Análisis Político
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La crisis del Covid-19 ha vuelto a poner de manifiesto la precariedad de medios de la sanidad pública andaluza. En este artículo, analizamos las causas políticas de esta situación y planteamos soluciones desde un punto de vista de clase y socialista.

Para entender la situación de la sanidad andaluza actual, tenemos que remontarnos al gobierno de Susana Díaz. Este gobierno lejos de introducir medidas socialistas o incluso socialdemócratas, planteó un desmantelamiento de la sanidad pública andaluza, en beneficio de la sanidad privada, y haciendo perder la calidad de un derecho fundamental como es el acceso a la atención sanitaria.

Un ejemplo de esto es ver cómo se cerraban camas de hospital en la pública y aumentaban en la privada, concretamente el sector público perdió un 4,7% de sus camas, mientras el privado aumentó un 2,7%. Esto fue posible gracias a un desvío de fondos de la financiación de la sanidad pública a manos privadas, a través de conciertos económicos que rigen las conocidas “externalizaciones”. Mientras esto sucedía, los usuarios de la sanidad andaluza, pasaban por enormes listas de espera y el número de reclamaciones aumentó un 3,9%.

Esta nefasta gestión, en este sector, y en otros sectores, además de otros factores, abrió paso paso al gobierno del trifachito. La llegada de este gobierno ha hecho que se destapen algunos escándalos del gobierno anterior, por ejemplo que la Junta de Susana Díaz ha dejado en una lista de espera de más de un año a 30000 pacientes y que a los inicios del gobierno de Juanma Moreno había 158000 personas pendientes de intervención quirúrgica. Todos estos aspectos fueron denunciados previamente por los movimientos en defensa de la Sanidad Pública, en concreto por Marea Blanca.

Por parte de los profesionales sanitarios, las condiciones laborales lejos de mejorar tras los recortes de los años 2012-2013 han empeorado: la presión asistencial ha ido incrementándose a la vez que se contrataba menos personal, esto viene reflejado con los profesionales que pasan a ocupar las plazas de los sanitarios que se van jubilando. Por cada 10 jubilaciones, solamente se cubren 3 puestos con plaza en propiedad, el resto de profesionales que se demandan quedan cubiertos mediante trabajadores en contrato temporal o directamente quedan vacantes. Esta situación, la peor en cuanto a contrataciones de todas las comunidades autónomas, ha propiciado la fuga de sanitarios formados en Andalucía a País Vasco, Madrid o Cataluña buscando mejores condiciones, e incluso al extranjero.

Medidas adoptadas por el trifachito en la sanidad

Sin embargo, este gobierno sólo ha empeorado la situación de todos los parámetros de calidad del acceso a la sanidad, por ejemplo, las listas de espera. Este gobierno, tan reciente, no se libra de los escándalos tampoco. Podemos destacar el caso de un paciente con ictus de Málaga, que por falta de coordinación y desacuerdo entre dos hospitales públicos de Málaga (Hospital Regional y Hospital Clínico), se originó un problema burocrático para este paciente. Hay más casos de caos burocrático, que este gobierno, no ha conseguido solventar

En el contexto de los peores meses de la pandemia del COVID-19, a pesar del incremento de contrataciones por parte de la Consejería de Sanidad y de las ampliaciones de contrato que se dieron, se denunciaron importantísimas carencias en cuanto a material sanitario y gestión ineficaz por parte de los directores de la mayor parte de hospitales. Un terrible ejemplo ha sido la gestión en el Hospital Virgen de la Macarena de Sevilla, cuyo gerente y equipo directivo llegó a denunciar a los profesionales que utilizaban mascarilla por el hospital alegando que creaban sensación de alarma, esto junto al escándalo de repartir mascarillas defectuosas, llevó a convertirse en el hospital con más sanitarios contagiados de Andalucía con más del 15% de la plantilla infectada y aglutinando la mitad de todos los sanitarios contagiados de Andalucía.

La situación en cuanto a la atención primaria en los centros de salud tampoco ha mejorado, sino todo lo contrario, vemos como en distritos de Sevilla por ejemplo Pino Montano o Cerro-Amate falta personal, con unas listas de espera de 15-20 días, o incluso más. La plataforma vecinal de Pino Montano, conocida como ¨Plataforma Pino Montano grita basta¨, denunciaba cómo las últimas medidas habían provocado la desaparición de 1500 camas en Andalucía, cuando la dirección que había que tomar durante una pandemia debería ser todo lo contrario. También se denuncia el cierre de centros médicos en determinados periodos como las pasadas navidades o la reducción de horarios.

Alternativa política y necesidad de una respuesta

Ante todos estos años de ataques y mala gestión hay que dar una respuesta de masas, esto se puede conseguir aglutinando todas las luchas que se están dando en el Estado español, una lucha unida de los trabajadores que consiga poner contra las cuerdas al sistema y nos haga recuperar los derechos perdidos. Un frente que aglutine a los trabajadores que sufren despidos, que pierden su fábrica, el estudiantado, el profesorado, la lucha por el medio ambiente.

Los métodos de lucha de la clase trabajadora han resultado ser efectivos contra el sistema capitalista, es por ello que hay que usarlos si queremos cambiar las cosas. La unión con otros colectivos de la clase trabajadora es fundamental para que los sanitarios recuperen lo que les corresponde, viendo que deben cumplir unos servicios mínimos del 100% cuando van a huelga, como ha sido el caso reciente de la huelga de los MIR en la Comunidad de Madrid.

La alternativa es nacionalizar las palancas fundamentales de la economía para desarrollar las fuerzas productivas y usar el dinero para financiar lo que de verdad importa, y no los beneficios privados. Acabar con la sanidad privada que se lucra a través de la pública y terminar con toda clase de conciertos. Con una alternativa socialista se podrían dar muchos más recursos a la sanidad pública, además de una gestión de las tareas administrativas mucho más efectiva, de una manera electiva, rotativa y con revocabilidad de los cargos.

El futuro de la sociedad está en manos de la clase trabajadora.

Referencias:

https://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-gobierno-susana-diaz-cerro-camas-publicas-mientras-aumentaban-sanidad-privada-201910220735_noticia.html?ref=https

https://www.eleconomista.es/economia/noticias/9782513/03/19/La-Junta-de-Susana-Diaz-escondio-500000-pacientes-en-lista-de-espera.html

https://www.elmundo.es/andalucia/2019/03/05/5c7e609221efa01d0b8b45dc.html

https://www.elplural.com/sociedad/la-sanidad-del-trifachito-andaluz-cuatro-meses-con-un-ictus-esperando-un-traslado-que-no-llega_220783102

https://diario16.com/la-sanidad-andaluza-empeora-con-el-trifachito/

http://www.teleprensa.com/es/almeria-roquetas-de-mar/adelante-andalucia-denuncia-el-ataque-del-trifachito-la-sanidad-publica-en

https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-repuntan-contagios-macarena-tiene-263-sanitarios-fuera-combate-covid-19-202005010818_noticia.html

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí