Pagina principal Estado Español Izquierda Unida El portavoz parlamentario andaluz de IU y “la obligación político y moral de los cargos públicos de IU”

El portavoz parlamentario andaluz de IU y “la obligación político y moral de los cargos públicos de IU”

ImprimirCorreo electrónico
Bookmark and Share

Poco después de conocerse la convocatoria de la Huelga General del 14-N, el Consejo Político de IULV-CA publicó un boletí­n informativo en el que señalaba correctamente cómo todos los cargos públicos de IU tienen la obligación polí­tica y moral de estar en los piquetes. Sin embargo, el pasado 4 de noviembre la agencia Europa Press ha publicado unas declaraciones (http://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-castro-cree-consejeros-cargos-intermedios-iulv-ca-junta-no-deberian-participar-piquetes-20121103111900.html) del coordinador provincial de Málaga y portavoz parlamentario andaluz de IU, José Antonio Castro, donde se recoge una “matización" sobre esta clara consigna de lo que es una tradición básica en una organización, que defiende en primera línea a los trabajadores, como IU.

Según Europa Press, el compañero Castro asegura que los consejeros y cargos intermedios de IULV-CA en la Junta no deberían verse obligados a participar en los piquetes. Si acaso, “permanecer en contacto”, "podrán echarnos una mano, pero en los piquetes no deben estar", “es una decisión individual”...

A esta hora, (13:00 horas del 6 de noviembre), días después de las declaraciones, y después de una polvareda espectacular en Internet producidas por las protestas de muchísimos militantes de IU pidiendo explicaciones, todavía no se ha producido una rectificación o desmentido del compañero ante la noticia publicada, lo que en la era de Internet es un silencio clamoroso que habla a gritos por sí mismo.

Incluso, aunque estemos ante una tergiversación (intencionada o no) de Europa Press ante las mencionadas declaraciones, en un momento en el que la prioridad para la inmensa mayoría de la militancia es sacar adelante la Huelga General, la actitud del compañero Castro es, cuando menos, pasiva e indiferentemente irresponsable varios días después de las declaraciones, al no desmentirlas en un momento en el que la moral de los militantes y simpatizantes tiene que estar al máximo ante las dificultades que nos estamos encontrando en nuestras empresas y barrios para sacar adelante la movilización.

La confusión que se ha desarrollado es grande, y los medios se aprovechan:

Los consejeros y cargos intermedios de IU en la Junta no deberían participar en los piquetes” (ELPLURAL.COM)

IU rectifica y pide a los consejeros que no participen en piquetes el 14-N (El Correo de Andalucía)

Castro cree que los cargos de IU en la Junta no deben participar en los piquetes del 14-N (La Opinión de Málaga).

Estos son algunos de los titulares que nos hemos encontrado y esto debe ser reparado urgentemente.

Cuando, en abril pasado, se debatió en el seno de IULV-CA sobre la conveniencia o no de entrar a formar parte del gobierno de la Junta, uno de los argumentos más repetidos por los compañeros dirigentes, defensores del pacto, era que en ningún momento nuestra organización iba a dejar su presencia en la calle. Parece que, nuevamente, de revelarse como ciertas las declaraciones del compañero, nos encontraríamos ante otra promesa incumplida.

La consigna que aparece en nuestra web estatal es que “el 14N lo paramos TODO”. Y todo, es TODO. Sería un bochorno mancillar tan pronto nuestras propias consignas, como pasó con el “REBÉLATE”, convertido pronto en “rebélate, pero no ante la Junta”.

Somos rojos, no rositas.

Una Huelga General como la actual es un paso adelante en el conflicto decisivo en el que la mayoría de los dirigentes y militantes de IU nos estamos comprometiendo absolutamente. Decenas de compañeros-as seremos quizás detenidos (o seremos llevados a juicio posteriormente), a centenares se nos identificará por parte de la policía tan solo por realizar una labor informativa en los piquetes, millones perderemos un día de nuestro salario y mucho más: nos señalaremos frente al patrón en un momento en el que tener un puesto de trabajo (particularmente en una Andalucía con un desempleo del 35%) es un lujo...

Y daremos por bien hecho todo este esfuerzo, pues entendemos que ahora más que nunca hay que clavar los dientes y plantar cara a este gobierno de la Patronal.

Hay que recordarle al compañero Castro que, en su misma ciudad, Málaga capital, dos compañeros pertenecientes a la dirección local de IU han sido condenados en primera instancia a ¡Un año de cárcel! por participar en piquetes el 29 de marzo.

Si el compañero Castro quiera rebajar la implicación de nuestra organización en el éxito de la huelga apartando a nuestros dirigentes de la primera línea, porque el PSOE le ha exigido en privado este “compromiso”, tiene que denunciar esto públicamente.

No queremos ni pensar que el compañero se haya imbuido hasta tal punto de la lógica parlamentaria del régimen hasta el punto de pensar que (como dicen en Granada) "no queda bonico" ver a un parlamentario o una consejera en un piquete ante la opinión de nuestros compañeros de Gobierno, “gente razonable” como Griñán.

Tampoco sabemos a quién quiere tranquilizar al afirmar con tanta rotundidad que la actividad de la Junta no se va a parar y que los que piensen eso están haciendo una "interpretación no muy bien intencionada de la realidad". Desde IU tendríamos que luchar para que los servicios mínimos en la administración se reduzcan al mínimo indispensable: las urgencias hospitalarias y un conserje por centro educativo, igual debe ocurrir en toda la administración. Si tú eres el dirigente de una organización que promueve la huelga ¡¡¡Y en IU más que la promovemos!!!, tienes que ser el primero en dar ejemplo rotundamente.

La consigna del Consejo Polí­tico de IULV-CA es lo mínimo exigible a un cargo público de IU: "todos los cargos públicos de IU tienen la obligación polí­tica y moral de estar en los piquetes", es lo mínimo que debe cumplir un cargo de IU. Más bien, hay que decir más aún: hay que decir también que deben señalarse, deben ponerse al frente de los piquetes, deben interponerse cuando un compañero vaya a ser detenido ¡Deben ser detenidos ellos mismos antes que cualquier otro compañero! En definitiva, deben dar ejemplo.

Izquierda Unida no sólo tiene la obligación polí­tica y moral de participar junto con las demás organizaciones del movimiento obrero, tiene la obligación polí­tica y la responsabilidad de orientar y dirigir la lucha de la clase trabajadora contra el gobierno del PP y la Troika y de ofrecer una alternativa política a esta crisis.