Pagina principal Estado Español Izquierda Unida IU Andalucía en el gobierno de la Junta de Andalucía. Crece la contestación interna

IU Andalucía en el gobierno de la Junta de Andalucía. Crece la contestación interna

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

En los últimos meses, IU en Andalucía (IULV-CA), a raíz de la entrada en el gobierno de la Junta de Andalucía de la mano del PSOE, vive una situación de debate interno sin precedentes en la historia reciente de la organización.

Reblate_logoEl resultado que obtuvimos en las elecciones del 25 de marzo está en consonancia con el cambio que acometió IU a raíz de su última Asamblea Federal, en diciembre de 2008, y la elección de Cayo Lara, profundizando en su discurso anticapitalista, que entroncó con la asimilación cada vez más consciente de las consecuencias de la crisis capitalista por parte de la clase trabajadora. Estos años de trabajo volcados en la calle, en los movimientos sociales y las luchas obreras, con un discurso que marcaba claramente las distancias con la socialdemocracia de derechas del PSOE, dieron su fruto.

Un pacto con el PSOE y un Referéndum en los que prima la desinformación ante la base

De cara al referéndum interno que se organizó, para aprobar o no la entrada en el Gobierno de la Junta, debido a la insistencia de la mayoría de la dirección y al poco tiempo de debate, se impuso la confianza de la mayoría de la militancia en su dirección, en un contexto en el que IU estaba al alza. El acuerdo programático con el PSOE y la entrada de nuestros compañeros en el gobierno de la Junta fue apoyado de forma mayoritaria por nuestra militancia, [1] y despertó enormes ilusiones en nuestra base social y en los movimientos con los que confluimos, especialmente en los sindicatos de clase (de hecho las direcciones regionales de UGT y CCOO fueron de los más entusiastas defensores del acuerdo).

A los compañeros de la mayoría de la dirección regional se les olvidó informar sobre aspectos centrales de lo que significaba gobernar con “este” PSOE en mitad de la más grave crisis capitalista en los últimos 100 años.

Todavía no se ha informado directamente a la militancia por parte de nuestra dirección sobre que el Gobierno de Griñán, el 18-04-12, días antes de nuestro Referéndum, adoptó un ACUERDO DE NO DISPONIBILIDAD DE CRÉDITOS, que se nos mantuvo oculto, que condiciona la aplicación del plan de Gobierno al otorgar “un margen de seguridad a la ejecución del gasto en función de la evolución real de los ingresos a lo largo del ejercicio”. Es decir, dinero que no se recauda, dinero que  no se gasta.

Esto es muy grave porque la política recaudatoria de la Junta de Andalucía había resultado un fracaso completo, como no podía ser de otra manera, en base a la tremenda crisis del capitalismo que estamos teniendo:

- Por ejemplo, en el año 2010, la Junta aprobó en su Presupuesto recoger 33.738 millones de euros en impuesto. Finalmente recogió 29.394 millones.

- En 2011 (año en que la economía creció un 0’2%) la Junta presupuestó recoger en impuestos 31.682 millones de euros. Tan sólo recogió 25.168 millones de euros. [2]

Es decir, en tan solo dos años, hubo un desfase negativo de más de 10.800 millones de euros, que se solucionó básicamente recurriendo al endeudamiento (como en todas las comunidades autónomas, que suponen el principal disparadero del descontrol del déficit del Estado español).

La situación para este año va a ser mucho peor. Unicaja prevé que la economía andaluza caiga un -2’5%, pero en el Presupuesto finalmente presentado al PP por la Junta (bastante optimista) se prevé que la economía andaluza caiga solo un -0’8%.

Este año, las previsiones de recogida de impuestos se van a frustrar en mayor medida que en años anteriores, en varios miles de millones más: esto significa, en base al Acuerdo de Griñán, previo a nuestro Referéndum “DE NO DISPONOBILIDAD DE CRÉDITOS”, que la acción de Gobierno de Griñán va a ser fundamentalmente contrerreformista, de recortes continuos. El PSOE necesitaba una “muleta de izquierda” en la que apoyarse, obteniéndola fácilmente en nuestros dirigentes regionales que no veían otra cosa que no fuera “tocar poder” y que han conseguido que la autoridad de IU se resienta de manera notable, empezando a afectar a la credibilidad de la organización a nivel estatal.

La reacción de los trabajadores

Los trabajadores en Andalucía (y la mayor parte de los militantes de IU) no conocen las cifras mencionadas más arriba, pero se basan en su experiencia. Han bastado 46 días de gobierno para que esas ilusiones se transformen en indignación y frustración. El recorte de 2.700 millones de euros, correspondiente a los presupuestos de 2012 que IULV-CA rechazó en el Parlamento, ha sido aceptado por nuestros tres compañeros en el Consejo de Gobierno después de fracasada la negociación con los sindicatos.

Un recorte que cae íntegramente sobre los trabajadores del sector público, sobre la sanidad y la educación andaluzas, y que malamente se corresponde con nuestras promesas de campaña. Y, recordemos, este recorte no va a ser el último, ni el más grande, debido al fracaso inevitable de la política recaudatoria en este contexto.

Ofrecimos a los andaluces ser un baluarte contra la derecha y contra las políticas de derechas, y a las primeras de cambio aceptamos un ajuste "por imperativo legal", negándonos la posibilidad de dirigir la indignación de los trabajadores contra las políticas de la burguesía. El desastre ocasionado es cada vez más monumental: ya en la manifestación de la Huelga de enseñanza del 22 de mayo, en Málaga IU recibió abucheos. Pero, cada vez más, le decepción con nuestra organización se transforma en creciente indignación. Por ejemplo, en mi ciudad, Granada, no hubo una sola bandera de IU en la última manifestación de los sindicatos del día 20 de junio ¡Y no fue la única capital andaluza en que esto ocurrió! Eso sí, el escarnio público que recibió IU fue visto por todos.

Ahora, la mayoría de la dirección andaluza argumenta (Boletín nº 15 del Consejo andaluz de IU) que todos lo recortes se deben a:

“la reducción de las transferencias del Estado a nuestra comunidad autónoma, único origen de los recortes provocados directamente por el gobierno central…”, para luego hacer una crítica genérica al capitalismo.

Pero es que otros líderes de IU que se opusieron al pacto, asambleas, así como en los artículos de LUCHA DE CLASES ya se avisó de estas expectativas infundadas que se iban a ver frustradas, al asumir entrar un gobierno capitaneado por los dirigentes socialdemócratas de derechas que habían reformado la Constitución en septiembre de 2011 para supeditar cualquier tipo de política a la contención del déficit.

Ante esto no cabe la política del mal menor, o de suavizar el impacto de los recortes: cuando cualquier compañero de IU del sector público está recibiendo broncas y críticas a diario en su trabajo, nuestra dirección plantea como un éxito el haber rebajado 30 millones de euros sobre 777 los recortes al personal de la Junta; se está faltando a la verdad cuando todavía se dice que no va a haber despidos (la no renovación de miles de interinos también son despidos); los consejeros se recortan el salario un 7’5% cuando a muchos interinos afectados por la reducción horaria se les va a quitar hasta un 20%…

A esto se unen los nombramientos a dedo de varios compañeros como secretarios generales en la Junta, contraviniendo nuestros estatutos y nuestras promesas electorales, en la línea de que los nombramientos de los altos cargos deben pasar al menos por los órganos formales de dirección de IULV-CA. Con estos nombramientos, nuestros dirigentes han dado pie a una campaña demagógica de la prensa de derechas, acusándonos de nepotismo, enchufismo, etc.

Más allá de eso, nuestros dirigentes tienen que entender que en una Andalucía con más de un millón de parados, entre los que hay gente enormemente cualificada, esto sólo puede ser recibido con indignación y contribuye a alimentar el escepticismo y el desánimo en nuestra base social. Todo esto lo entienden cada vez más compañeros de la base y cuadros medios de IULV-CA, que ven con preocupación y rabia cómo la autoridad política de nuestra organización se debilita día a día.

Ante este estado de cosas, buena parte de la militancia no se está quedando quieta ni está cayendo en el desánimo.

En primer lugar, la oposición al gobierno y a las decisiones de nuestra dirección está tomando cuerpo en el movimiento "IU por la Base", que empezó aglutinando a militantes de la CUT-BAI de Sánchez Gordillo, pero que ahora agrupa sobre todo a agrupaciones del PCA y otros afiliados de IU, que ha celebrado ya cinco encuentros a nivel andaluz para discutir las alternativas a este pacto de gobierno y a esta política del mal menor que está debilitando a IULV-CA.

Las resoluciones de Asambleas como las de Puerto de la Torre (Málaga), Villaverde (Sevilla) o Carmona, marcaron una primera impronta.

Posteriormente, los comités locales del PCA de Sevilla y Málaga aprobaron sendas resoluciones en contra del plan de ajuste.

Rebelión abierta de la militancia. La necesidad de un cambio

Conforme se han ido desarrollando los acontecimientos, cada vez más compañeros han sacado la conclusión de que no vale la pena estar en el gobierno de la Junta como socios menores del PSOE y corresponsabilizándonos con su política. En esa línea van las resoluciones del Consejo Provincial de IU de Córdoba, de la Comisión Permanente de Jaen capital o la resolución unánime del Consejo Provincial de Sevilla.

La última noticia conocida es la de la diputada por Sevilla, Marina Segura (del PCE) que se une a Sánchez Gordillo (de la CUT) anunciando que votará la próxima semana en contra de los recortes, lo que anuncia más desbandadas futuras en otros diputados.

Más tarde o más temprano, nuestra dirección va a retroceder y salir fuera del Gobierno ante la presión que está recibiendo por parte de la clase trabajadora, que se expresa en nuestra militancia.

El debate, además, se está extendiendo fuera de Andalucía, como demuestran los pronunciamientos de muchos compañeros de otras federaciones de IU. Ahí está la resolución aprobada por la asamblea provincial de IU-Ezker Anitza de Álava, la coordinadora de IU en La Rioja, así como la declaración del comité central de la UJCE u otros muchos pueblos al norte de Despeñaperros.

Mención aparte merece precisamente el papel de la UJCE en Andalucía. Junto con la CUT-BAI ha sido la única organización que en bloque se ha opuesto desde el principio al pacto de gobierno con el PSOE, y consecuentemente se opone ahora al plan de ajuste y a los nombramientos a dedo. La UJCE está formada por una capa de militantes jóvenes muy activos en el movimiento estudiantil y obrero, y que están buscando ideas, muy atentos a lo que ocurre en el resto de Europa y en América Latina.

Lo que ha quedado retratado aquí, lo que se ha revelado ante todos como un hecho han sido los diferentes objetivos que persiguen la mayoría de la dirección de IU, frente a la ligazón de la inmensa mayoría de las bases en su intento de participar activamente defendiendo intransigentemente a la clase trabajadora. Fue el resultado de la dedicación y el esfuerzo de miles de militantes en la construcción de una organización capaz de aglutinar el rechazo al sistema capitalista y de ofrecer una alternativa al mismo lo que permitió que IU representase una esperanza para sectores cada vez más crecientes.

Eso nos permitió obtener la confianza de cientos de miles de andaluces hartos de tres décadas de gobiernos caciquiles del PSOE y prevenidos contra la derecha que pugnaba por tomar el gobierno de Andalucía. Todo esto lo ha puesto en riesgo, irresponsablemente, la mayor parte de la dirección andaluza.

El crecimiento de SYRIZA y del Frente de Izquierdas en Francia demuestran cómo hay un espacio a la izquierda de la socialdemocracia que sólo puede llenarse con propuestas audaces, rechazando cualquier compromiso con los recortes y construyendo una organización con un sólido trabajo de base en sindicatos, pueblos y barrios. Si queremos ser el polo de referencia de la lucha contra la austeridad y la política criminal de la Troika que está por venir cuando se intervenga plenamente a la economía española, si queremos jugar en el Estado Español el papel que SYRIZA está jugando en Grecia, IU no puede aceptar ser el socio menor de la socialdemocracia ni corresponsabilizarse de sus políticas, sino que tiene que ser un baluarte contra estas políticas y tiene que organizar y educar a las capas más avanzadas de la clase trabajadora para los acontecimientos que están por venir con una perspectiva de luchar por la transformación socialista de la sociedad.

Necesitamos construir IU en los tajos, en las universidades, en las empresas; necesitamos ofrecer una propuesta seria contra el capitalismo a los miles de jóvenes que han despertado a la política desde hace un año, tenemos que ofrecer coherencia e ideas revolucionarias. Por todo eso no podemos continuar con el cogobierno en la Junta. Si la dirección no da marcha atrás inmediatamente, va a haber una respuesta en las bases para cambiar a la dirección de la organización.



[1] A favor del pacto con el PSOE votó casi el 61% de los votos. Entre los compañeros al corriente de sus cuotas, en el Referéndum interno de IU en Andalucía, el 39% votó por alguna de las opciones que consideraron idóneas, siempre que no fuera la de entrar a gobernar con el PSOE.

[2] Actualización del Plan económico-financiero de reequilibrio de la Junta de Andalucía 2012-14.