Análisis Político
Typography

Zapatero, Rubalcaba y Felipe González (fuente: EFE/Kote Rodrigo)El resultado de las elecciones, en la noche electoral del 20-N, fue inapelable: El PP obtuvo en porcentaje de votos y en votos absolutos, los mayores números de toda su historia que le permitirán gobernar en solitario. El PSOE cosecha su derrota más clara: ni siquiera en las primeras elecciones de la Democracia, en 1977, sacó tan pocos diputados.

Las razones de la victoria del PP

Zapatero, Rubalcaba y Felipe González (fuente: EFE/Kote Rodrigo)En primer lugar, como escribimos la semana pasada, las elecciones las perdió el PSOE, debido a su toma de partido sin que le temblase el pulso en favor de los capitalistas, en particular en el último año y medio, llevando adelante una política de ajuste social que le ha llevado a perder una gran parte del apoyo social. Concretamente, los más de 4’3 millones de votos que pierde el PSOE con respecto a las pasadas elecciones de 2008 constituyen el 37’8% de los votos que sacó entonces.

El PSOE baja en voto en todo el Estado. En ninguna región pierde menos del 25% de los votos. El derrumbe del PSOE en algunas zonas es espectacular:

-         En Cataluña pierde el 45,5% de los votos que tuvo en el 2008.

-         En Asturias pierde el 43’86% de los votos.

-         En Canarias pierde el 41,7% de los votos.

-         En el País Vasco pierde el 40,8% de los votos.

-         En Galicia pierde el 40% de los votos.

-         En el País Valenciano pierde el 38,16% de los votos.

-         En Madrid pierde el 37,6% de los votos.

-         En Aragón pierde el 37,35% de los votos.

-         En Andalucía pierde el 32,1% de los votos.

-         …

Pese a la demagogia final electoralista del candidato del PSOE, Rubalcaba, los hechos (las contrarreformas sociales, o los 5 millones de parados sin perspectiva de solución a la vista debido a la nueva recesión económica en que se está entrando), hicieron que, a pesar de que se veía venir encima una clara victoria de la derecha, porcentajes inéditos de votantes socialistas lo abandonasen en favor de otras opciones.

Insistimos en que las elecciones las perdió el PSOE, pues el PP (sumado a sus aliados de UPN en Navarra y al PAR de Aragón), en la que supone su mayor victoria electoral, sólo obtuvo 510.000 votos más. Para ampliar más la visión sobre los datos, hay que decir que el censo creció en 700.000 electores aproximadamente sobre las elecciones de 2008.

Sobre el “increíble” poder acumulado del PP

Se resalta ahora por parte de los medios burgueses cómo nunca antes un partido había acumulado tanto poder como el PP ahora: más de la mitad de los ayuntamientos, casi tres cuartas partes de las Diputaciones, todas las comunidades menos Cataluña (en manos de CiU, apoyada por el PP), País Vasco (en manos del PSOE, apoyado por el PP) y Andalucía (PSOE). Ahora tiene dos terceras partes del Senado y mayoría absoluta en el Congreso, habiendo situado al PSOE ante su número más bajo de diputados en la reciente etapa democrática.

Sucede en la guerra que la psicología es un arma muy poderosa y cuando se quiere derrotar al adversario, en este caso  la clase trabajadora, a la que se pretende mantener inerte ante los próximos ataques por venir, se suele emplear con creces al arma de la desmoralización con el fin de ahorrar esfuerzos.

La verdad es que en 1982, el PSOE también sacó más de 10.100.000 votos con un censo menor en nueve millones de personas. El porcentaje de votos logrado entonces por el PSOE casi fue superior en 3,5 puntos porcentuales al actual del PP. En 1986 el PSOE reeditó la mayoría absoluta. Por aquellos años, el PSOE también tenía una amplísima fuerza institucional y, después de entrar en la UE en 1986, se sirvió ampliamente del auge económico y de las iniciales ayudas europeas. Pero cuando Felipe González intentó llevar adelante el PEJ-Plan de Empleo Juvenil en 1988, bautizado por los que éramos más jóvenes entonces como Plan de Esclavización Juvenil, el PSOE sufrió una derrota en la calle, y dio marcha atrás entonces. Eso no se debe olvidar.

Se presente como se presente, el PP tocó un techo que ya no va a superar. En el País Vasco y Navarra se estanca, y hubiera caído más claramente de no mediar el desastre del PSOE, de lo que se aprovecha. Es interesante destacar cómo en muchas capitales de provincia donde el PP gobierna desde hace años, éste se estanca e incluso retrocede: ese es el caso de varias capitales de Castilla y León o Murcia (donde no puede crecer más alcanzando su mayor porcentaje de representación estatal), pero es ilustrativo en Valencia y Madrid capital, donde pierde 20.000 y 40.000 votos respectivamente, en su mayoría, hacia los demagogos dirigentes de UPyD.

Especialmente reseñable es el caso de Andalucía donde por primera vez en unas elecciones generales el PP saca más votos que el PSOE. De repetirse este mismo resultado en marzo próximo, fecha de las próximas elecciones andaluzas, el PP conquistaría el gobierno de la Junta andaluza. La cuestión es que muy pronto los dirigentes del PP se van a ver abocados a tomar medidas impopulares. Cuando tengan lugar las elecciones andaluzas, en marzo, los resultados no serán exactamente los mismos que ahora.

Pensando en todo esto, en la noche electoral del 20N los rostros de los dirigentes del principal partido de la derecha española estaban más serios que alegres, reflejando la tarea ímproba a la que ellos saben que se van a enfrentar.

 

Votos 2008

Votos 2011

Diputados 2011

PP (junto a UPN-PAR)

10.319.000

10.830.000

186

PSOE

11.289.000

6.973.000

110

IU

969.000

1.680.000

11

UPyD

306.000

1.140.000

5

CiU

779.000

1.014.000

16

AMAIUR *

80.000

333.000

7

PNV

306.000

323.000

5

ERC

298.000

256.000

3

EQUO **

88.000

215.000

0

BNG

212.000

183.000

2

CC

174.000

143.000

2

COMPROMÍS

29.700

125.000

1

FAC – Álvarez Cascos

0

99.000

1

Candidatura En Blanco

14.193

97.000

0

Ge – BAI

62.400

42.400

1

  • 2 candidaturas, ARALAR y EA, ahora en AMAIUR, se presentaron en el 2008.
  • Hasta 4 candidaturas ecologistas diferentes se presentaron en el 2008

Un Parlamento más fragmentado

El voto obrero más consciente que perdió el PSOE ha venido principalmente hacia IU, cuyos resultados analizaremos mañana en un artículo especial.

IU, con 11 diputados, supera los resultados electorales que consiguieron todos los sucesores del compañero Julio Anguita, tras la marcha de éste de la coordinación nacional por problemas de salud. En IU nos hemos quedado cerca de sacar un escaño más en Cádiz, y casi tocamos físicamente el de Alicante. Como ha destacado Cayo Lara, de no ser por la injusta Ley d’Hont a la hora de recontar los votos en las circunscripciones, IU sacaría 25 diputados.

UPyD gana algunos jóvenes que votan por primera vez, pero sobre todo crece entre sectores de las capas medias, fundamentalmente urbanas, una parte de las cuáles todavía estaban con el PSOE. Pero UPyD también se lleva sectores más limitados de las capas medias del PP, en mayor o menor medida en casi todas las zonas del Estado, como explicamos anteriormente, salvo en las nacionalidades históricas donde por su españolismo es una opción residual.

Típico partido que representa a las capas medias que desean la estabilidad y que en una época de crisis dan virajes súbitos a un lado y otro, más tarde o más temprano, en una época tan turbulenta como la actual, UPyD demostrará la inconsistencia de sus planteamientos. En el futuro, cuando el actual gobierno del PP fracase en la tarea de solucionar los irresolubles problemas que tiene pendientes el capitalismo español, es posible que recoja una parte muy limitada de lo que ahora tiene el PP. Sin embargo, más tarde o más temprano será llamado a apoyar los ajustes contra los trabajadores, tal como está sucediendo ahora en Italia, con el gobierno técnico de Monti, gobierno contrarreformista, apoyado por todos los que tienen representación parlamentaria.

CiU recoge en mayor medida que UPyD ese apoyo de las capas medias que todavía tenía el PSOE: suma en su mochila decenas de miles de votos que pierde ERC, los independentistas que prefirieron “tocar poder” en el gobierno tripartito que feneció hace ahora un año. En los últimos meses, ganaron en ERC amplia mayoría los que defendían una opción “nacional” frente a los que querían hacer énfasis en la cuestión “social”. Por lo tanto, pidieron al gobierno de CiU que les tuviera como aliados en el govern catalán, ¡Todo ello en el contexto de la reducción del gasto social en un 10% por parte de CiU! El resultado está a la vista: han perdido votos y descienden hasta cotas mínimas, precisamente ellos, que fueron satanizados hace 8 años por Aznar como antisistema, llegando entonces a los 8 diputados.

Esta misma enfermedad que ERC, la sufrió el BNG. Desde que su antiguo líder, Beiras, sacara el zapato en el Parlamento gallego contra el PP hasta ahora, llovió mucho. Con Beiras acariciaron en Galicia el darle el sorpasso al PSOE, y casi lo consiguieron. Pero luego, cuando se derrotó al PP en las municipales y en las regionales, vino el institucionalismo: el acumular poder en las instituciones, olvidando el trabajo en el movimiento obrero y entre la juventud. Su organización estudiantil desapareció en numerosas facultades. Paradójicamente, en los últimos años en que la CIG (sindicato nacionalista gallego) subió en fuerza e influencia, su alter ego político se desprestigiaba cada vez más ante su bases social que le aupó al poder. Es interesante recalcar cómo IU sube 42.000 votos en galicia, a pesar de que no tenía oportunidad de obtener un escaño. En Vigo, la ciudad más industrial y poblada de galicia, IU escala hasta el 7,20% de los votos, y el BNG baja hasta el 10,50%.

Desde IU debemos de sacar muy serias lecciones de todo esto si queremos ser consecuentes con nuestro discurso básico y con aquellos que nos han votado. Debemos de girar resueltamente hacia el trabajo en la calle, en los barrios, polígonos industriales, sindicatos...

A su vez, esto (la experiencia del BNG y, sobre todo, la de ERC) debe ser motivo de reflexión para todos los militantes y activistas de AMAIUR que cosecharon un magnífico resultado. Mañana también dedicaremos un artículo especial a los resultados en las comunidades de País Vasco y Navarra.

El fracaso del proyecto ecologista EQUO, al que un sector de la burguesía dio toda clase de publicidad, ahora que veían cómo se podía nuclear un claro descontento en torno a IU, ha mostrado un muy sano instinto de clase por parte de los trabajadores y jóvenes que buscaban una alternativa más sólida al fracaso de la socialdemocracia. Incluso en Valencia, donde su aliado local COMPROMÍS sube con respecto a hace 4 años, hay que decir que COMPROMÍS, que desistió de ir en una candidatura con IU, tuvo más votos que ésta en las pasadas elecciones regionales de mayo. COMPROMIS perdió en datos absolutos un 30% de los votos conseguidos entonces. Los datos, en forma de votos, indican que hay una evolución, y que la mayoría de trabajadores y jóvenes ven en IU algo más sólido para enfrentarse al periodo que se nos viene encima, logrando IU superar a COMPROMÍS en las tres circunscripciones valencianas, cosa que no ocurrió en las pasadas regionales.

La abstención

En estas elecciones hay muchas candidaturas pequeñas (voto en blanco, Partido contra el maltrato animal…) que recogen el sentir de jóvenes que acaban de entrar en política y se expresan contra todo el organigrama político manifestando su descontento. Igualmente, eso también lo refleja la subida en casi un punto porcentual del voto en blanco sumado al nulo.

Pero de lo que no se hace eco prácticamente ningún medio es del hecho de que de los 4’3 millones de votos  que pierde el PSOE, no todos van al resto de candidaturas que se presentan. Además, tenemos que tener en cuenta el incremento neto del censo en 0’7 millones de jóvenes nuevos votantes, y que el 15-M ha provocado una afluencia mayor de éstos a las urnas que en otras ocasiones.

Teniendo todo esto en cuenta, y tomando las cifras como aproximativas, a falta de otros estudios más científicos que el nuestro, tendremos que convenir que hay entre 1,5 y 2 millones de votantes que perdió el PSOE que se quedaron en sus casas. Esto, en unas circunstancias económicas tan dramáticas como las actuales y a pesar de tener multiplicidad de opciones políticas, tanto a su izquierda como a la derecha, es una de las cuestiones sobre las que debemos reflexionar más intensamente los militantes de IU.

Repetimos: a grosso modo, en torno al mismo número de votantes que ha conseguido IU, arriba o abajo, antiguos votantes socialistas, han desistido de ir a las urnas, decepcionados con las políticas antisociales ejercitadas por el Gobierno de Zapatero y Rubalcaba… y no vinieron a votarnos a IU, que somos la opción que más se acercaba a sus planteamientos y críticas ¿Por qué? Hay muchas circunstancias. Una de ellas tiene que ver con lo bajo que había caído IU, tanto en representación parlamentaria como en fuerzas social, por lo que no ha sido vista como una alternativa de entidad, antes de conocerse los datos al cierre de las urnas. Pero otra cuestión de peso probablemente también tiene que ver con el hecho de no haber aparecido más claramente en los últimos años como una opción nítida y cualitativamente a la izquierda de la socialdemocracia en crisis.

Perspectivas políticas ¿El PP completará la legislatura?

Incluso, en perspectiva, podemos vislumbrar el desastre final al que se va a enfrentar el PP. El diario El Economista escribía ayer, citando una fuente no revelada, una conversación de Cristóbal Montoro, portavoz económico del PP, con un empresario antes de las elecciones: "‘Si dijéramos lo que vamos a tener que hacer, no nos votaría nadie’, confesaba Cristóbal Montoro, a un empresario y amigo durante la campaña electoral”.

Sin embargo, van a tener que decir, y muy pronto, lo que tienen que hacer, pues los mercados los han recibido con bajadas en la Bolsa y una subida en la prima de riesgo.

“No va  a haber milagros” dijo Rajoy en la noche electoral con cara seria. No, no va a haberlos, repetimos nosotros.

Esperanza Aguirre, la lideresa del PP en Madrid, afirmaba hoy por la radio: “las arcas nos las han dejado vacías”. Parece que el lunes, lo primero que hizo Dª Esperanza fue salir de la sede de la comunidad, en la Puerta del Sol, enfilar la calle Alcalá hasta el Banco de España ¡Y allí se puso a contar el dinero! Esta señora se cree que todavía está en la oposición, para emplear continuamente la demagogia más pertinaz. Pero no, ahora es Gobierno.

Evidentemente, los líderes del PP conocen los fundamentos de los serios males que aquejan al capitalismo español y que son más oscuros que el morado ojo que se le puso al Rey al abrir el fin de semana pasado la puerta de su habitación.

Pero ahora no van a poder recurrir a la palabrería fácil, o al victimismo,…, ahora solo valen los hechos. Los mercados y los acreedores españoles quieren hechos, es decir, dinero. Dinero que vendrá de reducir salvajemente nuestro nivel de vida, así como nuestro débil bienestar social.

Los trabajadores también queremos hechos. A muchos se les prometió empleo con tan solo llegar Rajoy al poder: “restauraremos la confianza”, “afluirán las inversiones”, “crearemos empleo”…

Los más conscientes nos preparamos para las batallas que se avecinan. Sabemos que debemos desde ya hacer una labor de concienciación entre otros compañeros que salieron a la calle en anteriores batallas: el 15M, el 29 de septiembre… Pero sabemos que un sector de los que, por ahora, son menos avanzados, y que votaron incluso al PP se sentirán engañados, traicionados. Odiarán a Rajoy y a Esperanza Aguirre, más aún que a Zapatero. Lucharán una y otra vez por su futuro, por sus familias y sus hijos.

Mañana explicaremos, más a fondo, las razones económicas y sociales que motivarán el fracaso de este gobierno (continuará...).

Segunda parte >>