Gran Bretaña: optimismo revolucionario en la Conferencia Nacional 2015 de Socialist Appeal

Escrito por Socialist Appeal (CMI-Gran Bretaña) Jueves 30 de Abril de 2015
Imprimir

En el momento en que se acercan las elecciones generales, hay poco entusiasmo entre la gente común por cualquiera de los principales partidos y el programa de austeridad que comparten. Mientras tanto, el estado de ánimo entre la clase dominante, en todo el mundo, es de profundo pesimismo, mientras la economía global cruje y se estanca, y el Establishment se tambalea de un escándalo a otro.

Por el contrario, el estado de ánimo entre los marxistas es de optimismo revolucionario - optimismo sobre la radicalización que está teniendo lugar en la sociedad y el movimiento de masas que estalla por todo el mundo, ya que los trabajadores y los jóvenes buscan una alternativa a la crisis permanente del capitalismo.

Este estado de ánimo de entusiasmo y optimismo revolucionario se exhibió en abundancia durante el fin de semana del 10-12 de abril, ya que alrededor de 140 compañeros de todo el Reino Unido se reunieron en la Conferencia Anual 2015 de los militantes de Socialist Appeal - la sección británica de la Corriente Marxista Internacional - que este año fue organizada por la Sociedad Marxista SOAS. A lo largo de las discusiones y los informes del fin de semana, se fue formulando una imagen clara del cambio fundamental que se está desarrollando en la conciencia en todas partes, con un orador tras otro, con ejemplos y cifras concretas que demuestran la ira, la efervescencia y el cuestionamiento que existe actualmente dentro de la sociedad. Y, como se destacó en muchas de las intervenciones, el Reino Unido no es inmune a este proceso.

Un mundo en crisis

La conferencia comenzó con un debate sobre la crisis del capitalismo y las perspectivas de la revolución mundial, Fred Weston - editor del sitio web In Defence of Marxism – realizó la introducción de la sesión a un auditorio repleto. Fred argumentó sobre los antecedentes de la crisis y explicó cómo al tratar de retrasar la crisis en las últimas décadas, los capitalistas habían creado una crisis aún mayor en el presente. Durante años, se utilizó el crédito para mantener artificialmente la demanda y mantener la economía en marcha; pero ahora todo este crédito se ha convertido en una abrumadora deuda, que está pesando sobre la economía global e impidiendo cualquier posibilidad de una verdadera recuperación. El resultado es una perspectiva de años y décadas de estancamiento, crisis y profunda austeridad y ataques contra la clase obrera.

En particular, Fred hizo hincapié en la turbulenta época en que estamos viviendo - un punto enfatizado por Alan Woods, quien insistió en que estamos viviendo en el período más turbulento de la historia - una época de giros bruscos y repentinos cambios, con volatilidad a todos los niveles. Aunque la historia nos puede proporcionar alguna guía para futuros eventos, estamos en aguas desconocidas, con nuevos fenómenos y acontecimientos abriéndose ante nosotros. Un ejemplo concreto de esto, fue dado por Arturo Zoffman Rodríguez, Presidente de la Sociedad Marxista de Oxford y fundador del círculo Podemos Oxford, quien habló sobre el crecimiento de Podemos en España - un partido que no existía 18 meses atrás, pero que ahora tiene el potencial para ganar las elecciones en España a finales de este año, porque la gente busca una alternativa a la austeridad y la corrupción.

Otros oradores destacaron la inestabilidad global tanto geopolítica como social que ahora existe en todas partes, discutiendo sobre las crisis en Ucrania, Oriente Medio y otros lugares, que son consecuencia del declive del imperialismo estadounidense y de la posición más firme de los imperialismos regionales de potencias como Rusia, Arabia Saudita, Irán y China. Es el imperialismo estadounidense, subrayó Fred, el que ha creado un Frankenstein monstruoso como el Estado islámico (ISIS), en su intento por mantener el poder, fomentando las divisiones sectarias y nacionalistas.

Terremotos Políticos

La discusión sobre la situación mundial proporcionó el telón de fondo para la discusión del sábado sobre la situación política en Gran Bretaña. Rob Sewell, editor de Socialist Appeal, inició el debate, centrándose en el principal desarrollo político de Gran Bretaña en los últimos 12 meses: el referéndum en Escocia. El referéndum, destacó Rob, fue un terremoto político, que hará sentir sus temblores en los próximos años. Cabe destacar, como señaló Rob, que la campaña a favor de la independencia en el referéndum se convirtió en un punto de encuentro para miles de trabajadores y jóvenes descontentos en Escocia, que lo vieron como una oportunidad para expresar su sentimiento anti-conservador, anti-austeridad, y anti-establishment.

De manera significativa, incluso el Partido Laborista estuvo implicado en este estado de ánimo anti-Westminster, después de años de complacencia y negligencia por parte de los líderes laboristas como Blair. Como resultado, el Partido Laborista se enfrenta a la perspectiva de su casi aniquilación en la frontera norte del país en las próximas elecciones a manos del Partido Nacionalista Escocés (SNP), que ha aumentado sus números sobre la base de hacerse pasar por un partido anti-austeridad, a la izquierda del Partido Laborista. El panorama político ha cambiado dramáticamente. Como resultado, nos enfrentamos a las elecciones generales más impredecibles de la historia británica. Una cosa es cierta, independientemente de cualquier gobierno que se forme, será un gobierno de crisis extremadamente inestable desde el primer día, obligado a realizar recortes sin ningún apoyo popular. La perspectiva de volatilidad, por lo tanto, se aplica igualmente a Gran Bretaña como a cualquier otra parte del mundo.

Oradores de Escocia enfatizaron en la discusión la naturaleza del voto por el SÍ en Escocia, y cómo esto tenía poco que ver con el nacionalismo, sino más bien con el odio a los partidos mayoritarios y a su programa de austeridad. La tarea de los marxistas en Escocia ahora, por lo tanto, es hacer hincapié en lo que se necesita: una verdadera independencia del pueblo de Escocia - independencia del capitalismo, y la fundación de una Escocia Socialista, como parte de una Federación Socialista de Gran Bretaña y de los Estados Unidos Socialistas de Europa.

Otras contribuciones explicaron cómo este estado de ánimo de ira en la sociedad no se limita a Escocia, sino que existe en todas las Islas Británicas y más allá. El apoyo a la propiedad pública; la popularidad de figuras como Russell Brand; el ascenso del Partido Verde sobre la base de propuestas contra la austeridad: todo ello demuestra el estado de ánimo de radicalización que existe en toda Gran Bretaña. No podemos decir con certeza cómo resultarán los acontecimientos políticos; pero está claro que grandes acontecimientos están en el horizonte, y que los marxistas pueden - y deben - desempeñar un papel en él, sosteniendo una alternativa socialista revolucionaria.

La construcción de las fuerzas del marxismo

El sábado terminó con una colecta financiera para apoyar el trabajo de Socialist Appeal y la lucha por las ideas marxistas en Gran Bretaña. Adam Booth - editor de www.socialist.net - presentó la colecta, haciendo hincapié en que Socialist Appeal no tiene donaciones de las grandes empresas ni patrocinadores ricos, sino que se basa en la aportación económica revolucionaria de nuestros lectores, seguidores y camaradas. Junto a generosas donaciones de una sola vez, Adam también hizo hincapié en la necesidad de contribuciones regulares y por eso, estamos lanzando la campaña del Club de seguidores de Socialist Appeal, con el fin de recaudar los fondos necesarios para lograr un liberado más, una publicación quincenal, establecer más sociedades marxistas en las universidades de todo el país, y ayudar a construir las fuerzas del marxismo.

En respuesta a este llamamiento, se recogió la increíble suma de 8.000 libras para el fondo de lucha, con donaciones particularmente generosas de los partidarios de Socialist Appeal de Peterborough, Sheffield, Newcastle, Coventry, Worcester, Bristol, Glasgow y Londres. Además, decenas de asistentes se comprometieron a donaciones mensuales regulares extremadamente generosas para ayudar a apoyar el trabajo de Socialist Appeal.

Después de la campaña financiera, se llevó a cabo una breve sesión para los vendedores del periódico Socialist Appeal, y el día se envolvió en un evento revolucionario social, en el que los compañeros de todo el país se juntaron para compartir unas bebidas al tiempo que intercambiaban sus experiencias de lucha por las ideas marxistas en sus ciudades.

El domingo comenzó donde terminó el sábado, con un informe elaborado por Daniel Morley del consejo de redacción de Socialist Appeal sobre el trabajo de los marxistas en Gran Bretaña. Daniel comentó el excelente crecimiento de apoyo e influencia de las ideas marxistas en Gran Bretaña, como reflejo del rápido crecimiento de la Federación de Estudiantes Marxista, la gran presencia de estudiantes marxistas en la manifestación sindical del Trade Union Congress (TUC) del año pasado, y la masiva asistencia en 2014 a la Escuela Marxista Internacional de Londres.

El informe de Daniel fue completado por las aportaciones de los jóvenes compañeros de todo el país, que hablaron sobre el éxito de las Sociedades Marxistas en sus ciudades y el entusiasmo en los centros de trabajo por el periódico Socialist Appeal y sus ideas. Todas las contribuciones una vez más demostraron el entusiasmo revolucionario y el optimismo que existe entre los marxistas, sobre todo entre las nuevas generaciones de estudiantes y jóvenes que se han introducidos en las ideas revolucionarias del marxismo, destacando que los marxistas ya no están nadando contra la corriente, sino están proponiendo ideas que están encontrando cada vez más eco en la sociedad.

Internacionalismo revolucionario

Luego, Jorge Martín, de la Corriente Marxista Internacional, presentó un informe sobre el trabajo de los marxistas en todo el mundo, explicando cómo el éxito de los marxistas en Gran Bretaña no es una excepción, sino que forma parte de una tendencia general. Desde Nigeria y Pakistán, a Venezuela y México; de Grecia y España, a los EE.UU. y Suecia: en todas partes las fuerzas del marxismo están en aumento, y las ideas revolucionarias están ganando un interés entre un número cada vez mayor de trabajadores radicalizados y jóvenes.

Alan Woods cerró la conferencia, destacando de nuevo el estado de ánimo de optimismo que existe entre los marxistas, en contraste con el profundo y oscuro pesimismo que existe entre la clase dominante. Este pesimismo, explicó Alan, impregna toda la sociedad en cada época de decadencia social y debilidad, cuando el sistema actual no es capaz de impulsar hacia adelante a la humanidad. Al igual que hoy en día existen preocupaciones acerca de la destrucción del planeta, lo mismo ocurría en el pasado - durante el colapso del Imperio Romano o la desintegración del feudalismo – cuando había temores sobre el fin del mundo. Guerras, terrorismo, disturbios y crisis ambiental: todos estos son síntomas de la decadencia senil del capitalismo; y al mismo tiempo los dolores de parto de una nueva sociedad tratando de nacer.

Nuestra tarea, explicó Alan, es prepararnos para los acontecimientos revolucionarios que están llegando, y para intervenir en esos movimientos que ya tienen lugar en todo el mundo, agudizar nuestras ideas - nuestras armas más preciadas - y dotarnos de la confianza necesaria para argumentar a favor de la transformación revolucionaria de la sociedad, en Gran Bretaña e internacionalmente.

Publicamos también una carta de un joven asistente, de la Sociedad Marxista de la Universidad de Cambridge, que proporciona un excelente ejemplo del entusiasmo revolucionario sentido por todos en la conferencia:

“Fue un honor participar de la Conferencia Nacional 2015 de Socialist Appeal. Esta fue mi cuarta conferencia, y cada año estoy impresionado por las medidas positivas adoptadas por los marxistas en Gran Bretaña, tanto cuantitativa como cualitativamente. Es un placer escuchar a compañeros de todo el país analizar claramente el callejón sin salida del sistema capitalista y las tareas que recaen sobre nuestros hombros.

Me convertí en activista de Socialist Appeal cuando tenía 16 años de edad, siendo estudiante en la escuela. Desde entonces, nuestro apoyo ha crecido de manera exponencial. Una nueva capa de la juventud, a la que yo pertenezco, hemos sido ganados a la bandera del genuino marxismo y bien educados en las ideas expresadas en este documento. Incluso en los momentos más oscuros de la reacción, la ciencia del marxismo nos da esperanza.

Nunca vamos a diluir nuestras ideas. Nunca vamos a pedir perdón por nuestro marxismo y por nuestro celo revolucionario. No somos nosotros quienes debemos pedir disculpas. Vivimos en un mundo de pobreza en medio de la abundancia. Miles mueren de hambre todos los días, sin embargo, se producen alimentos suficientes para 10 mil millones de personas. Las casas están vacías y la gente está sin hogar. Las 85 personas más ricas del mundo tienen la misma cantidad de riqueza que el 50% más pobre, la mayoría de los cuales luchan por subsistir con unas magras 1,50 libras al día. ¡Son los capitalistas, no los marxistas, los que deberían pedir disculpas! ¡Y no vamos a aceptar sus disculpas!"