Por una Plataforma en Defensa de los Derechos Democráticos: Unidos Podemos debe tomar la iniciativa de impulsarla

Escrito por Javier Cabrera Miércoles 03 de Mayo de 2017
Imprimir

Que España es una democracia limitada, vigilada y tutelada ya lo sabíamos. Desde que estalló la crisis del régimen del 78 esto se ha hecho mucho más evidente para la mayoría de la población. Desde que empezó dicha crisis, ante el auge de la lucha de clases, el gobierno y el aparato del Estado han puesto a punto la maquinaria represiva para blindarse.

00 22Estamos viendo desfilar por la Audiencia Nacional a tuiteros, raperos… invariablemente personas que han hecho sátira o han expresado opiniones contrarias al régimen y a sus mitos fundacionales. Han aprobado la Ley Mordaza para reprimir la protesta por la vía administrativa, han encarcelado titiriteros, sindicalistas y activistas vecinales… También la Santa Madre Iglesia está siendo protegida con celo mediante el uso de la figura de “ofensa a los sentimientos religiosos”, que no es otra cosa que el delito de blasfemia con un nombre moderno.

Desde el cese de la actividad armada de ETA en 2011, las sentencias por enaltecimiento del terrorismo se han multiplicado por cinco. El fin del terrorismo individual de ETA coincide en el tiempo con la eclosión de la crisis de régimen en el Estado Español; la maquinaria represiva heredada del franquismo, y perfeccionada en la lucha contra el independentismo vasco, se ha puesto a funcionar a pleno rendimiento para perseguir con cárcel y multas a los activistas y jóvenes de izquierdas en todo el Estado. Al mismo tiempo, los elementos fascistas que acosan y amenazan a compañeros en las redes sociales, gozan de impunidad o de castigos menores. Existe el delito de “Enaltecimiento del terrorismo”, pero no el de Enaltecimiento del franquismo o del fascismo.

El aparato del estado franquista permaneció intacto tras el fraude social y político llamado Transición, lo que ha legado al régimen constitucional del 78 unas fuerzas armadas, unas fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y una judicatura, forjadas en el franquismo, así como una legislación que mantiene muchos de los elementos bonapartistas del viejo régimen, y que explican que la española sea una democracia limitada. Una pieza fundamental del entramado judicial de la dictadura era el Tribunal de Orden Público (TOP), dedicado a perseguir a la oposición política y social al régimen. La Audiencia Nacional es heredera del viejo TOP, disuelto y sustituido por ésta en 1977 sin que sus sentencias fueran anuladas.

Las sentencias de Cassandra, Valtonyc, César Strawberry, la denuncia contra Dani Mateo y el Gran Wyoming, y tantos otros ataques, están siendo contestados de forma valiente pero descoordinada por las organizaciones políticas y sociales de la clase trabajadora. Es necesaria una ofensiva clara por parte de la izquierda social y política de este país, con la conformación de una Plataforma en defensa de los derechos democráticos, constituida por las organizaciones políticas, sindicatos y organizaciones progresistas, que movilice a la población contra la arremetida neofranquista del PP y del aparato del Estado. UNIDOS PODEMOS tiene que tomar la iniciativa en esto, para:

- Organizar manifestaciones y concentraciones en los juzgados cada vez que un imputado por la ultraderecha o la fiscalía tenga que declarar o sea juzgado por un "delito" de opinión.

- Exigir la anulación de las condenas y causas por "delitos" de opinión y de los actuales presos políticos; y organizar colectas y fiestas populares para recaudar dinero para las multas y gastos legales de las víctimas de la represión estatal.

- Exigir la derogación de las figuras de "enaltecimiento del terrorismo" y de "ofensa al sentimiento religioso", pantallas jurídicas tras la que conspiran los fascistas y reaccionarios, la derogación de la Ley Mordaza y de las reformas reaccionarias del Código Penal, y de la Ley Antiterrorista.

- Difundir los nombres de los jueces, cargos policiales y militares en activo que sirvieron a la dictadura, para exigir su cese.

- No menos importante, esta Plataforma debería organizar una gran movilización estatal en Madrid por los derechos democráticos y contra la política represiva neofranquista del PP y del aparato del Estado.

Hay una abrumadora mayoría social contra esta política represiva del neofranquismo, hay que movilizarla.

¡Ya está bien de quejarse y lamentarse, ha llegado la hora de actuar!