desempleo, explotación y miseria se han profundizado producto de la reciente crisis económica, pero no todos la han pagado, los banqueros, empresarios e industriales han mantenido intactas sus ganancias, mientras la mayor parte de la población está sufriendo los efectos de la crisis económica. 


La mayor desgracia para los pueblos de Latinoamérica no sólo es que un puñado de personas es dueño de los medios de producción, nuestra burguesía esta totalmente supeditada a los intereses del imperialismo estadounidense el cual abiertamente interviene en las decisiones y marca el rumbo de los pueblos de América Latina. Pensamos que uno de los mayores obstáculos para el avance de la sociedad es la propiedad privada de los medios de producción, además pugnamos por una lucha de carácter internacional en contra del imperialismo y el capitalismo.


Las grandes decisiones para nuestros pueblos se toman en las oficinas de los consorcios industriales, empresariales y de banqueros, además de escuchar la opinión de los representantes de los intereses del imperialismo estadounidense. Cuando un pueblo quiere decidir su propio rumbo, la burguesía, la oligarquía y el imperialismo trata siempre de imponer sus intereses mediante fraudes electorales y golpes de estado. Ha sucedido en México en 2006, los intentos de golpes de Estado en Bolivia y Venezuela, es por eso que reivindicamos también una lucha de carácter internacional.


Los socialistas, los marxistas, no somos personas ajenas al movimiento hemos estado presentes desde el nacimiento de las luchas populares y obreras en nuestro país. Hubo socialistas en la época de la Reforma, los hubo en la Revolución, a principios del siglo pasado fundaron el Partido Comunista Mexicano y otros partidos socialistas, también estuvimos presentes en las luchas de la insurgencia sindical de la década de los setentas y ochentas, los hubo en la fundación del PRD. Nosotros los socialistas de ahora, los marxistas hemos estado presentes en el movimiento en torno a AMLO, ahora estamos en la Izquierda Social, en el PRD y en conjunto con nuestros demás compañeros jóvenes impulsamos el primer encuentro.


Queremos un debate fraterno. En la izquierda latinoamericana las ideas del socialismo ha comenzado nuevamente a debatirse, pensamos que en la izquierda mexicana debe de sintonizarse y actualizarse en este debate. Eso es lo que hemos propuesto y lo seguiremos haciendo, sin que dejemos de estar presentes en las luchas sindicales, estudiantiles y sin que dejemos de construir el movimiento en torno a AMLO y a la Izquierda Social y sus juventudes.


Aunque este es un pequeño artículo sobre los Jóvenes de Izquierda Social, queríamos exponer una serie de ideas muy generales que algunos compañeros hemos defendido, por su puesto que el debate no termina aquí, procuraremos exponer nuestras ideas en documentos y escritos más amplios próximamente de manera prepositiva y fraterna como lo hemos hecho.


Queremos terminar, mandando un saludo y felicitaciones a todos los compañeros y camaradas que contribuyeron  a este primer encuentro, no podemos dejar de demostrar nuestra satisfacción por este evento. Y hacemos un llamado a los jóvenes que se integren a las filas de Jóvenes de Izquierda Social, ponte en contacto e intégrate.

¡Avancemos en la construcción de Jóvenes de Izquierda Social!