Mexico
Typography

López Obrador está realizando una gira por los 125 municipios del Estado de México en una batalla franca contra el ala de derechas del PRD, representada por Nueva Izquierda y ADN, que están impulsando una alianza con el PAN para la elección gubernamental. AMLO ha defendido que no podemos aliarnos con el enemigo, con un partido que ha atacado al pueblo de México como lo hizo al aplicar toda una serie de reformas contra los trabajadores o despedir a más de 40 mil electricistas. Ha señalado que el candidato del Estado de México debe provenir de las bases de los partidos PRD, PT y Convergencia y que es la alianza de estas bases la que buscamos.


 

Al momento de escribir este artículo se está librando un duelo entre los oportunistas chuchos y una alianza de izquierda que se ha posicionado con AMLO. Se ha aprobado que el partido no vaya a una alianza con el PAN aunque los chuchos tienen más fuerza en el aparato e impugnarán tratando de revertir esta decisión que expresa el sentir de las bases. La alternativa está en lo que ha dicho AMLO: la organización de la militancia. Si estamos bien organizados y damos una batalla franca dentro del partido podremos evitar esta alianza.
AMLO ha dicho que este movimiento prioriza a los más pobres. Parafraseando a José Martí en Ecatepec, un municipio obrero, dijo: “Con los pobres de mi tierra mi suerte quiero echar”. Recordó que la lucha encabezada por Morelos e Hidalgo se apoyaba en los humildes, lo mismo pasó con Juárez y la reforma y con la Revolución Mexicana de Villa y Zapata. Estos son las tres revoluciones que han transformado México. Haciendo una comparación con esos grandes acontecimientos López Obrador calificó nuestra lucha como la cuarta transformación del país. En escancia esto significa que necesitamos otra revolución lo cual no es descabellado, primeramente porque necesitamos acabar con este injusto sistema capitalista. Una revolución necesita el motor de las masas, que deben luchar conscientemente por transformar su destino y en nuestro movimiento hemos contado con la participación activa de un pueblo que se han organizado en torno a AMLO, la CND, el PRD, el gobierno legitimo, etc. para transformar profundamente nuestra realidad.
La primer batalla es contra la burocracia de derecha encabezada por Jesús Ortega para evitar la alianza con el PAN, de no conseguir este objetivo AMLO plantea impulsar un candidato que pueda ir a nombre del PT y quizás Convergencia y que pueda ser apoyado por todo el movimiento, incluyendo los militantes de base del PRD. Pero además de un candidato de la base necesitamos un programa radicalmente diferente al de la derecha, es decir, uno en el que se defiendan firmemente los intereses de los obreros, campesinos y jóvenes de la entidad. Se deben tomar medidas de control hacia los dirigentes, que deben poner el ejemplo con la política de austeridad comprometiéndose desde ahora a no ganar más que un obrero calificado.
Las elecciones en el EdoMex son el laboratorio del 2012, tienen gran trascendencia. El actual gobernador de la entidad, Enrique Peña Nieto, es el principal candidato de la burguesía para suceder al Espurio Calderón. De igual forma que hoy quieren los chuchos aprobar la alianza con el PAN querrán bloquear la candidatura de AMLO dentro del PRD. Se dará una lucha fuerte en el interior del partido para evitar que los burócratas de derecha consigan sus objetivos, pero de igual forma si empleamos una táctica incorrecta y los chuchos consiguen bloquear a AMLO, no estará descartado que éste contienda en el 2012 bajo el registro legal del PT y en oposición al aparato del PRD. Por eso debemos participar activamente, fortaleciendo las estructuras de base, dando la batalla dentro de las estructuras del PRD y movilizándonos para tener los candidatos y el programa que necesitamos los trabajadores del EdoMex y el país.