Análisis Político
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Hoy se dio a conocer la noticia del arresto de un hombre de extrema derecha de 63 años que quería asesinar a Pedro Sánchez. A pesar de que la policía encontró 16 armas en su poder, la Audiencia Nacional se ha negado a tratar el caso porque no lo considera un asunto de terrorismo. Este es el mismo tribunal que ha condenado a los artistas de rap a la cárcel por "glorificar el terrorismo" en sus letras. ¿Un caso de doble rasero?

La detención de Manuel Sánchez Murillo, un experto tirador de 63 años, plantea muchas cuestiones en España. El hombre fue arrestado hace tres semanas, pero la información solo se hizo pública hoy en un artículo exclusivo en Público[1] que, al citar fuentes cercanas a la investigación, revela muchos detalles sobre el caso. 

Manuel Sánchez Murillo es miembro de un club de tiro olímpico local en Terrassa, donde es uno de los mejores tiradores. Trabaja como guardia de seguridad privado y, por lo tanto, tiene un permiso legal de armas. La alarma surgió cuando solicitó apoyo logístico para llevar a cabo el asesinato del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un grupo privado de WhatsApp del que era miembro. Esta fue una solicitud muy específica en la que quería que otros lo ayudaran a hacerse con la agenda de Sánchez para poder organizar el atentado. Quería acabar con "ese rojo de mierda". Según el informe de Público, a él no le importó ser arrestado después, "estoy dispuesto a sacrificarme por España", dijo. 

¿La motivacion? Sánchez Murillo es partidario del ex dictador Franco y se enfureció por la decisión del gobierno del PSOE de retirar los restos del dictador del Valle de los Caídos. 

Advertido por uno de los miembros del grupo WhatsApp, la policía obtuvo una orden de registro y arresto contra él. Cuando entraron en su casa, se sorprendieron al encontrar un arsenal de 22 armas, incluido el rifle de asalto CETME utilizado por el ejército español, una ametralladora Skorpion y cuatro rifles de alta precisión capaces de disparar a un objetivo entre 1000 y 1500 metros, así como 16 pistolas. Muchas de estas armas eran ilegales y algunas de ellas habían sido modificadas. 

Sánchez Murillo formaba parte de los círculos nostálgicos franquistas de extrema derecha y su padre había sido el último alcalde local de la era franquista en Rubí. 

Quizás la parte más escandalosa de esta historia es que la Audiencia Nacional, el tribunal que se ocupa de los casos de terrorismo o crímenes contra el Estado, se ha negado a manejar el caso porque no lo ha considerado como una "amenaza terrorista", sino como un caso de ¡"homicidio de una autoridad" y "posesión ilegal de armas"! Por lo general, cuando se trata individuos de extrema derecha, los medios - como en este caso - los describen como un "lobo solitario" en lugar de como un terrorista. 

La Audiencia Nacional reemplazó al Tribunal de Orden Público del régimen de Franco, que se ocupaba de los delitos políticos. En los últimos tiempos, la Audiencia Nacional ha tratado una serie de casos escandalosos como parte de una ofensiva contra la libertad de expresión. Por ejemplo, el caso de un grupo de titiriteros que fueron acusados de "glorificar el terrorismo", donde la Audiencia Nacional aceptó originalmente el caso, aunque luego se retiraron los cargos. También ha sentenciado al artista del rap comunista Pablo Hasel por el mismo delito de "glorificar el terrorismo" por las letras de sus canciones. La Audiencia Nacional también intentó causar de terrorismo a los 7 jóvenes de Alsasua (Navarra) que estaban involucrados en una pelea de bar con algunos guardias civiles fuera de servicio. Fueron sentenciados a un total de 67 años en la cárcel, aunque el tribunal finalmente no encontró motivos para el delito de terrorismo. La Audiencia Nacional también condenó al artista de rap Valtonyc a 3 años y medio en la cárcel por sus letras por el delito de glorificar el terrorismo. Él huyó de la justicia y ahora está en el exilio en Bélgica, con la justicia española pidiendo su extradición. 

Estos son solo algunos ejemplos del uso escandaloso de acusaciones de "terrorismo" y de "glorificación del terrorismo" por parte de la Fiscalía del Estado como un arma contra la libertad de expresión, para criminalizar a la juventud vasca y, en general, para acobardar y amenazar a los activistas de izquierda anti-régimen. 

Otro ejemplo escandaloso de los dobles estándares del sistema judicial español y particularmente de la Audiencia Nacional es el de Tamara Vila y Adrià Carrasco, dos activistas de los Comités de Defensa de la República de Catalunya[2]. El 10 de abril de este año ambos fueron acusados de terrorismo, rebelión y sedición. Tamara Vila fue arrestada por agentes armados de la Guardia Civil con pasamontañas en su casa en Viladecans, mientras que Adrià, de la cercana Esplugues, logró evitar el arresto y se encuentra actualmente en el exilio en Bélgica. 

Los medios de comunicación estuvieron presentes durante el arresto de Tamara y destacaron la acusación de terrorismo en un claro intento de criminalizar a los CDR. Su único delito había sido participar en acciones del CDR local para protestar por el arresto del presidente catalán Puigdemont en Alemania. Estas acciones consistieron en abrir cabinas de peaje de las autopistas para que los conductores pasaran sin pagar. El caso contra Tamara fue tan escandaloso y carente de pruebas que fue liberada el día después de su arresto, pero la Audiencia Nacional ordenó su confinamiento en su ciudad natal, que no puede abandonar sin el permiso del tribunal, ni siquiera para visitar a su madre enferma en el hospital. 

Ayer, siete meses después, la Audiencia Nacional dictaminó que no había motivos para los cargos de terrorismo, rebelión ni sedición y que el caso debía ser encargado a un tribunal local inferior, solo por el cargo de "desórdenes públicos". Este es un desarrollo bienvenido, por supuesto, que muestra que el caso contra los activistas de CDR fue una completa invención y se utilizó para intimidar a otros, pero debemos recordar que, según el código legal español, el delito de "desórdenes públicos", que es regularmente utilizado por la policía contra los manifestantes en los casos en que no ha habido violencia, puede llevar a penas de prisión de hasta tres años. 

Lo que podemos ver claramente es cómo la Audiencia Nacional y el Fiscal General del Estado están dispuestos a usar cargos de terrorismo contra los activistas de izquierda, artistas de rap, jóvenes vascos, activistas catalanes, cualquier persona que consideren un peligro para el régimen, pero cuando llegue el momento de los terroristas de extrema derecha, están dispuestos a hacer la vista gorda y minimizar los cargos. Todo el sistema legal español está podrido hasta los tuétanos y además fue heredado de la dictadura de Franco sin ninguna purga ni limpieza significativa.

Desafortunadamente, ni Podemos ni Izquierda Unida han tomado el tema de la represión tan seriamente como se merece. En el Estado español hay toda una serie de presos políticos. Fran Molero del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) y el joven de Vallecas, Alfon, son ambos víctimas de la manipulación de pruebas de la policía. Los presos políticos catalanes, los jóvenes de Alsasua, y muchos otros están siendo juzgados o han sido sentenciados a penas de cárcel. Este es un tema básico de derechos democráticos que debe abordarse en una campaña unitaria contra la represión, con manifestaciones de masas, actos masivos en centros de trabajo, en los barrios obreros, defensa legal, etc. 

La lucha por defender los derechos democráticos y contra la represión es parte integral de la lucha contra el régimen de 1978 y contra el capitalismo.


[1] https://www.publico.es/politica/exclusiva-mossos-capturan-francotirador-lobo-solitario-queria-matar-pedro-sanchez.html

[2] http://luchadeclases.org/estado-espanol/67-2015-01-03-13-07-30/2689-catalunya-marcha-masiva-para-exigir-la-liberacion-de-los-presos-politicos.html