Para los marxistas, el origen de todas las formas de opresión se encuentra en la división de la sociedad en clases. Pero la opresión puede tomar muchas formas. Junto a la opresión de clase nos encontramos con la opresión de una nación sobre otra, la opresión racial y la opresión de la mujer. Los marxistas deben luchar contra la opresión y la discriminación en todas sus formas, al tiempo que señalan que sólo una transformación radical de la sociedad y la abolición de la esclavitud de clase pueden crear las condiciones para la abolición de la esclavitud en todas sus manifestaciones y el establecimiento de una sociedad verdaderamente humana basada en la igualdad, la justicia y la libertad.