Análisis Político
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El pasado 8 de junio se celebró la asamblea de Som Palma (Somos Palma, partido instrumental de Podemos Palma), donde los militantes podían expresar sus preferencias acerca de las fórmulas posibles en la hora de pactar con PSIB (Partido Socialista) y MÉS para quitarle la alcaldía al PP. Llegir en català: Mallorca: L’assemblea Som Palma diu no al PSIB

Participaron 231 personas en la asamblea que votaron sí o no a una serie de preguntas. Obviamente, la preferencia de los militantes ha sido la de tener un alcalde de Som Palma, que ha contado con el apoyo de un 90%; pero la noticia es que la asamblea ha rechazado tener ningún tipo de pacto con el PSIB si éste ocupa la alcaldía, un 70% de los participantes así lo han dejado claro. La siguiente preferencia es que sea MÉS quién se quede la alcaldía con un 84%, pero también es popular la opción de gobernar con MÉS con el apoyo externo del PSIB que ha contado con un 80% de los votos.

No son nada extraños estos resultados, el PSIB en las Islas Baleares ha jugado un papel bastante parecido al nacional cuando ha estado gobernando. No hicieron caso a la ciudadanía cuando pedía que se cambiara la localización del hospital de Son Espases, por los motivos paisajísticos y arqueológicos; además, permitieron que Florentino Pérez, famoso para ser un gran especulador, se quedase con el lucro de los aparcamientos privados del hospital, que tanto malestar generó a los trabajadores. También facilitaron la construcción del Palacio de Congresos que todavía se sigue construyendo y tiene un sobrecoste de más de 110 millones de euros, además de ser una obra totalmente innecesaria. Aunque el PSIB cometió más errores, lo que le ha hecho más daño electoral ha sido los recortes y la mala gestión de la crisis que ha llevado a cabo su partido en el ámbito nacional, el PSIB no ha sabido responder contra la línea estatal de su partido y esto, junto con lo anterior, ha hecho que hayan perdido la confianza de la gente. Sólo el miedo al PP hace que una parte de los trabajadores isleños los vote.

También se tiene que tener cuidado con MÉS porque aunque sea un grupo claramente situado a la izquierda, y gracias a su campaña electoral marcadamente de izquierdas haya sacado unos resultados espectaculares para la formación, tenemos que recordar que también participaron del pacto de progreso y no hicieron frente de forma contundente a la infinidad de errores del PSIB, sumado a los errores que cometieron que han sido de menor gravedad. Actualmente, en los pactos piden responsabilidad a PSIB y Som Palma para generar la alternativa que quite al PP, pero desgraciadamente es la misma responsabilidad que pedían durante el anterior pacto de progreso, donde para mantener una falsa y dolorosa estabilidad permitió las obras innecesarias, recortes y otros errores.

Desde el punto de vista de Lucha de Clases, Som Palma tiene que hacer caso a su asamblea y hacer un acercamiento a MÉS para formar un gobierno que realmente quiera un cambio, de este modo el PSIB tendrá que elegir si participar del cambio entrando en el gobierno firmando las exigencias de MÉS y Som Palma, o apoyar de forma externa a estas formaciones. Si el PSIB se acercara al PP sería un suicidio, entonces creemos que es una posibilidad muy remota. Ahora bien, si MÉS no quiere hacer un gobierno que realmente proponga un verdadero cambio para los ciudadanos de Palma, Som Palma tiene que votar al candidato que pacten MÉS y el PSIB y quedarse fuera del gobierno, porque si entrara en el gobierno sin poder llevar a cabo gran parte de su programa, acabaría siendo cómplice de políticas que van contra los trabajadores, lo que generaría tensiones internas que podrían romper fácilmente el partido.

Si Som Palma acaba entrando en el gobierno con una coalición, para llevar a cabo su programa hará falta que PSIB y MÉS voten a favor de sus medidas. Pero visto el historial de estas formaciones, lo más probable es que acaben mayoritariamente cediendo ante las presiones de los capitalistas, como pasó con Florentino Pérez, que tienen unos intereses opuestos al bien colectivo. Entonces, Som Palma ante esta situación se tiene que apoyar en la movilización y participación popular, de este modo dejaría en evidencia a PSIB y MÉS ante la ciudadanía, en el supuesto de que votaran en beneficio de los capitalistas; por lo tanto, se lo pensarían más de dos veces antes de votar en contra de los intereses de los trabajadores.