Izquierda Unida ante una elección decisiva

Escrito por Miguel Jiménez, miembro del Consejo Municipal de IU-Málaga Miércoles 17 de Septiembre de 2014
Imprimir

Hay que organizar la izquierda de IU con un programa socialista

El giro a la izquierda en el Estado español tras las elecciones europeas supone un cambio decisivo en toda la situación, que expresa la cristalización política del descontento popular generado por 6 años de recesión, recortes y movilizaciones sociales. Por primera vez desde la Transición decenas de miles de personas quieren participar activamente en política, siendo PODEMOS la fuerza fundamental que aparece como referencia en el movimiento.

Los hechos son, que una amplia capa de los sectores que se están cuestionando de arriba a abajo el actual estado de cosas, no ven una alternativa en IU, más bien nos miran como parte de las estructuras del sistema político del declinante capitalismo español; y cada día que pasa se reduce el margen que tiene la organización para detener el retroceso en apoyo popular.

El desplome de las expectativas populares que inicialmente se habían despertado en torno a IU, está estrechamente ligado a la percepción de ese sector popular que nos ve como una parte del sistema. A este sentimiento han contribuido decisivamente el pacto implícito con el PP en Extremadura, y el acuerdo de gobierno con el PSOE en Andalucía. Estas políticas del aparato y de la dirección de IU, refrendadas en el caso andaluz y aceptadas de facto en el extremeño, han supuesto en la práctica un aval a los recortes y a las políticas social-liberales, manchando la imagen del conjunto de la organización federal.

Estos dos grandes jalones no han hecho sino confirmar una práctica reformista de años y décadas, donde muchos cargos públicos respaldaron la práctica sindical de los dirigentes de UGT y CCOO, sumergiéndose en los despachos, salvo para hacer acto de presencia en las manifestaciones como si de un rito se tratara, sin ninguna perspectiva de transformar el orden vigente.

Estas políticas están generando una fuga de votantes y militantes hacia Podemos y los movimientos sociales. Ante esto, el aparato federal está tratando de utilizar la autoridad y la imagen más de izquierda de Alberto Garzón para frenar esta sangría, pese a la desconfianza del aparato hacia el diputado malagueño y sus intentos de mantenerlo bajo control, debido a que tiene cada día más proyección mediática y está concitando la atención y esperanzas de muchos activistas, de dentro y de fuera de IU, que apuestan por el frente único y una política más radical.

IU se ha lanzado hacia la confluencia con otras fuerzas de izquierda y movimientos sociales en las plataformas GANEMOS. En muchos lugares está habiendo un intento genuino de organizar un Frente de Izquierda electoral, sin menoscabar la posición de la que hoy aparece como fuerza fundamental en esta alianza, que es PODEMOS. Pero, desgraciadamente, esto no ocurre en todas las ciudades. El sector más a la izquierda en IU debe realizar un llamamiento al conjunto de la organización, y dar la batalla dentro de ella, para desarrollar una genuina política de Frente Único, única forma de que IU pueda acoplarse de forma viable en la nueva alianza de lucha que se está gestando.

Diferentes organizaciones y dirigentes tuvieron una reacción ante esta situación. La europarlamentaria Marina Albiol y los dirigentes del CUT (partido político afín al sindicato andaluz SAT dirigido por Diego Cañamero) encabezaron un manifiesto llamado “AHORA O NUNCA” que firmamos varios centenares de militantes, que pretende dar un paso al frente público en el mes de Septiembre para mostrar el descontento de la izquierda de la organización con la política reformista del aparato.

No valen subterfugios ni apaños. Los militantes de IU tenemos quizás la última oportunidad para DEMOSTRAR EN LOS HECHOS si queremos una IU REVOLUCIONARIA Y SOCIALISTA o un mero apéndice socialdemócrata del sistema. La izquierda de IU y del PCE se debe organizar ante el marasmo y falta de alternativas de sus direcciones actuales. De ahí que los adherentes al manifiesto “AHORA O NUNCA” debemos dar un paso al frente constituyéndonos en corriente dentro de IU.

Dicha corriente debería dotarse de un programa de reivindicaciones que afronte el desastre ocasionado por el capitalismo español, un programa que demuestre a los ojos de las masas trabajadoras nuestro compromiso con la resolución de sus necesidades más básicas y apremiantes, y que entre otros puntos recoja:

- Reparto del empleo, con la reducción inmediata de la semana laboral a 35 horas sin bajar el salario.

- Nacionalización de todas las empresas del IBEX35 y renacionalización de todas las empresas privatizadas en los últimos 30 años bajo control obrero, sin indemnización salvo a pequeños accionistas sin recursos.

- Ningún despido. No al empleo precario.

- Ningún recorte en el gasto público y especialmente en el gasto social. Ninguna participación en gobiernos que acepten y apliquen la doctrina del ajuste.

- Elección y revocabilidad de cargos públicos y dirigentes. Salario máximo de los cargos públicos y liberados de la organización igual al de 3 veces al Salario Mínimo Interprofesional, como fue acordado en la última Asamblea Federal de IU de diciembre de 2012.

Esta corriente debe dotarse de un plan de actividades con charlas, actos públicos, etc., para reclutar adherentes entre la militancia de IU. Uno de los objetivos centrales de nuestra actividad debe ser exigir que la proyectada conferencia programática de noviembre se convierta en un Congreso de refundación de IU, que “jubile” a la vieja dirección y adecúee, con una nueva dirección y un claro programa socialista, a la IU que necesitamos los trabajadores y desposeídos de esta sociedad.