Comunicados
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Fue la noticia más inesperada e impactante que podía esperar, algo completamente inimaginable. Ayer por la mañana, en medio de una reunión sobre la crisis del Bréxit, nos enteramos de la muerte repentina de un querido compañero y amigo, Alberto Arregui.

El impacto fue aún mayor, porque Ana y yo habíamos estado con él solo un par de semanas antes. Alberto y su compañera de toda la vida, Blanca, nos habían invitado a cenar. Salió de la cocina, donde había estado trabajando durante muchas horas, preparando una comida deliciosa, con una sonrisa amplia y llena de vida, como siempre. Siempre lo recordaré así.

Alberto Arregui Álava nació el 20 de agosto de 1954 en Tudela, Navarra, y estudió en la escuela de los jesuitas de Tudela. Más tarde comenzó a estudiar derecho en Pamplona, pero sus estudios se vieron interrumpidos cuando decidió dedicarse a la lucha por la emancipación de la clase obrera. 

Él podría haber elegido otro curso. Proveniente de una familia de clase media relativamente próspera, podría haber logrado una carrera fácil y lucrativa como abogado o como político exitoso. Pero desde temprana edad, decidió embarcarse en otro camino, un camino difícil, lleno de dificultades y peligros. Permaneció fiel a ese curso consistentemente por el resto de su vida.Conocí a Alberto durante la lucha clandestina contra la dictadura de Franco en los años setenta. Entonces se lo conocía por su nombre de partido, Manu, y muchos de nosotros todavía lo llamábamos por ese nombre. Los viejos hábitos tardan en morir. 

Jugó un papel importante en el trabajo de brindar asesoría legal a trabajadores y sindicalistas como estudiante de derecho. En condiciones de ilegalidad, en las cuales los sindicatos libres no estaban permitidos, esta era una tarea difícil, pero la abordó con su entusiasmo y espíritu habituales, y participó activamente en la gran huelga de la mina de Potasas en Navarra en 1973. Mi primer encuentro con él fue tres años después en Madrid. Me mudé a Madrid para vivir clandestinamente a principios de enero de 1976 y fui responsable de establecer la sección española de la Internacional Marxista. En ese momento él era un miembro activo del Partido Socialista (PSOE) y de las Juventudes Socialistas de Navarra.

Recuerdo nuestra primera conversación como si fuera ayer. Inmediatamente me llamó la atención como un joven extremadamente inteligente y capaz. La conversación giró en torno al tema del movimiento carlista, que todavía era fuerte en Navarra en ese momento. Recuerdo que se sorprendió de que una persona británica estuviera tan familiarizada con esa cuestión. En años posteriores, a menudo me recordaba esa conversación, que fue el comienzo de una larga y fructífera colaboración.

Desde ese momento, descubrimos que estábamos en un terreno común. Se unió a la tendencia marxista y desempeñó un papel extremadamente importante en el desarrollo de nuestro trabajo, no sólo en Navarra, sino en todo el Estado español. Puedo decir lo siguiente. En la organización española había muchos compañeros talentosos y capaces, pero Alberto Arregui estaba, más allá de la sombra de una duda, cabeza y hombros por encima del resto.

Establecimos una revista llamada Nuevo Claridad. Yo era el editor político, y residía en Madrid, y siempre esperaba ansiosamente recibir artículos del camarada Manu. Era un excelente escritor y orador. Otros compañeros eran capaces de escribir buenos artículos con ideas políticas correctas, pero sus artículos, además de un alto nivel político, estaban escritos en un estilo literario muy fino. Tenían una especie de brillo, y también un sentido del humor, que los distinguía como algo muy especial.

cabecera nc

Sus habilidades para hablar eran muy claras hasta el final en sus intervenciones extraordinarias en reuniones y conferencias de Izquierda Unida. En la reunión final en su casa justo antes de Navidad, nos mostró a Ana y a mí un video de sus intervenciones en una conferencia reciente de esa organización, que claramente tuvo un impacto considerable en los delegados. Sus discursos siempre tenían ese efecto.

Siempre tuvo una actitud sana y abierta hacia la vida y un buen sentido del humor.

Sin embargo, tenía más razones que la mayoría para quejarse. Desde muy temprana edad, Alberto tuvo que luchar con una seria discapacidad. Cuando aún era un niño, perdió su pierna izquierda en un accidente ferroviario. Como resultado, a menudo tenía dolores y malestar físico. Pero él nunca permitió que esto se mostrara. Nunca dejó que esto arruinara su vida o interfiriera con sus pasatiempos favoritos, que incluían la caza y la recolección de setas, un área en la que era especialmente hábil.

Aparte de una leve cojera, uno nunca adivinaría que tenía tal problema. Solo me enteré del asunto de su pierna por accidente en marzo de 1976, y fue un accidente muy afortunado para todos los involucrados. En el momento de la huelga general en Vitoria, decidimos llevar una multicopista a la UGT de esa ciudad, donde nuestra tendencia tenía una influencia decisiva. Este era un asunto arriesgado, ya que toda la ciudad estaba ocupada por policías armados. Y casi nos metimos en serios problemas.

Ser atrapado en una manifestación era un delito; ser atrapado llevando literatura de izquierda era aún más serio; pero ser atrapado transportando una imprenta ilegal era otra cosa. La multicopista se colocó frente al asiento del pasajero donde estaba sentado Manu. Estaba cubierta con una manta. Para hacerlo un poco menos incómodo, se quitó la pierna artificial (que parecía muy realista) y la colocó sobre la manta.

Llegamos a las afueras de Vitoria a primeras horas de la mañana. E inmediatamente nos detuvo la policía. Pensé que nuestra última hora había llegado cuando el policía miró dentro del auto y estaba mirando el lugar donde la imprenta estaba escondida debajo de la manta. "¿De dónde habéis venido?", preguntó. "Desde Madrid", respondió el conductor. En ese momento, el policía atónito notó la pierna artificial. Y sólo agitó su mano y dijo: "Continúen", así lo hicimos.

Ese día terminó en tragedia, cuando la policía armada rodeó la iglesia de San Francisco, arrojó botes de humo por las ventanas a un espacio lleno de gente donde una gran cantidad de trabajadores en huelga y sus familias estaban reunidos en una asamblea. Mientras la gente se tambaleaba saliendo por las puertas, medio asfixiadas, la policía abrió fuego con armas automáticas. Cinco trabajadores murieron por disparos y cientos más resultaron heridos. Otros murieron después de sus heridas. Tales eran los tiempos que vivíamos.

El crecimiento de la corriente marxista fue tal que la burocracia del PSOE, de la UGT y de las Juventudes Socialistas comenzaron una caza de brujas, claramente dirigida contra nuestra tendencia. Felipe González y los demás líderes del Partido recibían en secreto grandes cantidades de dinero de la socialdemocracia alemana. Estos subsidios tenían un precio, y el precio era que los socialistas españoles debían abandonar el marxismo y expulsar a la tendencia marxista.

La ola de expulsiones que siguió condujo a la completa destrucción de las Juventudes Socialistas, que era nuestro principal campo de trabajo. Los burócratas de las Juventudes Socialistas, siguiendo las órdenes de los líderes del Partido, convocaron asambleas de la organización en todas las regiones y plantearon un ultimátum: a favor o en contra de la dirección. En prácticamente todos los casos, los jóvenes socialistas se negaban, ante lo cual el burócrata anunciaba: "¡Esta Federación está disuelta!"

En Navarra, hubo tal alboroto que en un momento parecía que los burócratas iban a recibir una respuesta muy áspera. Solo fueron salvados por la intervención de nuestros compañeros, quienes evitaron actos de violencia física. Pero cuando el secretario general de las JS, cuyo nombre era Miguel Ángel Pino, salía por la puerta, fue seguido por una multitud de jóvenes socialistas burlones, que gritaban: "¡Pino, Pino, Pinochet!" 

Manu fue expulsado, junto con los otros compañeros de la corriente marxista, en 1977. Pero estas represalias burocráticas no detuvieron el desarrollo de la tendencia marxista, que continuó luchando obstinadamente por las ideas del marxismo. Poco después, Alberto dejó Pamplona para vivir en Madrid con su camarada y esposa Blanca. 

Recuerdo que la única condición que planteó para mudarse a Madrid fue que cada año se le permitiera ir a Pamplona a las fiestas de San Fermín, donde se pondría su pañuelo rojo y su ropa blanca para unirse a la fiesta. Hicimos todo lo posible para convencer a los camaradas que no participaran en la carrera tradicional (carreras frente a los toros), pero no sé qué efecto tuvieron nuestras advertencias...

Alberto y yo colaboramos muy bien juntos, hasta que me vi obligado a regresar a Gran Bretaña por razones de salud en 1983. Después de mi partida, hubo algunos conflictos entre los camaradas principales de la sección, lo que finalmente llevó a una división muy desafortunada. Esto significó que durante algunos años perdí contacto con Alberto, quien, sin embargo, continuó trabajando pacientemente en Izquierda Unida. Junto con un grupo de compañeros leales, en particular, Jesús Pérez y Jordi Escuer, organizó la corriente Nuevo Claridad en IU, que logró ganar importantes puntos de apoyo. Posteriormente lanzaron la corriente Manifiesto por el Socialismo

A través de su trabajo incansable y la defensa constante de las ideas marxistas, fue elegido para los órganos principales de Izquierda Unida, donde ocupó la posición del ala de extrema izquierda. Nunca temió estar en minoría, fue un firme defensor del derecho de autodeterminación de Catalunya, una posición que lo puso en conflicto con Alberto Garzón y los demás líderes del partido, pero ésta fue una de las razones principales que nos llevaron a juntarnos otra vez.

Sobre la cuestión catalana, y sobre muchos otros temas, teníamos un acuerdo político completo. Esta fue la base sobre la cual restablecimos el contacto político y personal. Es en condiciones difíciles cuando se pone a prueba el valor de la solidaridad política, e incluso de la amistad personal. Desde ese punto de vista, la defensa de la autodeterminación catalana proporcionó un papel de tornasol infalible.

Nos impresionó mucho la línea adoptada por Alberto y la tendencia de Manifiesto por el Socialismo sobre la cuestión catalana. Entramos en discusiones, que estaban progresando muy bien, y sirvieron para demostrar que, independientemente de las diferencias pasadas, había un acuerdo completo sobre la mayoría, si no todas, las cuestiones fundamentales. Este fue un asunto de gran satisfacción para todos los camaradas de la CMI.

 

Para Ana y para mí, era mucho más que una cuestión política. Siempre habíamos tenido una estrecha amistad personal con Alberto, que se remonta a 1976. Esos vínculos de amistad se reunieron en el transcurso del último período, y esto es algo que hemos atesorado, incluso por encima de cuestiones de solidaridad política.

Nuestra colaboración se profundizó con la publicación de la biografía de Stalin de Trotsky, que Alberto apreciaba mucho. Lo invitamos a hablar en la mesa de debate cuando presentamos el libro en Madrid, una invitación que aceptó sin dudarlo. Eso fue el 27 de noviembre de 2017. Y la colaboración política continuó profundizándose posteriormente.

 

El verano pasado, cuando Alberto Garzón publicó un artículo que atacaba los supuestos filosóficos básicos del marxismo, Manu me preguntó si estaba dispuesto a colaborar en una respuesta conjunta. Acepté con gusto, y de inmediato me puse a trabajar. El resultado final fue una respuesta teórica bastante larga, respondiendo a las tesis de Garzón, punto por punto. Fue publicado en Cuarto Poder, Rebelión y otros foros de izquierda en España, y creo que en general fue bien recibido.

El propio Alberto estaba muy satisfecho con esta colaboración, y en diciembre propuso que deberíamos considerar la posibilidad de producir material teórico conjunto en el futuro. Pensé que era una excelente propuesta, que debíamos poner en práctica decididamente. Nunca pensé que nuestra colaboración se detendría de una manera tan repentina y cruel.

Muchas veces habíamos invitado a Alberto y Blanca a Londres, pero siempre se lo impedían las presiones del trabajo. Pero esta vez nos encantó descubrir que planeaban visitarnos esta Semana Santa, junto con su hijo Jaime, que muestra un gran interés por la política, en particular sobre Irlanda y las ideas del gran marxista irlandés James Connolly.

Aparte de la política, una de las grandes pasiones de la vida de Alberto fue cocinar y recolectar setas, un tema sobre el que ha escrito un libro. Era un maestro del arte culinario, que se tomaba muchas molestias para producir las comidas más exquisitas. Ana y yo nos preguntábamos cómo podríamos ofrecer una recepción comparable en Londres. De hecho, estábamos hablando de esto el otro día. Luego llegaron las noticias de la muerte de Alberto.

Uno puede hacer todos los planes en el mundo, pero en última instancia, nada en esta vida es seguro. Qué frágil es la flor de la vida humana, y con qué facilidad se extingue la luz... 

Pero al escribir sobre la vida de Alberto Arregui, no deseo hablar sobre la muerte. Eso no sería hacer justicia al hombre, quién era y qué representaba. Alberto era un hombre que amaba la vida en toda su maravillosa diversidad, con todas sus contradicciones y complejidades. Era lo opuesto a la imagen de caricatura que trata de representar a los marxistas revolucionarios como personas estrechas, secas y sin humor. 

Cuando pienso en Alberto, siempre recuerdo la famosa cita del poeta romano Terencio, palabras que a Karl Marx le gustaba aplicar a sí mismo: "Homo sum, humani nihil a me alienum puto": "Soy humano y nada humano me es ajeno".

En una palabra, Alberto Arregui fue un gran hombre en todos los aspectos, y su muerte ha robado al movimiento a uno de sus líderes más destacados. Dejará un gran hueco, que será difícil de llenar.

Ha llegado el momento de decir adiós a un querido amigo y compañero.

Adiós, Alberto. Nunca te olvidaremos.

Enviamos nuestras más sinceras condolencias a Blanca, Nerea y Jaime, a Jesús y Jordi, y a todos los familiares, amigos y compañeros de Alberto.

Alan Woods, en nombre de todos los miembros de la Corriente Marxista Internacional.

Londres, 16 de enero de 2019.