Pagina principal Estado Español Izquierda Unida Asamblea Regional de IU en Andalucía

Asamblea Regional de IU en Andalucía

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

El contexto en el que se celebró la Asamblea Regional (donde la mayoría de la dirección regional renovó su mandato con un apoyo del 83%) es histórico en lo que respecta a las expectativas electorales. Las encuestas indican cifras nunca alcanzadas por IU o el PCE en toda su historia: del 16 o 17%, con una clara tendencia al alza. Los pactos de estado entre el PP y el PSOE, junto con el deterioro de la situación social, no harán sino ahondar esta tendencia.

izquierda-unida-celebra-datos-andaluciaDicha situación diluye la desazón que causó entre los votantes más politizados la entrada en el gobierno de IU, y la justificación de los recortes “por imperativo legal”. Desde Lucha de Clases, siempre defendimos que IU con su voto no facilitase la entrada en el gobierno del PP pero que, al mismo tiempo, pasase a la oposición teniendo plena libertad para lucha con coherencia por su programa, tanto en el Parlamento como en la calle.

 

En Andalucía, los trabajadores en general aceptan que la alternativa del PP es mucho peor. Pero aquí no hay una gran ilusión, lo que es fácilmente constatable por las endebles cifras de afiliados, que preocupan enormemente al conjunto de la militancia. Lo cierto es que la única comunidad donde sube el PSOE es Andalucía, y es porque Griñán y Rubalcaba utilizan el pacto con IU para lavar su gestión de forma demagógica. Realmente, el gobierno de la Junta con el PSOE tan sólo limita parcialmente los ajustes del PP en el resto del Estado. En cambio, limita ostensiblemente muchos más a la izquierda para ejercer su papel real en la calle y en el Parlamento, todo ello por el veto de la dirección del PSOE.

 

Los militantes contra la participación de IU en la Junta, que hemos participado en el agrupamiento de IU POR LA BASE, presentamos lista alternativa, logrando más del 16% de los votos. Sin embargo, desde mi punto de vista, la forma de presentar sus planteamientos no fue la adecuada, fundamentalmente a causa de la posición defendida por los compañeros del CUT del compañero Sánchez Gordillo.

 

Los dirigentes del CUT nunca dejaron de agitar con la posibilidad de una escisión si no se cambiaba de política, tomaron la iniciativa de realizar pactos contra natura con la dirección de Izquierda Abierta, empezando por presentar conjuntamente un documento para la presente Asamblea regional (llegando a rebajar ostensiblemente su programa para satisfacer a los compañeros de Llamazares). Izquierda Abierta optó finalmente por pactar puestos en la dirección con la lista mayoritaria. El papel jugado por el CUT (e Izquierda por la Base) osciló para el militante medio entre el oportunismo y la falta de coherencia, lo que en parte explica el bajo porcentaje final de apoyo cosechado.