Pagina principal Estado Español Sindical Morón: trabajador muerto por golpe de calor. No son accidentes laborales, son asesinatos. La izquierda debe organizar una respuesta

Morón: trabajador muerto por golpe de calor. No son accidentes laborales, son asesinatos. La izquierda debe organizar una respuesta

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Al finalizar la tarde del 12 de julio un trabajador de 54 años fallecía mientras trabajaba asfaltando una carretera que va desde Pruna a Morón, en Sevilla. Los hechos se produjeron en plena ola de calor que ha llevado los termómetros a superar los 43º a la sombra en Morón el mismo día de los hechos, y en un período en el que por convenio los trabajos en la construcción deben finalizar el trabajo a las 14:30h.

carreteraasfalto 300x169Según CCOO, el fallecido, después de trabajar desde las 09:00 horas, comenzó a sentirse mal sobre las 18:00 horas. A las 21:00 horas es cuando llegaba el aviso al centro coordinador de emergencias 112 del triste suceso... UGT ha denunciado a la empresa  (Maygar), contratada por la Junta en ésa y en otra obra (mejoras de la carretera Morón-El Arahal), por incumplir la ley de prevención y el convenio.

En un comunicado la secretaria de Comunicación de la central sindical de Sevilla, María Iglesias, asegura que Maygar ha incumplido el convenio de construcción de la provincia de Sevilla, en el que se especifica que la jornada de verano es intensiva y se desarrolla en horario comprendido entre las 7:30 horas y las 14:30 horas. Además, la obra la promueve la Junta de Andalucía y, según UGT, es la «que tiene que garantizar el cumplimiento de los convenios y las medidas de prevención de Riesgos Laborales».

Según el sindicato afirmó textualmente, la empresa tiene «serias dificultades para el cumplimiento de la normativa en la materia y, por ello, está constantemente vigilando el cumplimiento». Basándonos en los hechos, más que tener "serias dificultades", podemos decir que la empresa explota a los trabajadores, en algunos casos hasta la muerte, sacando suculentos beneficios limpios de dinero público mientras la administración mira para otro lado. La empresa Maygar tiene más del 72% de los contratos laborales en situación de precariedad. De hecho, una de las cuestiones que tendrá que determinar la autoridad judicial son los numerosos testimonios planteados en público sobre dicha empresa donde se habla de inmigrantes trabajando por 3,50 euros la hora en obras como la mencionada.

Como ha planteado en rueda de prensa el diputado andaluz de Unidos Podemos Miguel Ángel Bustamente, que ha presentado una pregunta parlamentaria en el Congreso de los Diputados sobre esta cuestión  "...es una muerte que se podía evitar, una muerte consecuencia de la avaricia de un sistema capitalista que prioriza el beneficio inmediato y rápido frente a las condiciones dignas de trabajo de la clase trabajadora". [Fuente:http://www.eldiario.es/politica/Unidos-Podemos-Congreso-Moron-Sevilla_0_664934360.html ]. Ahora bien, como en la misma rueda de prensa reconoció el compañero informando de otras preguntas preguntas parlamentarias formuladas hace meses, las respuestas del gobierno a este procedimiento tardan bastante ¿La izquierda política y sindical se debe limitar a denunciar judicial y parlamentariamente para acabar con este afán explotador que no conoce límites?

Ahora es el verano. Ahora es cuando llevamos tres trabajadores, desgraciadamente, muertos por golpes de calor. Pocas horas después, en Badajoz otro trabajador era internado, aquejado del mismo mal. Afortunadamente, el compañero evoluciona favorablemente en este caso. Increíblemente, 24 horas después de lo acontecido, y cuando el caso ha tenido gran repercusión en medios nacionales, algunos de nuestros principales dirigentes ni siquiera han hecho mención a este paradigmático ejemplo que demuestra cómo crecen los beneficios empresariales en el sector, y cómo se está reactivando el sector de la construcción, en gran parte a la vuelta del dinero público, mientras nuestras condiciones laborales no hacen sino deteriorarse.

En la obra donde el obrero trabajó hasta su muerte, el día de antes, como los anteriores, se cobraba por horas, no había convenio. Tantas horas, tanto cobras... Si protestas, no vuelves... No soportó temperaturas de 40 grados, no. Ni las más de 43º que se alcanzaron a la sombra en Morón y que nos quitó esa noche el sueño a más de uno. Padeció el trabajar de sol a sol, manejando una masa de asfalto que oscila entre 120 y 180º, murió abrasado por dentro.

¿Acaso este veterano trabajador de 54 años, habitante toda su vida de la campiña sevillana, era un imprudente que no conocía las consecuencias de trabajar de sol a sol? Claro que sí las conocía, pero fue obligado por las normas que rigen este sistema voraz ¿Cuántas oportunidades hay para un trabajador de 54 años frente a los más jóvenes u otros colectivos aún más necesitados? Así rige este sistema. El dueño de construcciones Maygar, que recibe numerosas adjudicaciones de obra púbilca en AAPP,es vocal de la patronal CEACOP (Círculo de Empresas Andaluzas de la Construcción, Consultoría y Obra Pública). A la mañana siguiente del deceso seguía incumpliéndose el convenio en esta obra que seguía financiándose con dinero público y donde los trabajadores no ven un inspector ni siquiera cuando un compañero es achicharrado y quemado flagrantemente hasta su muerte. 

La izquierda sí reaccionó en MorónIMG 20170713 WA0128

Los compañeros del círculo territorial de Podemos de Morón de la Frontera, junto con toda la izquierda del pueblo, convocaron en pocas horas una concentración de repulsa que se llevó a cabo nada más conocerse el acontecimiento en la capital de la campiña del sur de Sevilla. Así, ayer jueves, más de un centenar de personas se concetraron en en centro de Morón de la Frontera convocados espontáneamente por activistas y militantes de organizaciones de la izquierda (Podemos, IU, AMA, SAT…).

Desde Lucha de Clases condenamos estos hechos como un acto de terrorismo contra la clase trabajadora. El Gobierno del PP es el responsable último de esta tragedia como instigador de la precarización cada vez más brutal en todos los sectores de la producción. Desde la última reforma laboral los contratos eventuales no han hecho más que crecer, junto a un derrumbe cada vez más acentuado de las condiciones de trabajo.

La izquierda no sólo debe limitarse a denunciar estos hechos, la izquierda debe luchar. Los sindicatos deben convocar un paro en todas las obras del país. Hay un gran cabreo y frustración ante estas horribles condiciones que pugna por salir, pero no encuentra un referente con el que expresarse. Hay un agravante a la propia muerte, y es que no tenga consecuencias hasta llegar al final pasando por toda la cadena de responsabilidades. La historia no conoce las arrugas, las canas, las quemaduras, las noches de imsomnio por preocupación; en los libros no se escriben estos padecimientos. Este compañero, en la historia oficial pasó a la des-historia. Para nosotros no: se llamaba Rafael Luque, tenía 54 años, casado y con dos hijos. Su último trabajo fue el de peón caminero, y el mejor homenaje a él es luchar, luchar sin desmayo para acabar con la necesidad que provoca este sistema; la necesidad que padeció un hombre consciente, que le llevó a la muerte; y tantas otras necesidades, no menos injustas.