Pagina principal Estado Español Sindical Lucha obrera en Morón: Residencia Cantarranas

Lucha obrera en Morón: Residencia Cantarranas

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Contra la explotación y la persecución sindical

El pasado jueves 11 de junio las trabajadoras represaliadas por la dirección de la Residencia Asistencial Morón dieron un nuevo aldabonazo público al convocar una manifestación por las calles del pueblo, que fue seguida por unas 300 personas. Además del SAT, participaron también otras asociaciones, colectivos y partidos políticos mostrando el apoyo a las reivindicaciones.

Se insistió una vez más en la verdadera causa de los 15 despidos, hechos algunos a traición (con engaños) y otros con descaro: sin duda la avaricia sin límites de ganancias, por encima de derechos laborales y de la calidad necesaria para la actividad asistencial de los residentes.

Ya, en un artículo anterior (ver Residencia Asistencial Morón: Más de un año de lucha por los derechos y la dignidad) hemos explicado los antecedentes de este conflicto.

En la manifestación reinó en todo momento un ambiente combativo y decidido a dar continuidad a la lucha hasta llegar a una solución que pasa, según demanda el colectivo, por la readmisión en sus puestos de trabajo.

Los compañeros que pertenecemos a la corriente marxista Lucha de Clases y que participamos en el círculo local de Podemos, que también asistió con una buena representación, seguiremos apoyando esta lucha en la que consideramos que se están defendiendo justamente los derechos y la dignidad de una parte de la clase trabajadora de Morón.

Desde nuestras filas aprovechamos para denunciar el intento por parte de la dirección del centro de confundir sin éxito a la población, pretendiendo presentar a la opinión pública un falso conflicto entre la plantilla actual y la represaliada. Según denuncian las trabajadoras represaliadas y, admiten las propias trabajadoras actuales, los impagos ya se están produciendo de nuevo y la racanería en los medios asistenciales continúa a pesar del marketing en los medios locales. Faltan más recursos y la readmisión de las trabajadoras despedidas no significa que las actuales deban ser sustituidas; el camino para hacer viable en términos de calidad la residencia es ampliar la plantilla garantizando los empleos, y para ello es necesario reducir los salarios de los gerentes y los beneficios de los propietarios, que llenan sus bolsillos a base de subvenciones de cientos de miles de euros al año de la Junta de Andalucía y del robo en forma de impago de horas y atrasos de salarios. Por ello, llamamos a desenmascarar las mentiras y falsedades que están vertiendo para empañar la verdad. Consideramos más que nunca necesaria la unidad de los trabajadores frente a los que viven de sacar rédito de la división y del abuso cotidiano.

Nos hacemos eco también de la campaña de recogida de firmas que están llevando a cabo las trabajadoras por los barrios, explicando su situación y pidiendo el apoyo para ejercer la presión necesaria para que las autoridades implicadas (Junta de Andalucía y en parte el gobierno local) reaccionen ante los atropellos sistemáticos.