El viernes 9 de julio, a las 18:30, los trabajadores de estas empresas de Vitoria y sus familias, alrededor de 400 personas, se manifestaron por las calles de la ciudad exigiendo el mantenimiento de sus empleos y denunciando el cierre.