La controversia suscitada alrededor de la compra de un chalet por parte de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar (Madrid), como vivienda familiar –a través de un crédito hipotecario a 30 años– ha dado rienda suelta a una jauría formada por la reacción y todos los partidos del régimen (PP, Ciudadanos y PSOE) para tratar de destruir personal y políticamente  a ambos y, por extensión, de inhabilitar a Podemos y a sus confluencias y a todos los que plantean una alternativa al régimen establecido.  Es nuestra convicción de que cualquiera que, desde la izquierda,  muestre su disconformidad con la actuación de Iglesias y Montero en este asunto, debe comenzar en primer lugar por delimitar políticamente con la derecha y el régimen y denunciar su hipocresía, sus mentiras y su doble moral.

Finalmente, después de casi 5 meses desde las elecciones autonómicas, Cataluña vuelve a tener president de la Generalitat. La voluntad del régimen del 78 de vetar a Puigdemont y de investir un candidato sin problemas judiciales se ha acabado imponiendo, después de 4 investiduras fallidas y más presos políticos. La furiosa oleada represiva del Estado para parar el independentismo ha llevado a la suspensión de la autonomía, ha golpeado la libertad de expresión y ha hecho disminuir los derechos democráticos más fundamentales. Nunca ha quedado tan claro el carácter neofranquista y autoritario del Estado español, heredero directo de la dictadura. La represión también se ha trasladado al plan internacional, con el intento de implicar Escocia, Bélgica, Suiza y Alemania en los casos contra políticos independentistas.

Durante la madrugada del jueves al viernes, sobre las 4.15h, un compañero de Arahal que trabaja en el área de matanza, contratado por Randstad Project Services SL, perdió para siempre un ojo. Fue trasladado rápidamente al Virgen del Rocío por la grave situación creada, pero ya sin esperanza alguna de que el trabajador pudiera recuperar la visión en el órgano afectado. Un gancho de los destinados al cuelgue de pavos se lo atravesó, a punto de costarle la propia vida. La empresa ha silenciado el caso y corriendo ha “arreglado” la zona donde ha ocurrido la desgracia que era de prever que ocurriera, dadas las condiciones de trabajo. Han cuidado mucho que la noticia no salte a los medios, pero nuestro deber es dar a conocer la realidad que se vive dentro de la fábrica.

El SINDICATO ANDALUZ DE TRABAJADORES convoca, junto a CCOO y UGT, HUELGA DE 72 horas del 4 al 6 de junio en las subcontratas de Procavi ante la precariedad laboral y el incumplimiento sistemático de los convenios en materia salarial, de prevención, horarios, etc...

El máximo portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores, Óscar Reina, junto a Nadia García Camacho (portavoz y miembro de Comité de Empresa de Procavi-Adecco), apunta que esta es una huelga que llevamos meses preparando entre las plantillas que forman parte de la producción en Procavi, pero que se ha visto desencadenada finalmente tras el triste suceso que ha costado la pérdida de un ojo a un compañero contratado a través de RANDSTAD PROJECT SERVICES SL.

Después de más de 200 días desde las elecciones catalanas del 21D y de 4 intentos fallidos de investidura, las fuerzas independentistas, con Puigdemont a la cabeza, continúan buscando una salida a la crisis catalana. Las voces independentistas que piden un Gobierno de la Generalitat “efectivo”, y que por lo tanto pueda levantar la intervención del Gobierno central, van ganando peso.

Manifestamos nuestra solidaridad y máximo apoyo al compañero que recientemente sufrió la pérdida de un ojo durante su jornada laboral en Procavi. Al mismo tiempo llamamos la atención una vez más sobre las trágicas consecuencias de los ritmos de trabajo y de la ligereza con la que se tratan los temas de seguridad y prevención. Particularmente reseñable es el caso del área de Matanza, actividad cedida a Randstad Project Services. Esta empresa es la que contrató al compañero afectado, que llevaba pocos días incorporado aunque ya bajo la misma presión que los demás. Es bastante clarificadora la actitud de esta empresa, que en ningún momento avisó a los Delegados de Prevención de lo ocurrido, como tampoco la propia Procavi.

Me llamo Lola Lorenzo y trabajo en el Hospital del Mar de Barcelona desde hace dos años como médica residente (MIR) del servicio de Medicina Interna. El trabajo siempre es en equipo, y las funciones incluyen ver pacientes, revisar y pedir pruebas, revisar y pautar tratamientos y trabajo burocrático como escribir cada día la valoración del paciente, la orientación diagnóstica y el plan, entre otros. Dentro del horario se incluyen también presentaciones y sesiones formativas que generalmente preparamos los MIR. El horario es de las 8 a las 17 horas 5 días a la semana más 4 o 5 guardias al mes en las que se trabaja 24 horas de forma continuada.