Pagina principal Estado Español Sindical Procavi: Éxito en la huelga del sector de aves y conejos

Procavi: Éxito en la huelga del sector de aves y conejos

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Los pasados 11 y 12 de abril, CCOO y UGT convocaron una huelga a nivel estatal en el sector de aves y conejos. Sector al que pertenece Procavi, el matadero de pavos con sede en Marchena (Sevilla), cuyas condiciones de sobreexplotación ya han sido denunciadas por este medio.

piquete procaviPiquete a las puertas de Procavi. Nadia, sentada, la segunda por la izquierda

Las reivindicaciones en esta huelga eran la subida de los salarios del IPC + 0,5% (con un mínimo del 2%), la descongelación de la antigüedad, el mantenimiento de los dos días de descanso consecutivos y asegurar un descanso de 10 minutos cada 3 horas, ya que este tipo de trabajo es totalmente repetitivo.

Sin duda, la huelga se ha desarrollado de forma exitosa en Procavi. En primer lugar, por el alto nivel de participación por parte de los trabajadores y trabajadoras, tanto de la empresa matriz como de las diferentes subcontratas (un 75% en la primera jornada de huelga y un 90% en la segunda). Como consecuencia de ello, se ha logrado la paralización de la producción en Procavi, lo que supone un duro golpe contra la intransigencia de la patronal.

Además, ha sido muy importante para nosotros contar con familiares, ex-trabajadores y  trabajadores de otras empresas que han apoyado esta huelga, participando activamente en los piquetes, lo que demuestra un gran nivel de solidaridad entre la clase trabajadora de la zona.

No podemos olvidar que Procavi es una empresa con un nivel de subcontratación muy elevado, algo que durante años nos ha mantenido dividido a los trabajadores. Afortunadamente, la convocatoria de huelga en el sector ha conseguido que se haya creado un ambiente de unidad y fraternidad, que será difícil de romper. Y esta unidad no sólo se ha dado entre los trabajadores de las diferentes  organizaciones sindicales participantes (CCOO, UGT y SAT), también ha facilitado la colaboración entre los sindicatos y las organizaciones políticas que participan en la plataforma de apoyo a la dignificación de las condiciones laborales en Procavi (Podemos, Izquierda Unida y candidaturas municipalistas de la zona).

Pero esta unidad no solo se vivió en los dos días de huelga. En los días anteriores a la misma, los delegados de las diferentes empresas nos coordinamos para organizar los piquetes e informar a los trabajadores. Además, en este sentido también contamos con la colaboración de la plataforma de apoyo, que también realizó una labor informativa a través de reparto de octavillas. De esta forma, se consiguió neutralizar las amenazas de la empresa, que usaron “reuniones informativas” en la que, según ellos mismos decían, “avisaban” de las consecuencias de secundar la huelga.

Además de este intento de implantar el terror en la planta, con el objetivo de frenar la huelga; la empresa no dudó en hacer uso de la provocación durante los dos días de huelga con una dotación desproporcionada de la guardia civil  y de seguridad privada, demostrando así cómo empresas de la envergadura de Procavi pueden contar con las fuerzas del Estado para defender los intereses del capital y entorpecer el derecho fundamental de huelga.

Pero lo que ocurre en esta empresa no es algo aislado. Es sólo un ejemplo concreto más de la degradación generalizada de los derechos laborales que sufrimos la clase trabajadora por imposición de la burguesía, que no duda en usar todos los medios, incluso ilegales como entorpecer el derecho de huelga, para seguir sacando una mayor tajada de nuestro trabajo. En los últimos años, ha tenido la excusa de la crisis pero el cuento se les ha acabado. Si el crecimiento ha llegado, ¿por qué los trabajadores seguimos perdiendo poder adquisitivo? ¿Por qué no podemos tener los descansos mínimos que necesitamos para no perder la salud en el trabajo? La respuesta es bien sencilla, sus beneficios se maximizan a costa de nuestra salud y nuestro salario. En Procavi, pero también en cualquier sector productivo.

Sabemos que mientras no se logre instaurar una alternativa, no habrá solución completa. Necesitamos una economía socialista que ponga el interés de nuestra clase por encima de los intereses del capital. Por mi parte, seguiré fortaleciendo la lucha y la organización de los trabajadores y trabajadoras, ya que nosotros somos los únicos que podemos poner solución a nuestros problemas. No podemos olvidar que, por mucho que los grandes empresarios nos quieran vender que ellos son los que crean riqueza, la verdad es que somos nosotros los que sacamos la producción adelante. O, como en estas jornadas de huelga, los que decidimos que la producción se para.

Banner