El mundo que hemos conocido se derrumba, millones de trabajadores han perdido sus empleos desde 2007, los jóvenes tienen tasas de desempleo cercanas al 60%, el gobierno ataca los derechos sociales conseguidos por la lucha de generaciones de trabajadores y amenaza con su total destrucción en beneficio de una pequeña minoría.

La huelga general es una demostración de fuerza por parte de nuestra clase, hace valer nuestro papel en la producción, ya que sin nosotros no se mueve una rueda o se enciende una bombilla. Por supuesto, esa huelga no tiene efecto si realmente no se para la producción y no salimos todos a la calle.

 

El presidente de la patronal vasca Confebask, Miguel Angel Lujúa respondió a la amenaza de convocatoria de la huelga general del 30 de Mayo diciendo que “las estrategias de conflicto y terca cerrazón están ancladas aun en los tiempos de Engels como las que desgraciadamente seguimos viendo en algunos ámbitos sindicales” advirtiendo de que esa cultura del enfrentamiento surge de “una idea tan antigua como obsoleta: la lucha de clases”.

UGT-CCOO-manifestarse-emergencia-nacional TINIMA20130501 0172 5El mundo que hemos conocido se derrumba, millones de trabajadores han perdido sus empleos desde 2007, los jóvenes tienen tasas de desempleo cercanas al 60%, el gobierno ataca los derechos sociales conseguidos por la lucha de generaciones de trabajadores y amenaza con su total destrucción en beneficio de una pequeña minoría.

La profundidad de la crisis económica en Euskadi y sus graves secuelas sociales, conforman el pan de cada día en  la vida de cientos de miles de jóvenes y trabajadores vascos. De hecho, tras  más de 4  años desde el  inicio de la crisis, el PIB  vasco  en 2012 (65.261 millones de euros) era inferior en -1,4% al de 2008 (66.179 millones de euros).