El Gobierno del PP blinda los grandes negocios de AENA y EULEN imponiendo un laudo arbitral obligatorio a los trabajadores de El Prat

Escrito por Jesús Díaz de Durana Domingo 20 de Agosto de 2017
Imprimir

“El gobierno del Estado moderno no es más que el comité de administración de los intereses comunes de la burguesía” Karl Marx

El Gobierno del PP ha decidido aplastar rápidamente la lucha de los trabajadores de El Prat. Los grandes intereses del sector turístico en temporada alta, el miedo a la extensión de la huelga al resto de los aeropuertos, cuyos trabajadores están en circunstancias similares, han decidido al gobierno a desplegar toda la artillería contra un pequeño grupo de trabajadores (350) en lucha.

El PratPrimero fueron las presiones de la empresa a los trabajadores, luego vinieron unos servicios mínimos del 90% que inutilizaron, de hecho, el derecho de huelga de los trabajadores de El Prat. Como persistieron en su lucha y rechazaron la propuesta de mediación de 200 euros en 12 pagas, que no cubría ni los salarios que tenían con anterioridad, metieron a la Guardia Civil en los arcos y escáneres para presionar y acabar con las colas. Finalmente, para erradicar todo vestigio de lucha y mandar un mensaje a los demás trabajadores del sector han decidido de forma absolutamente extraordinaria decretar el nombramiento de un árbitro, para que en el plazo de 10 días, hasta el 28 de agosto, fije las condiciones de trabajo que han de aceptar obligatoriamente los trabajadores de El Prat. El Gobierno ha designado a Marcos Peña, presidente del Consejo Económico y Social, que elaboró el acuerdo de la estiba.

¿A que viene esta reacción del Gobierno del PP totalmente extraordinaria e insólita?

La economía está creciendo 15 trimestres consecutivos. El turismo, está viviendo una auténtica edad de oro, debido a los problemas de los destinos turísticos del Mediterráneo, entre otras razones; en estas circunstancias no se pueden permitir problemas como los de El Prat.

Los trabajadores ven los grandes beneficios de las empresas para las cuales trabajan. Los datos publicados por InfoLibre el 16 de Agosto sobre Eulen Seguridad son muy claros y concluyentes. Esta empresa gestiona los filtros de seguridad de 21 aeropuertos de este país, incluido El Prat. El salario medio de los empleados se redujo en un 11.7% entre 2012 y 2016, pasando de 22.223 euros brutos a 19.630 euros brutos año. Sin embargo los administradores de la sociedad, los hermanos Álvarez, percibieron como emolumentos en 2016, 288.000 euros, un 20% más que el año anterior.

Lo mismo podemos afirmar de los otros grandes beneficiarios  AENA y ENAIRE las dos empresas propietarias de la gestión aeroportuaria, empresa semipública que gestiona la red de los 48 aeropuertos del país y que es la empresa que ha subcontratado a Eulen atornillando los precios.

Los sindicatos de AENA han convocado 25 días de huelga a partir del 15 de Septiembre. El grupo Aena, compuesto por Aena y Enaire, entidad pública que es propietaria del 51% de Aena tiene 8.200 trabajadores.

Las reivindicaciones de los trabajadores de Aena son: recuperar el poder adquisitivo perdido en los últimos años, que valoran en el 8%, la contratación de 700 trabajadores que cubran las bajas del grupo, así como revertir la precarización del empleo y la devolución de los derechos laborales perdidos.

Los trabajadores exigen estas mejoras porque Aena incrementó casi el 40% sus beneficios en 2016, por valor de 1.164 millones de euros. Así mismo los trabajadores de Aena denuncian incrementos de productividad del 18%. El tráfico aéreo sigue aumentando, un 5,9% más de vuelos y un 8,8% más de pasajeros. Todo este incremento de trabajo se realiza sin incrementar la plantilla.

Estos datos explican claramente el porqué de estas movilizaciones de Eulen y de Aena y también la reacción del Gobierno del Partido Popular que se ha constituido en la voz de su amo, los grandes intereses del sector turístico y las grandes empresas como Eulen y Aena. El Gobierno PP quiere unificar la situación de la contratación pactando con los grandes sindicatos y la patronal un marco de referencia, que desde su punto de vista evite conflictos como los de El Prat. Pacto que, en la mejor de las hipótesis, marcaría un salario mínimo sectorial que evitase la posibilidad de salarios cada vez mas cercanos  al SMI. Como afirma el responsable de Aproser, patronal de las grandes empresas de Seguridad, la mediación que ha ofrecido la Generalitat “no es extrapolable al sector, es imposible, venimos de una crisis tremenda”.

Como mejor contrapunto, la voz de un trabajador de Eulen que ha difundido este mensaje que, por su expresividad, nos hace ponernos en su lugar:

Para los que no entiendan nuestro derecho a la huelga, me levanto a las 2,45 cobrando 1000 euros al mes, en una Barcelona carísima y trabajando en un sitio que nos cobran por aparcar. Eso no es nada comparado con lo que viene. Cuando con la crisis nos fueron quitando el plus de productividad y el plus de Aena, que ahora pedimos entre otros derechos expropiados, y encima sin carácter retroactivo, lo entendimos y no dijimos ni media. Hemos estado 5 años sin pedirlo porque aun y así no existían los problemas que hoy sufrimos los vigilantes del Prat desde Julio de 2016 que se fue Prosegur y entró Eulen con una licitación a la baja.

Nos tuvieron hasta casi diciembre en manga corta, congelados sin ropa de invierno y sin poder abrigarnos con prendas nuestras al ver que otros compañeros que lo hicieron fueros despedidos sin derecho a nada.

Eulen poco a poco empezó a recortar el personal para subsanar el error presupuestario que cometió en esta licitación, pero se les fue de las manos y comenzó a haber faltas de relevos para aseos hasta el punto de ver a una compañera manchando por menstruación sin poder abandonar el puesto. Hace unas semanas estuvimos desde las 5 hasta las 11.30 sin relevos, lo pedimos porque mi compañero se orinaba mucho y tanto tardaron en venir que se lo hizo encima. Al faltar vigilantes y no solo relevos, nos obliga a aumentar el ritmo y realizar atajos en la operativa para que no se creen colas y créanme que aunque la seguridad al 100% no existe, la velocidad no es compatible con la seguridad. Todo ello con controles de seguridad de la Unión Europea, del Gobierno y de la propia empresa que nos mete bombas de mentira para ver si las detectamos. Si por culpa de las prisas de una mala gestión empresarial se nos colase una bomba y matase un familiar vuestro, ¿A que no les gustaría? No impedimos las salidas y entendemos vuestro derecho a la libre circulación. Les ayudamos en lo que podamos, pero entiendan ustedes nuestro derecho a la huelga. Una huelga que solo va a dejar de funcionar el 10% del servicio. Cuando reforzaron la Guardia Civil en el Prat no fue para garantizar vuestro derecho a la libre circulación, fue para presionarnos y multarnos para que llevemos un ritmo alto. Lo que indica que tanto a Eulen, Aena y De la Serna no les importa nada vuestra seguridad, lo único que les importa es seguir disfrutando tranquilamente del dinero de los demás.

Quienes les fastidian las vacaciones no somos los trabajadores sino los políticos y mafiosos del monopolio aéreo.

Nosotros solamente aplicamos el 100% del control de seguridad y llevamos el mismo ritmo que antes, cuando estábamos la plantilla al completo, antes de que entrara esta empresa tan avariciosa y tan incompetente llamada Eulen. Vergonzoso lo que Aena y Eulen han hecho con la seguridad de un aeropuerto internacional. Un gobierno competente lo hubiera solucionado rescindiendo el contrato y sacando la licitación en una subasta al alza a partir de un mínimo garantizado calculando según vigilante y hora e ingresando la cuota superada  sobre ese mínimo la empresa adjudicataria a la concesionaria. Pero el Gobierno prefiere cubrir sus intereses, aunque tenga que gastarse el doble de lo que nos robaron reforzando las fuerzas y cuerpos con el dinero de los demás. Así que entiendo vuestras molestias y preocupaciones y no pretendo convencerles de nada, solo informarles. No obstante, mis compañeras y yo les deseamos las menores molestias posibles y que tengan un feliz viaje. Y a todos.

Al terminar de escribir este artículo, nos ha golpeado la brutalidad ciega, atroz, de los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils que ha dejado un reguero de muertos y heridos y una sociedad traumatizada. El Comité de Huelga de los trabajadores de El Prat ha decidido suspender la huelga temporalmente e incorporarse al trabajo. Como siempre, este ataque terrorista es absolutamente reaccionario, va contra los intereses de la clase trabajadora, consigue oscurecer y desenfocar las luchas sociales y favorece los intereses del capital.

Socialismo o barbarie: hoy más que nunca corresponde a la clase trabajadora, unida a sus hermanos inmigrantes y refugiados que huyen de la barbarie causada por el imperialismo, solucionar este dilema.