La Corriente Marxista Internacional en el Estado español rechaza la implicación española en la guerra de Ucrania. Rechazamos en particular el envío de armas al gobierno ucraniano y demás medidas anunciadas por el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados el pasado 2 de marzo, con el apoyo entusiasta de la derecha y de la ultraderecha, así como de la izquierda pagada del régimen.

En los últimos días se ha agudizado la escalada de tensión en el conflicto entre Ucrania y Rusia, que ha tenido como consecuencia la movilización de tropas de la OTAN a los países de Europa del Este. En este sentido, y en demostración del más fiel servilismo hacia el imperialismo estadounidense por parte de Pedro Sánchez, el pasado 20 de enero, la ministra de defensa, Margarita Robles, anunciaba el envío a la zona de cuatro cazabombarderos y una fragata.

Frente a la incompetencia del sistema capitalista, sólo una alternativa socialista urgente puede detener la propagación de la epidemia y contener la infección y el fallecimiento de miles de personas más. Sólo la clase obrera al frente de la sociedad puede llevar este programa adelante y terminar, de paso, con todo tipo de opresión, explotación, injusticia y barbarie.

Desde Lucha de Clases, sección de la Corriente Marxista Internacional, rechazamos la condena al rapero Pablo Hasel por haber ejercido su libertad de expresión en su obra artística y consideramos su posible entrada en prisión como un ataque del aparato del Estado a los derechos democráticos del conjunto de la clase trabajadora y la juventud.

Lucha de Clases rechaza la sentencia del juicio al “Procés”, emitida por el Tribunal Supremo, que incluye penas de cárcel de 9 a 13 años e inhabilitación a ocupar cargo público, para los 9  presos políticos catalanes y otros 3 encausados. Esta sentencia muestra nuevamente el carácter autoritario del régimen monárquico del 78. 

En la tarde del 3 de agosto se consumó la operación para sacar del país a Juan Carlos I. La Casa Real emitió un comunicado en el que comunicaba que el emérito traslada su residencia a un país sin determinar, movido por “la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos” de la “vida privada” del anterior monarca.

Desde Lucha de Clases, sección española de la Corriente Marxista Internacional, rechazamos la presencia en la embajada española de Caracas del terrorista venezolano Leopoldo López, condenado por la justicia venezolana a 13 de años de cárcel, como responsable principal de haber organizado los sangrientos disturbios (guarimbas) de 2014, que dejaron 43 muertos, y que perseguían derribar al gobierno democráticamente elegido por el pueblo venezolano. Exigimos que López sea expulsado de la embajada española y responda ante el pueblo venezolano por sus crímenes.