Mexico
Typography

Calderón y  Cue, corresponsables
El día 15 de febrero  Felipe Calderón realizó una visita a Oaxaca  acompañado por un aparatoso dispositivo de seguridad, que incluyó desde su guardia pretoriana (Estado Mayor presidencial) hasta policías federales y locales, algunos de ellos disfrazados de civil.

La visita puso en evidencia los verdaderos representantes del poder político en la región, particularmente al senador panista Diodoro Carrasco, a quien el “gobernador” Gabino Cue rendía pleitesía una y otra vez; por supuesto no faltó Alfredo Harp  Helú, uno de los principales beneficiarios del fraude Zedillista conocido como Fobaproa- Ibap; no podían faltar  la mayoría de los caciques regionales que ahora no tienen empacho en  inclinarse ante los actuales representantes del poder estatal y federal. La actitud  de estos testaferros no es rara, sea cual sea su religión su dios siempre es el poder.

La luchas revolucionarias del 2006 están presentes entre el pueblo organizado oaxaqueño, no se olvida que fue Felipe Calderón quien avaló la represión, -asesinatos y tortura incluidos-, que implementó Ulises Ruiz, en contra del movimiento popular de la APPO. En estas circunstancias  era natural que la sección XXII del sindicato de maestros, junto con el cumulo de organizaciones populares se manifestaran.


Para el pueblo trabajador  la candidatura de Gabino Cue era vista con incomodidad, especialmente debido a que era apadrinada por el panista Diodoro Carrasco y por la participación del propio PAN, cuya votación histórica en Oaxaca nunca ha rebasado ni el 5 % del total, no obstante se contemplaba como la posibilidad de hacer a un lado a Ulises Ruiz y a su sucesor. Incluso figuras del PRI como José Murat, ex gobernador, habían marcado distancia del culpable de más de veinte asesinatos durante las jornadas revolucionarias del 2006.


Las elecciones del  año anterior y la llegada del propio Gabino Cue se debió en mucho a un rechazo tanto al gobierno federal  como al local priista, aún a pesar del propio Cue, por ello es un afrenta que  al mismo tiempo que se recibe con los máximos honores a Felipe Calderón, cómplice de las muertes de los combatientes de la APPO, se finja demencia ante la violencia que los cuerpos represivos federales y locales desataron durante más de 7 horas en contra de manifestantes pacíficos.


Por supuesto las masas estaban en su legitimo derecho a defenderse; las cargas policiacas, las balas de goma y los gases lacrimógenos fueron respondidos con lo que se podía; palos piedras y los propios puños, de tal modo que pese a que los represores lograron impedir que los manifestantes llegaran a los sitios donde convivía la mafia en el poder, la manifestación se logró sostener todo el día sin dispersarse, e incluso infringiendo severos daños a las fuerzas policiales ( 17 heridos según reportes oficiales contra 15 manifestantes).


La respuesta no se limitó al día 15, el 16 decenas de miles de trabajadores reaccionaron con manifestaciones que nuevamente paralizaron la capital del estado. Hoy en día la APPO puede presumir parafraseando a Mark Twain “los rumores sobre  mi muerte son un tanto exagerados”
Son múltiples las lecciones que se pueden extraer de la provocación estatal y de las tareas de los próximos meses para el movimiento de los trabajadores del campo y la ciudad tanto en Oaxaca como en México


Tanto Gabino Cue como Malova en Sinaloa o Rafael Moreno Valle en Puebla no son en realidad candidatos de uno u otro partido, son la carta de la presidencia de la república, en este caso los candidatos de Felipe Calderón, que presenta en forma  de coaliciones para aprovechar  el desprestigio de los gobiernos locales y para colocar incondicionales suyos. Para vergüenza de los  dirigentes de PRD, PT y Convergencia, partidos que justificaron dichas alianzas, el PAN gobierna con los votos de las masas de izquierda incluso en estados donde su presencia como tal es nula.


No debemos caer en el juego, elegir entre un panista travestido o un priista, es lo mismo que decidir entre la horca o el fusilamiento.


Por otro lado el instinto de las masas al votar contra el PRI no fue incorrecto, en realidad la reacción estaba justificada pero el gobierno junto con sus cómplices la manipularon, lo que hace falta es dar un lucha para impedir que maniobras como la coalición entre partidos de izquierda y el PAN se realicen. Pugnando por la unidad de los partidos de izquierda comprometidos por un programa socialista.


A mismo tiempo las organizaciones sociales de los trabajadores debemos fortalecer instancias de unidad de acción como la APPO, la cual, a pesar de la severa represión de los tiempos de Ulises Ruiz, ha mostrado ser una verdadera escuela de formación  para decenas de miles de trabajadores en Oaxaca.
Al mismo tiempo sería un error caer en la consideración de que es inútil votar, más bien de lo que se trata es el impedir las maniobras de la presidencia, es decir la alianzas, y promover verdaderos representantes del pueblo responsables ante instancias como la APPO y las bases del PRD y el PT.


La lucha de los trabajadores de Oaxaca nuevamente debes es el foco de atención de todo el país, debemos denunciar el carácter represor del régimen panista y de sus aliados aliancistas. Brindado apoyo total a la organización y a la lucha de la APPO, particularmente de las bases magisteriales de la sección XXI del SNTE.


Tenemos muchos motivos para unir las luchas y dar la batalla en todos los frentes; en el frente sindical el peligro de una contrarreforma laboral se hace cada vez más claro; en el campo el alza de los precios de los granos básicos se combina con la catástrofe agropecuaria que no ha convertido en uno de los mayores importadores de alimentos; la delincuencia gana cada vez más espacios, muchas veces con la colusión del propio gobierno.  Los ataques a derecho básicos como la libertad de expresión  son cada vez más agudos.


Es necesario preparar una lucha como la que los pueblos árabes están emprendiendo por su liberación en este contexto la lucha de los profesores de la sección XXII y la APPO significan un paso adelante.


Viva la respuesta organizada de los trabajadores
Abajo las alianzas con la derecha
Por la unidad de acción frente a los ataques del gobierno