Educación - Movimiento Estudiantil
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Yo y mis camaradas hemos creado en nuestro centro el Comité de Lucha Estudiantil. Está integrado por 13 personas. En nuestro centro hay una periferia muy interesante de alumnos con inquietudes y consciencia de que el mundo no está estructurado como debería. Nuestra tarea es introducirlos en la vida política y al marxismo.

IMG 20200217 WA0024Dado que la mayoría son alumnos de entre 14-15 años poco politizados, empezaremos con cuestiones básicas. Tenemos planeado de realizar varios debates sobre: Capitalismo vs Socialismo; La lucha contra el cambio climático; ¿Qué es el marxismo?; El marxismo y la mujer, etc.

Para el día 6 de Marzo queremos organizar una manifestación de estudiantes en Vilches, donde estudiamos. El año anterior fue un éxito. Esta vez la organizaremos desde el comité, haremos asambleas, redactaremos un manifiesto, y haremos pancartas. Intentaremos hacer lo más posible para que los alumnos vean que vamos en serio y que tenemos capacidad de actuación. Hemos lanzado una pequeña revista en la que hablamos de diversos temas sociales y políticos el primero se trató de la cuestión de la vivienda.

Los inicios del comité han sido duros. Cuando lo creamos y pegamos carteles y repartimos octavillas, algunos profesores pusieron la voz en el cielo, quejándose de que estábamos haciendo propaganda. Pero al final no pudieron tomar ninguna medida contra nosotros. Siempre tenemos impedimento a la hora de pegar carteles, repartir folletos así que hemos tomado la decisión de legalizar el Sindicato de Estudiantes en nuestro centro porque nos da bastantes ventajas. Están obligados a proporcionarnos un aula para las asambleas y tendremos la ventaja de distribuir folletos, carteles y nuestras revistas con más facilidad. Nuestro objetivo este año académico es consolidar el comité y que pase de generación en generación manteniendo el espíritu de lucha en nuestro centro.

Recuerdo con claridad la primera vez que anduve entre gritos y banderas de solidaridad, justicia, y dignidad. Corría el año 2011, yo todavía era un niño, pero con mi corta edad podía apreciar un ambiente electrizante que nunca antes había sentido de personas unidas bajo las mismas consignas como una sola voz. Abrumado ante todo lo que veía, preguntaba a mi padre: ¿por qué estaban allí?; ¿por qué pasaba esto? Sentía la fuerza y el poder de la gente. Nos llamaban compañeros. Fue este el momento de mi despertar en la vida política.

Conforme crecía, con más frecuencia preguntaba cuándo iríamos a la siguiente movilización, prestaba atención a las sobremesas familiares donde casi siempre se hablaba de política. Me volvía consciente de cómo la política afectaba a cada ámbito de la vida y encontraba cada vez más contradicciones en el mundo. Países extremadamente ricos en recursos pero con sus gentes muriéndose de hambre, personas dejándose la vida en el trabajo haciendo malabares para llegar a fin de mes y personas insultantemente ricas.  El mundo cada vez más contaminado y caliente cuando se podría evitar con el desarrollo tecnológico del que disponemos. Países azotados por la guerra y pobreza en la que otras potencias juegan en un tablero de ajedrez mundial que no es el suyo, donde siempre mueren los peones. Una educación que no te prepara para ser un individuo capaz, libre, crítico, solidario, cooperativo, si no para “pasar por el aro” sin importar tus condiciones y ser un engranaje más en la maquinaria de la producción capitalista.

Estos hechos me hacían arder el pecho. Quería luchar contra esta barbarie, militar en una organización que defendiera esta lucha, estar organizado, formarme. Hace un año, en la manifestación del 28 de Febrero en Sevilla conocí a  Lucha de Clases y semanas después ya estaba militando con ellos.

Durante estos dos años he aprendido mucho. Cada vez entiendo mejor el mundo que me rodea, algo esencial para poder cambiarlo. Los jóvenes revolucionarios contamos con menos formación y experiencia que los veteranos, pero tenemos la vitalidad, las ganas de luchar y de aprender necesarias para transformar la sociedad. Somos una pieza fundamental para cambiarlo todo. La barbarie capitalista no tiene solución, lo ha demostrado durante siglos, el único remedio a la barbarie es un cambio total en el sistema social y económico que sustituya este rancio y enquistado sistema que nos lleva a la miseria, el dolor y la destrucción. Ese nuevo sistema es el socialismo.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí