Izquierda Unida: Asamblea abierta AHORA O NUNCA, un paso necesario pero insuficiente

Escrito por Miguel Jiménez, miembro del Consejo Municipal de IU-Málaga Martes 23 de Septiembre de 2014
Imprimir

Por primera vez en muchos años, fuera del espacio previo a una Asamblea Federal, representantes y compañeros individuales de diferentes tendencias políticas y partidos de IU (PCE, CUT e independientes) nos reunimos en la sede federal para debatir sobre la situación de IU dentro de la convocatoria lanzada por los promotores del Manifiesto AHORA O NUNCA, en el marco de la Fiesta anual del PCE.

IMG 20140920 164134Entre los aproximadamente 70 compañeros provenientes de todo el Estado se encontraban Álvaro García Mancheño (de la dirección nacional del CUT andaluz), Alberto Arregui (Presidencia Federal) o Jorge Gacía Castaño (concejal de IU en Madrid, y uno de los dirigentes del 49% en oposición al aparato mayoritario madrileño). Estos tres compañeros fueron los principales ponentes del acto.

Los asistentes estábamos de acuerdo en lo referente al análisis sobre la situación real. La crisis espectacular del capitalismo español e internacional ha tenido su reflejo político de la radicalización producida en la sociedad española tras las movilizaciones de los últimos 4 años. El incremento de la movilización y de la conciencia se ha concretado en la actitud ofensiva de centenares de miles de personas que se han organizado en mayor o menor medida en las Mareas y nuevos movimientos sociales.  Lamentablemente, esto está encontrando un pálido reflejo en nueva afiliación a IU, que es vista por muchísima gente como el ala izquierda del establishment, lo que se reforzó en los últimos años con la falsa y equivocada política de IU frente a los gobiernos regionales de Extremadura y Andalucía. Fue una demanda general de los asistentes al acto, exigir la retirada de IU del gobierno de la Junta de Andalucía y el rompimiento del acuerdo de facto que sostiene al gobierno del PP en Extremadura. De todo esto no se extraen suficientes lecciones por parte de la mayor parte de la dirección federal, que se se muestra inerte a la hora de evaluar las principales lecciones a sacar tras el auge espectacular de PODEMOS, con decenas de miles de militantes que participan semanalmente en reuniones en un millar de nuevos círculos y que en primer lugar reivindican “0 recortes”.

IMG 20140920 163826La muy delicada situación que atraviesa IU no viene determinada únicamente por el derrumbe en las expectativas de IU en la totalidad de las encuestas. En el caso de IU en Andalucía (el 40% de la militancia federal) la situación es dramática: allí se dijo que en torno a la mitad de los afiliados del SAT andaluz que estaban afiliados a IU, rompieron el carnet, pero la misma situación se daba con una gran parte de los militantes más en contacto con los nuevos movimientos sociales, o con las empresas y sectores sindicales que han chocado con la política de contención del gasto social de la Junta andaluza. Al mismo tiempo, el enroque del “aparato” de IU de cara a sacar el máximo de cargos públicos en las próximas municipales ha llevado a que en determinadas plataformas GANEMOS no se haya tenido la capacidad de generar auténtica confianza política para generar un auténtico Frente Único...

Todo esto mostraba la validez del llamamiento del Manifiesto inicial que dio lugar a la reunión del 20 de Septiembre. Efectivamente, se trata de AHORA O NUNCA para lograr un cambio en IU.

Los compañeros que intervenimos desde LUCHA DE CLASES subrayamos la necesidad de que la militancia pudiera visualizar una clara referencia organizada dentro de IU, plantada dentro de la organización para posibilitar un giro a la izquierda en la misma y detener la sangría de muchos de los mejores militantes que se nos están yendo. Explicamos que la reunión tenía que ser el principio de una gran aldabonazo que resonase dentro y fuera de IU, para poder tener un impacto y unas consecuencias a la hora de empezar a organizar a la militancia disconforme. Eso sólo puede hacerse levantando una alternativa clara y decidida como ala izquierda de IU que se plantee agrupar a las capas más activas y comprometidas de la militancia, preparando una alternativa política y programática a la dirección actual, que rechace cualquier acuerdo con gobiernos que practiquen recortes y plantee un programa claro de ruptura con el capitalismo que incluya: No al pago de la deuda, reparto del trabajo, expropiación de las viviendas vacías de los bancos e inmobiliarias para alquiler social, renta social para parados sin ingresos, nacionalización bajo control de los trabajadores de la banca y de las empresas del IBEX35, entre otras.

Desde nuestro punto de vista, y también para otros compañeros que intervinieron, era necesaria la celebración de una Asamblea Federal Extraodinaria para modificar la política equivocada de la dirección, poniendo en valor al mismo tiempo a la nueva capa de dirigentes más definidamente anticapitalistas, cuyo discurso es más coherente con el discurso socialista que defiende IU: Javier Couso, Marina Albiol y, sobre todo, Alberto Garzón.

Así, frente a las reticencias que podrían darse en muchos de los compañeros del PCE a la hora de organizar una clara corriente interna (que, desde nuestro punto de vista, era la mejor forma de organizar las fuerzas de la hoy por hoy minoría de la organización), insistimos en que nos podríamos organizar en cualquier caso como plataforma o coordinadora, en la línea de lo que fue el encuentro de militantes que se llamó en Andalucía IU POR LA BASE, donde confluyeron militantes del PCE, del CUT e independientes en contra de la entrada de IU en el gobierno de la Junta de Andalucía.

IMG 20140920 165132Desgraciadamente, desde nuestro punto de vista, una vez que acabó el turno de palabras no hubo ningún planteamiento en este sentido por parte de los compañeros impulsores del encuentro, proponiéndose al final de la reunión una resolución elaborada por los organizadores del encuentro, que no se nos había mandado previamente por escrito y que fue leída en voz alta, y a la que se pidió que se aclamase. Dicha resolución, aunque planteaba un diagnóstico correcto de la situación y un programa formalmente correcto, no era consecuente con las tareas prácticas que demanda la situación, más aún cuando varios defensores de la Resolución habían reclamado en la discusión precedente que “es necesaria una revolución interna en IU”. Así, en la Resolución nada se decía de organizar un plan de trabajo de agitación y organización de ese ala de izquierda de IU y sólo se reclamaba la incorporación a la dirección federal de algunos compañeros más críticos y la convocatoria de una Asamblea Federal extraordinaria para después de las elecciones del noviembre de 2015, una fechas excesivamente lejanas donde, si nada cambia, encontrará a la organización en una situación mucho más debilitada y desorientada que actualmente.

Como también otros compañeros insistieron entonces, lo mejor hubiera sido que se nos hubiera enviado la “propuesta” de resolución antes de la reunión y que el conjunto de las intervenciones pudieran haber podido reflejarse en la resolución final.

Al final, a la hora de subrayar las necesidades apuntadas para IU más arriba y, sobre todo, para hacerlas efectivas y organizar nuestras fuerzas en IU, la resolución planteada al final motivó la abstención o el voto en contra de aproximadamente la tercera parte de los asistentes.

En definitiva, desde nuestro punto de vista se está perdiendo un tiempo precioso para organizar las fuerzas de la izquierda frente al aparato mayoritario. Cada militante que ve defraudada sus expectativas, cada militante que abandona la militancia activa desmoralizado, es una pérdida que no nos podemos permitir. Hace falta dar un cambio de rumbo ya, por lo que esperamos que todos los dirigentes mencionados aúnen fuerzas para ayudar a posibilitar este cambio en IU.

 

LEER TAMBIÉN: Izquierda Unida ante una elección decisiva (Miguel Jiménez, IU-Málaga, 15 de septiembre)